El peligro de las aguas con cocodrilos

Todos los años fallecen entre 800 y 1000 personas a consecuencia del ataque de este gran reptil; al parecer que son lentos, el humano se confía, si bien es preciso señalar que solo 6 de las 23 subespecies son consideradas agresivas

La relación entre los cocodrilos y los seres humanos nunca ha sido de lo más amigable. Sin embargo, cabe preguntarse por la posible agresividad de estos animales, sobre todo de los cocodrilos del río Nilo y los cocodrilos marinos.

¿Se pueden considerar peligrosos los cocodrilos?

De las 23 especies de cocodrilos, tan solo seis son consideradas peligrosas. La razón principal para esta consideración es el gran tamaño de estas especies. Las variedades más pequeñas difícilmente podrán lastimar a un ser humano.

El cocodrilo del Nilo y el cocodrilo marino son dos de las especies más conocidas por sus ataques a los seres humanos. Es importante resaltar que esto suele ocurrir por la llegada del hombre a territorios considerados como salvajes.

Cocodrilo

Cada año se registran cientos de ataques mortales cuyo protagonista es el cocodrilo del Nilo. Por otra parte, en las islas Salomón y en Nueva Guinea son bastante comunes las denuncias por ataques del cocodrilo marino.

Otras especies de cocodrilos peligrosas

Aunque menos común, también se conocen casos de ataques de cocodrilos en el continente americano. Desde el aligator de la Florida hasta el caimán de Sudamérica, cada año se informan de varias muertes causadas por este feroz animal.

El caimán caza normalmente mamíferos pequeños; de hecho, se cree que cuando atacan a un ser humano es porque se sienten amenazados.

Aunque se sabe de ataques tanto del cocodrilo como del caimán, cabe resaltar que hay una evidente diferencia en el comportamiento de estas especies.

Pese a que pertenecen a la misma familia, el cocodrilo suele ser mucho más agresivo que el caimán. Esto se debe, en parte, a su gran tamaño.

La relación entre los cocodrilos y el hombre

¿Son peligrosos los cocodrilos? La respuesta es sí, siempre y cuando el hombre se introduzca en su hábitat. Lo cierto es que estos feroces animales están posicionados en el número 10 de los más peligrosos del mundo.

Cocodrilo en su habitat

Cada año suceden alrededor de 800 a 1 000 muertes de personas por el ataque esta especie. Sin embargo, esa cifra es muy superior en cuanto a los ataques mortales del hombre hacia el cocodrilo.

La modificación del hábitat de este animal, así como también la caza furtiva, han repercutido fuertemente en la población de varias subespecies. De hecho, en el año 1992 el cocodrilo siamés se encontraba en peligro de extinción. Gracias al esfuerzo de varias organizaciones proteccionistas de la vida salvaje se logró revertir esta situación.

Son numerosas las razones por las cuales se cazan a estos animales. Muchas prendas utilizadas por el hombre como carteras, zapatos y billeteras son hechas con auténtica piel de cocodrilo; estas piezas suelen ser comercializadas de forma ilegal.

Pese a que cada vez menos personas compran esta clase de productos, todavía sigue existiendo la caza furtiva del animal con el objetivo de utilizar su preciada piel.

Los cocodrilos y el ataque a los humanos

Tal y como hemos visto, de las 23 especies de cocodrilo, solo seis son consideradas altamente peligrosas para el ser humano. El tamaño de las mismas es clave en este sentido, puesto que existen varios estudios que aseguran que las especies más pequeñas no pueden matar a un ser humano. En el peor de los casos pueden lastimarlo, pero si se recibe la atención adecuada no debería tener mayor problema.

Cómo caza un cocodrilo

Pese a que los cocodrilos son criaturas grandes y feroces, es importante recordar que si se respeta su espacio, no debería ocurrir ningún problema. Es poco probable que se produzcan ataques en zonas pobladas, por lo que es la interacción muy cercana el mayor problema de los ataques de estas criaturas para con el hombre.

Otro de los problemas que ha surgido en los últimos años y que ha ayudado a incrementar el ataque de estas criaturas es su alimentación. Puede parecer que son animales lentos y es fácil tratar de alimentarlos.

Se ha dado caso de seres humanos que les proporcionaban alimento a los cocodrilos con el objetivo de domesticarlos. Esta imprudencia ha puesto al borde de la muerte a los responsables; es fundamental tener en cuenta que son animales salvajes imposibles de domesticar.

La respuesta a la pregunta de si son peligrosos los cocodrilos es mucho más sencilla de lo que parece: evidentemente son animales salvajes que cazan para sobrevivir y matan para defenderse. Es clave mantenerse alejado de su hábitat y respetar su espacio para evitar un encuentro que pueda ser fatal para el ser humano.

La prudencia y el respeto por esta especie son las claves para conseguir una buena relación con las distintas especies de cocodrilos. Podemos admirarlos, pero siempre hay que guardar una distancia prudencial.

Te puede gustar