¿Qué hace diferentes a los lobos de los perros?

Virginia Duque Mirón · 10 mayo, 2017

En muchas ocasiones te hemos explicado que los perros vienen de los lobos. Pero en realidad son animales distintos, aunque a la vez iguales. ¿Por qué se puede domesticar a un can pero no a un lobo? ¿Por qué un peludo tiene el instinto lobezno de caza?

Surgen muchas preguntas al respecto que hemos decidido responderte en este artículo. ¡Quédate con nosotros para descubrirlo!

Perros y lobos, dos animales distintos

Aunque aparentemente son diferentes, los perros llevan en los genes muchas actitudes de los lobos. Por ejemplo su instinto de guardar y defender todo aquello que le pertenece.

Y aunque físicamente las diferencias saltan a la vista, en sus actitudes como por ejemplo la forma de comunicarse con sus congéneres provienen de los genes lobunos.

No obstante, estas similitudes saltan más a la vista en los perros semisalvajes, aquellos que pasan menos tiempo con las personas. De hecho, si te das cuenta, un animal que lleve muchos años abandonado y sin relacionarse con nadie tendrá muchos más gestos lobunos que caninos.

¿Por qué la diferencia entre perros y lobos?

Los perros tienen una gran capacidad de adaptación. Así, aquellos que son domesticados y criados en un hogar llegan a adaptarse a su entorno de forma tan increíble que cada vez están más alejados de sus orígenes, los lobos.

Las grandes diferencias que se presentan entre estos son:

  • La desconfianza. Los lobos, quizá por el ambiente en el que viven, son huidizos y desconfían de todo, especialmente de los humanos.
  • Las capacidades sociales. Sin embrago, los perros son todo lo contrario, ya que les encanta estar con humanos y han desarrollado una relación con ellos desde el principio de la historia.
  • Su cráneo. El de un perro es más pequeño, aunque no sabemos muy bien qué puede o no determinar eso.
  • Sus dientes. Los de los lobos son aún más afilados, y aunque conocemos las habilidades caninas de poder romper un hueso, los dientes de los lobos van aún más allá.
  • Su digestión. En pruebas y exámenes que se han hecho se descubrió que los perros están preparados para digerir alimentos ricos en hidratos de carbono, mientras que los lobos no.

Semejanzas entre lobos y perros

Las semejanzas entre ambos son las siguientes:

  • Son cánidos. Ambos aúllan, gruñen y ladran, aunque haya algunas razas exentas de esto, como por ejemplo el Husky Siberiano.
  • Esconden la comida. Ambas especies lo hacen, esconden lo que sobra, aunque por norma general, los lobos no dejan que nada sobre.
  • Sentidos del olfato, vista y oído. Los dos los tienen muy agudizados y pueden ver claramente en la oscuridad.
  • Su necesidad de estar en manada. Tanto lobos como perros necesitan estar con alguien, estar en manda. No importa si son otros congéneres o personas, tienen una necesidad innata de andar en manada.
  • Su forma de comunicarse. A través de las partes de su cuerpo como pueden ser orejas, cola u ojos, tienen capacidad de comunicarse con otros animales o con personas, y también a través de señales olfativas.

Además de todo esto, se conocen razas como la de Pastor Alemán que son muy similares físicamente a los lobos.

Muchos se preguntan cómo se pasó del lobo al perro. Lo cierto es que en el principio de la historia humana, el hombre intentó domesticar a lobos para usarlos como guardianes y pastores.

Luego surgió el perro, o quizá era un mini lobo fruto de una unión desconocida, y empezó a vivir con personas hasta llegar a tener la relación tan estrecha que conocemos hoy. Un perro es uno más en el hogar, uno más en la familia, y ayuda como guardián en el hogar, algo que no se ha conseguido con un lobo, todavía…