Spaniel tibetano: todo sobre esta raza

Laura Morales Negrin · 9 agosto, 2021
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 6 agosto, 2021
El carácter alegre y dócil del spaniel, así como sus sencillas (pero completas) atenciones, lo hacen una mascota muy adecuada, incluso para aquellos que nunca hayan tenido experiencias como tutores caninos.

De origen asiático, su tamaño pequeño y sus cuidados sencillos son dos de las características que hacen del spaniel tibetano una mascota muy apreciada. Por supuesto, también influye su buen carácter, pues es uno de los perros más pacíficos que te puedes encontrar.

Es un can de temperamento equilibrado, por lo general, muy tranquilo, dócil y que se lleva genial con los niños. Si quieres conocer todo lo necesario para hacerte cargo de un perro de esta raza, sigue leyendo.

Origen del spaniel tibetano

El origen de la raza suele ubicarse en China, surgiendo del cruce de perros pekinés, spaniel japonés y lhasa apso. Es un perro bastante antiguo, pues en ese país se han encontrado representaciones suyas en bronce desde el año 1100 a.C.

Como señalan los expertos de la American Kennel Club, el “tibetano” de su nombre le vino dado porque fueron los monjes del Tíbet quienes lo escogieron como animal de compañía para su vida retirada en monasterios, así como de instrumento de apoyo en la vigilancia a los mastines tibetanos. A día de hoy, esto sigue siendo así.

Su apreciación era tan alta en su origen que se solían regalar ejemplares a personas de la realeza, nobleza o diplomáticos. Sin embargo, en la actualidad este can puede ser la mascota de cualquier familia que se preste a brindarle los cuidados que necesita.

Desde el año 1961, la raza de spaniel tibetano está reconocida como oficial por la FCI, pero no fue hasta el año 2010 que el American Kennel Club redactó su estándar.

Un spaniel tibetano sentado en el campo.

Características del spaniel tibetano

A simple vista, el cuerpo del spaniel tibetano parece proporcionado, pero lo cierto es que es un poco más largo que alto. Los machos tienen una altura a la cruz máxima de 27,5 centímetros y las hembras 24 centímetros. En cuanto al peso, este ronda los 5-6,8 kilos para ellos y entre 4,1 y 5,2 kilos para ellas.

Su cráneo tiene una ligera forma de bóveda, con una anchura y longitud moderadas. Esto los hace tener la cabeza pequeña si se compara en proporción al cuerpo. La trufa de estos canes suele ser de color negro, aunque puede presentar otras tonalidades oscuras.

El hocico es mediano, con mentón con algo de anchura y profundidad. Los ojos del spaniel tibetano son de color castaño oscuro, con forma ovalada, expresivos y con brillo. En cuanto a sus orejas, estas son medianas y no se presentan del todo erguidas, pero tampoco caen pegadas del todo a la cara, pues son de inserción alta.

En su tronco, la espalda es recta, con las costillas bien arqueadas y el pecho profundo. El cuello de este can es corto, bien insertado en los hombros y fuerte. Una característica curiosa del mismo es que este está cubierto por una melena de pelo más largo que el de su alrededor, siendo más evidente en los machos.

Su cola se presenta curvada sobre el lomo y está cubierta de bastante pelo. Por último, antes de hablar de su manto, cabe destacar que las patas de este can son cortas, pero muy fuertes. Pasando a su pelaje, este cuenta con dos capas. La exterior es sedosa, de longitud corta en las patas y la cara. La capa interna es densa y más fina. El pelo presenta mayor longitud, además de en el cuello, en los muslos y en la cola.

En cuanto a los colores del manto, según la Federación Cinológica Internacional son admitidas todas las tonalidades posibles y sus combinaciones: negro, beige, rojo, canela, blanco y muchas otras. Como ves, este can presenta una variedad morfológica reseñable. 

Carácter y comportamiento

El spaniel tibetano es un excelente animal de compañía por la alegría que transmite con sus movimientos, además de su inteligencia y determinación. Además, es un perro leal, vigilante con los suyos, reservado con los desconocidos y le gusta tener cierta independencia. Por todo ello, las familias lo adoran.

Adicional a esto, suelen ser canes muy tranquilos, pero a veces, por estar tan en alerta siempre, se pueden poner nerviosos si detectan algo que no les convence. También cabe destacar que con una correcta socialización, su relación con otras mascotas puede ser óptima, especialmente si crecen juntos.

Por último, resalta en ellos que son capaces de adaptarse a todo tipo de hogares. Sin embargo, no les gusta a soledad muy prolongada y, en caso de suceder, podrían acabar padeciendo ansiedad por separación, con las consecuencias que ello conlleva.

Cuidados del spaniel tibetano

No es un perro que desprenda una energía física que necesite aplacar con grandes dosis de ejercicio. Con un ejercicio moderado diario, en el que se incluyan los paseos y los juegos, bastará para mantener su peso adecuado, así como protegerlo de otras enfermedades, físicas o mentales, como el estrés.

Como en todos los casos, para el spaniel tibetano también se debe cumplir con un calendario de vacunación completo, desparasitaciones internas y externas y visitas al centro veterinario periódicamente.

En cuanto a su alimentación, este can no requiere de grandes atenciones específicas más allá de proporcionarle una comida de calidad concreta para razas pequeñas y apropiada para cada etapa de su vida (junior, adulto, senior).

Por último, limpiar sus dientes para evitar enfermedades dentales o bucales, así como revisar y limpiar sus oídos con frecuencia y cortar sus uñas cuando sea necesario, completan la lista de cuidados principales del spaniel tibetano. Como ves, son básicos y aplicables a casi todas las razas de canes.

Baño del spaniel tibetano

En lo referente a los cuidados higiénicos, su pelo debe ser cepillado de 2 a 3 veces por semana para evitar nudos, eliminar el pelo muerto y mantenerlo con un aspecto saludable. Los baños, como en el caso del resto de canes, deben reservarse para una sola vez al mes.

En esos casos, se empleará un champú específico para perros y se puede acompañar con el uso de un acondicionador. Previo a mojar el pelaje, lo recomendable es cepillarlo siempre para que el baño sea mucho más simple. A la hora de secarlo, se debe usar una toalla grande y suave. En las épocas más frías, el uso del secador de pelo ayudará a que el can no enferme.

Adiestramiento de la raza

La docilidad e inteligencia de estos canes hace bastante sencillo su entrenamiento. Además, son bastante dóciles, pero para una correcta educación, la base siempre debe ser el refuerzo positivo.

Otro aspecto a tener en cuenta de este perro es la necesidad de socializar desde su etapa de cachorro. De esta forma se evitarán problemas de temperamento y conductuales cuando crezca, además de ayudarle a superar esa desconfianza que puede sentir hacia los desconocidos.

Por último, la estimulación mental es muy necesaria en una raza tan lista. No debe faltar en su rutina diaria un buen rato dedicado a juegos e interacciones.

Salud y enfermedades

Por lo general, son perros con buena salud. Sin embargo, en algunos casos se pueden presentar ciertas enfermedades, muchas de ellas relacionadas con los ojos y la visión. Entre estas destacan las siguientes:

  • La atrofia retinal progresiva: los fotorreceptores de la retina se empiezan a degenerar poco a poco, al principio como una ceguera nocturna que acaba siendo total.
  • Prolapso del tercer párpado: los perros tienen una membrana bajo el párpado que se encarga de lubricar, proteger y aportar células defensivas a los ojos. Esta membrana se conoce como tercer párpado o membrana nictitante. Puede suceder que esta membrana se salga de su lugar natural, viéndose como una masa roja. También se le conoce como cherry eye u “ojo de cereza”.

Otras enfermedades a las que se puede enfrentar un spaniel tibetano y que no tienen que ver con los ojos son las siguientes:

  • Luxación de la rótula: cuando esta se desplaza de su posición normal.
  • Shunt portosistémico: malformación congénita vascular que produce una comunicación anómala entre dos venas. Esto hace que las sustancias tóxicas que absorbe el sistema digestivo pasen directamente a la sangre, produciendo un daño neurológico.
  • Hernias: las hernias son protrusiones de estructuras y órganos más allá del lugar que ocupan en el cuerpo. Las más comunes son la umbilical, la inguinal y la escrotal.
Un spaniel tibetano alegre.

Aunque requieren de los cuidados mencionados, estos canes son una buena opción para tutores sin experiencia, pues no les resultará complicado cuidar del animal. Además, con buenas atenciones, el spaniel tibetano puede llegar a vivir unos 14 años de media: una etapa llena de alegría y amistad.

  • Tibetian Spaniel. FCI. Recogido el 29 de julio en http://www.fci.be/Nomenclature/Standards/231g09-es.pdf
  • Tibetian Spaniel. AKC. Recogido el 29 de julio en https://www.akc.org/dog-breeds/tibetan-spaniel/
  • 7 Things You Didn’t Know About the Tibetan Spaniel. Recogido el 29 de julio en https://www.akc.org/expert-advice/lifestyle/7-facts-tibetan-spaniel/
  • The Tibetan Spaniel. Recogido el 29 de julio en https://www.aprpets.org/sites/americaspetregistry/uploads/documents/breeds/dogs/fun_facts/Tibetan_Spaniel.pdf