Riesgos de que los perros coman caracoles

Yamila · 13 enero, 2019
Que los perros coman caracoles podría suponer que contraigan enfermedades pulmonares o del corazón

Es verdad que no podemos estar pendientes de todo lo que hace nuestra mascota en el jardín o en el parque, pero sí prestar atención a ciertos síntomas que puede presentar tras un paseo al aire libre. ¿Sabías que existen ciertos riesgos de que los perros coman caracoles? En este artículo te contaremos todo lo que debes saber.

¿Es malo que los perros coman caracoles?

Si bien no suele ser un hábito muy común, algunos perros comen cualquier insecto o animal que encuentran en el jardín. Puede ser porque tengan hambre, porque les llame la atención o porque estén jugando y accidentalmente los traguen.

El problema de los caracoles reside en que estos invertebrados pueden contagiar ciertas enfermedades a nuestras mascotas. Los parásitos que pueden vivir dentro del cuerpo del can no solo ‘llegan’ por medio de los mosquitos, las moscas o las garrapatas, sino también por estos animales tan habituales en el jardín.

¿Qué enfermedades transmiten los caracoles a los perros?

Si bien no quiere decir que porque el perro se coma un caracol enfermará, debemos prestar atención a que no se acostumbre a ingerir dichos animales. Algunos de ellos pueden estar infectados con parásitos que pasarán automáticamente al organismo del can, concretamente al corazón o a los pulmones.

Básicamente son dos los gusanos que pueden transmitir los caracoles o las babosas a nuestras mascotas: el Angiostrongylus vasorum y el Crenosoma vulpis. ¡Y pueden ser bastante perjudiciales!

Veneno de caracoles en perros

1. Angiostrongylus vasorum

Es el causante de provocar lo que se conoce como Angiostrongilosis. El ‘gusano francés del corazón’ también disminuye el número de plaquetas en sangre, causa trombosis, insuficiencia cardíaca congestiva, hematomas, obstrucción de las arterias pulmonares, pérdida de peso y si no es tratado, la muerte.

Este parásito se encuentra en ciertos caracoles infectados. Una vez que el perro se come el molusco, las larvas se desplazan al ventrículo derecho del corazón y a la arteria pulmonar, donde se desarrollan hasta llegar a la adultez.

El can también puede contagiarse de este parásito por ingerir ranas, ratones o lagartos, que son portadores y pueden infestarse. La única manera de detectarlo es observando las heces. El veterinario suele indicar análisis de sangre, ecografías y radiografías, pero no siempre de ven los gusanos debido a su diminuto tamaño.

2. Crenosoma vulpis

Otra de las consecuencias de que los perros coman caracoles es que pueden transmitirle este parásito responsable de la neumonía verminosa ya que se aloja en los pulmones, la tráquea, los bronquios y los bronquiolos.

El ciclo es el mismo que con el Angiostrongylus y los síntomas son tos, intolerancia al ejercicio, cansancio, fatiga y problemas respiratorios diversos.

¿Qué sucede si mi perro come veneno para babosas y caracoles?

Otro problema derivado de la presencia de estos invertebrados en el jardín es que nuestra mascota puede ingerir el cebo o veneno que se suele colocar para erradicarlos.

Mi perro se come los caracoles del jardín

Este método contiene un metaldehído, muy peligroso para el sistema nervioso del can. La intoxicación por cebo de caracoles es más frecuente de lo que creemos, y puede ocasionar vómitos, diarrea, babeo excesivo, temblores musculares, convulsiones, hipertemia, jadeo excesivo y aumento de la respiración.

Si notamos que nuestro perro presenta estos típicos signos de intoxicación, debemos llevarle de inmediato al veterinario para que realice la purga que crea necesaria y evite la deshidratación o alguna consecuencia más grave.

Tips para evitar que mi perro coma caracoles

Si no quieres que tu mascota sufra las consecuencias por un hábito que parece inofensivo te recomendamos que tengas en cuenta estos consejos:

  • Edúcale para que no coma nada durante sus paseos o cuando se encuentra en el jardín.
  • Controla la población de caracoles en casa.
  • Evita colocar venenos o cebos para babosas o caracoles que contengan químicos nocivos para el perro.
  • Vigila a tu mascota cuando sale de casa o está mordiendo algo que no reconoces.

De esta manera, será más difícil que el perro coma caracoles y se contagie de parásitos y ciertas enfermedades.

Iván Peña, G., Florangel Vidal, F., Arnaldo del Toro, R., Hernández, A., & Zapata, M. M. R. (2017). Zoonosis parasitarias causadas por perros y gatos, aspecto a considerar en Salud Pública de Cuba. Revista Electronica de Veterinaria. https://doi.org/10.1177/109019818501200204