Schnauzer miniatura: todo lo que debes saber

A la hora de elegir el tipo de cachorro que va a llegar al hogar, es conveniente conocer detalles sobre la raza, ya que algunas engañan, como el Schnauzer miniatura.
Schnauzer miniatura: todo lo que debes saber
Elsa M. de Arribas

Escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas el 25 mayo, 2021.

Última actualización: 25 mayo, 2021

El Schnauzer miniatura es un cánido reconocido por una barba muy llamativa, que comienza desde la parte superior de su hocico. Gracias a ella, su aspecto es carismático y divertido, lo que concuerda con su carácter afectuoso y su comportamiento entretenido.

No obstante, aún hay factores de esta especie que son poco conocidos por el público en general. Por ejemplo, ¿sabías que existen 3 razas diferentes de Schnauzer? ¿Serías capaz de decir si la raza miniatura surgió hace varios siglos o si, en su defecto, es reciente? ¡Continúa leyendo y conocerás todo lo que debes saber sobre este animal!

Origen del Schnauzer miniatura

Aunque en el Shnauzer miniatura no se encuentra dentro de las razas más antiguas de la historia canina, supera el siglo de existencia. En concreto, la aparición de esta raza se remonta a la década de 1880, en Baviera (Alemania) en el año 1898, según el Libro de orígenes genealógico. Esta raza era apreciada por los granjeros como cazadora de roedores y para la conducción de ganado.

Sin embargo, no fue hasta 1923 que esta raza llegó a Estados Unidos, mientras que su presencia en Reino Unido tardó 5 años más. Su llegada supuso la exhibición de esta raza por todo el país dentro de la categoría de perros de trabajo. Además, estos cánidos eran denominados ‘Pinscher de pelo duro’.

Hasta 1933, los ejemplares de Schnauzer mediano y Schnauzer miniatura permanecieron como una sola variedad. Después, se fundó el American Miniature Schnauzer Club. Esto dio lugar a 3 razas de Schnauzer diferentes: gigante, mediano y miniatura.

Un perro corre hacia su tutor.

Características físicas

A nivel físico, este perro es pequeño, con una cabeza rectangular acompañada por una graciosa barba. Su cuerpo es proporcionado y fuerte en comparación con otras razas pequeñas. Sus ojos y nariz son pequeños, de color marrón y negro, respectivamente.
Sus orejas tienen forma de V, por lo que antiguamente se cortaban para darles forma —como a su cola—, algo que está prohibido actualmente. Además, esta raza muestra 4 tonalidades diferentes: negro liso, negro y plata, sal y pimienta y blanco.

Carácter y comportamiento

Pese a que es considerado un Terrier, su carácter es más suave y es más fácil de adiestrar que el resto de las razas del grupo. No obstante, aún así tiene un carácter fuerte y es bastante cabezota. Por lo tanto, podemos decir que, a grandes rasgos, su comportamiento y carácter es muy similar al del Schnauzer normal.

Sin embargo, se notan pinceladas  de ciertos rasgos, definidas por su tamaño. Entre otras cosas, el Schnauzer miniatura es:

  • Inteligente.
  • Intrépido.
  • Prudente.
  • Excelente perro guardián, pero también es bastante ladrador.
  • Gran perro de casa, pues puede adaptarse a una vivienda pequeña sin problemas.

Cuidados del Schnauzer miniatura

Pese a que algunos lo identifican como un Schnauzer enano, en realidad no muestra ningún signo de enanismo o de enfermedades frecuentes en las razas pequeñas. En cuanto a los cuidados que debe recibir este pequeño animal con gran energía, destacan los siguientes.

1. Ejercicio

Este cánido es bastante activo, se encuentra siempre alerta y preparado para la acción. Por ello, es necesario realizar ejercicio diario con él, porque es bastante energético. Así pues, debes disponer del tiempo para dar un paseo diario con este precioso animal.

2. Alimentación

Según los expertos, se aconseja que la cantidad de comida —pienso, dieta o la recomendada para cada ejemplar— sea poca, pero frecuente. Parece ser que, al igual que otras razas pequeñas de perro, este cánido es muy activo y veloz, lo que se refleja con una quema muy rápida de la energía.

3. Higiene

Un detalle importante es que debes vigilar la higiene del can, pero tampoco al extremo. Bañarlo muy frecuentemente se ha descrito como una de las causas de la aparición de problemas dérmicos. Además, se recomienda que el acicalado del animal sea, como poco, de 2 veces por semana. Eso sí, para cortar el pelo, es casi mejor ir a un estilista si no se es un experto.

¿Cómo educar y enseñar trucos a esta raza?

Pese a su pequeño tamaño, el Schnauzer miniatura destaca por ser fuerte, robusto y bastante tozudo. Por este motivo, es necesario comenzar el adiestramiento cuando es un cachorro, incluso el primer día de su llegada. Así, identificará correctamente a su educador como el perro «alfa».

Normalmente, se recomienda que el periodo de enseñanza abarque las 20 primeras semanas de vida. Durante este tiempo, la mente del cachorro es una esponja que absorbe todo lo que se le quiera enseñar. Hay que tener cuidado, ya que el cánido aprende tanto lo negativo como lo positivo.

Así pues, conviene conocer los mecanismos de refuerzo y de castigo, ambos divididos en vertientes positivas y negativas. Si quieres reforzar una buena conducta, abraza a tu perro y dale una golosina. Una de las mejores formas de educar a los cachorros es con recompensas que involucren al estómago. 

Por ello, se aconseja llevar siempre alguna golosina en el bolsillo. Así, podrás recompensar una buena acción del cachorro cuando sea necesario. Además, es importante que el refuerzo siga inmediatamente a la acción, para que se produzca la asociación.

Salud y esperanza de vida

Se estima que esta raza supera los 10 años de vida y puede alcanzar los 14. Aunque el Schnauzer es un perro con baja predisposición a padecer patologías, los veterinarios suelen sugerir estar pendientes de las siguientes enfermedades:
  • Enfermedades dentales: las más frecuentes.
  • Problemas oculares: desde cataratas —congénitas o tardías— a la degeneración de la retina. De todos los problemas, este es el que más preocupa a los criadores.
  • Síndrome del comedón: esta dermatitis folicular es frecuente en los cachorros de la raza.
  • Problemas cutáneos: principalmente eccemas y dermatitis.
Un perro juega con un señor.

En definitiva, el Schnauzer es un perro de compañía que se adapta tanto a casas grandes con jardín como a pequeños apartamentos. No obstante, el carácter del cachorro viene heredado de ambos padres, por lo que conviene saber cómo son ambos, para conocer cómo tratar y educar al cánido de forma especializada.