Los gatos en la literatura

Yamila · 30 septiembre, 2018
Estos felinos son personajes que han aparecido en cuentos o novelas de éxito y gran popularidad

Los felinos están presentes en nuestro día a día y, por eso, no nos llama la atención que aparezcan en los libros. Seguramente conoces a más de uno de estos famosos gatos en la literatura.

Ejemplos de gatos en la literatura

¿Eres un ávido lector? ¿Te gustan las novelas clásicas? Entonces, probablemente conozcas a más de uno de los siguientes gatos en la literatura. Algunos incluso son protagonistas de los libros y otros tienen roles determinantes en las historias.

1. Gato negro

The Black Cat es el título original en inglés de un cuento de terror escrito por Edgar Allan Poe, que data de 1843 y que fue considerado uno de los más espeluznantes de la literatura universal.

El libro narra la historia de un matrimonio cuyo esposo comienza a tener problemas con el alcohol y en uno de sus ataques de ira mata a la mascota, un gato negro. Poco tiempo después aparece otro felino en la casa y la situación empeora para todos.

2. El gato con botas

Este es otro de los más famosos gatos en la literatura, sobre todo infantil y juvenil. Se trata de un cuento popular europeo creado en el siglo XVI que luego ha sido llevado al cine en varias ocasiones.

El gato con botas: película

La historia comienza cuando un joven recibe un gato como herencia, el cual tenía la capacidad de hablar. Le pide a su nuevo dueño una bolsa y unas botas para cazar entre los matorrales, pero en vez de llevarle la presa al muchacho sigue su camino y se la entrega al rey.

3. El gato de Cheshire

También conocido como el gato sonriente, es uno de los principales personajes del cuento Alicia en el País de las maravillas de Lewis Carroll. Se trata de un animal ficticio, el cual tenía la capacidad de aparecer y desaparecer a su voluntad.

Gato de Cheshire: Alicia en el país de las maravillas

En uno de los capítulos del cuento aparece solo su cabeza, lo que provoca una gran discusión con la reina de corazones y el verdugo en relación a que no se le puede ‘cortar la cabeza’ a alguien que no tiene cuerpo. Además, el gato de Cheshire entretiene a la niña con conversaciones filosóficas, algo paradójicas y hasta lunáticas.

4. Croockshanks

Aunque dicen que solo los perros se parecen a su dueño, este gato ha demostrado que lo mismo sucede con los felinos. Croockshanks es la mascota de Hermione, la joven bruja amiga de Harry Potter; fue comprado en un negocio de animales mágicos.

Croockshanks

El gato tiene apariencia de león y una gran capacidad para reconocer personas no confiables, incluso cuando están transformadas, como sucedió con Scabbers, el ratón mascota de Ron que en realidad era Petter Pettigrew, un mortífago.

5. El gato en el sombrero

Por último, este otro de los gatos en la literatura que seguro conoces. Aparece en la saga de seis libros infantiles escritos por Dr. Seuss y se trata de un personaje antropomórfico –con características humanas– vestido con un sombrero de copa blanco y rojo a rayas y una corbata roja.

 El gato en el sombrero

El gato en el sombrero narra la historia sobre una familia con dos hijos que son entretenidos por este animal a través de diferentes juegos y trucos durante una tarde de lluvia. Antes de que regrese su madre y vea todo el desastre en el hogar, el felino se encarga de limpiarlo todo y desaparecer sin dejar rastro.

No hay duda de que los gatos están más que presentes en la literatura, así como también en la pintura, la música y el cine. Y es que se trata de animales muy cercanos a nosotros, que forman parte de nuestra vida y, por supuesto, de nuestra cultura.

Jakobson, R., & Lévi-Strauss, C. (1970). “Los gatos” de Charles Baudelaire. Estructuralismo y Literatura.