¿Puedes maquillar a tu mascota?

Francisco María García · 10 septiembre, 2018
Maquillar a tu mascota podría provocarle daños físicos o psicológicos por estrés, intoxicación o alergias en la piel

El hábito de maquillar a tu mascota no es una buena idea. Son muchos los accesorios que el mercado ofrece para vestir y maquillar perros, gatos o distintos animales domésticos. Desde esmalte de uñas hasta ropa interior, zapatos y pintura para el pelo, hay muchas opciones para maquillar a tu mascota. Sin embargo, lo que parece una buena foto para Instagram, dista mucho de hacer feliz a los pequeños animales.

Si pensamos por un segundo en cómo serían nuestras mascotas en su estado natural, sería absolutamente imposible que un gato o un perro sintiera necesidad de maquillarse. Está claro que la idea de maquillar a tu mascota responde más a un pasatiempo que a una cuestión de empatía con el animal.

¿Qué significa esta moda para las mascotas?

Las exposiciones de mascotas, sobre todo de perros y gatos, existen desde hace mucho tiempo. Lo que se ha tornado una moda es ornamentar a los animales hasta el punto de que se parezcan más a muñecos que a seres vivos.

Sabemos que algunas aves o algunos peces usan el color y las formas impactantes para atraer parejas en épocas de apareamiento. Por su parte, los mamíferos basan sus elecciones de pareja en cuestiones de olfato o liderazgos.

Los concursos de animales domésticos comenzaron en los últimos tiempos a implementar efectos de grooming shows, algo así como trabajos de peluquería para mascotas. Esta nueva moda implica que cada animal debe pasar horas soportando que corten, peinen y tiñan su pelo.

Teñir pelo de un perro

En países como China o Japón se logra en el pelo de las mascotas efectos tan sofisticados como en la peluquería humana. Desde rizados hasta lacios, lo importante en estos casos es modificar las características naturales del pelaje y transformarlo en algo diferente y, sobre todo, artificial.

Y no se trata solo de la cabeza, como ocurre con las personas. La peluquería canina, por ejemplo, llega a modificar el aspecto natural del perro por completo: orejas, pata, cola, lomo… Todo queda modificado ya sea por medio de cortes singulares o con peinados que lejos están de aportarle beneficios a las mascotas.

Pros y contras de maquillar a tu mascota

En primer lugar, aclaremos que los tratamientos higiénicos y de salud son muy diferentes a los ‘arreglos’ estéticos que se realizan sobre las mascotas. Bañar con champú antipulgas, cortar el pelo cuando comienzan las altas temperaturas o cortar las uñas por consejo veterinario está bien.

Los beneficios de maquillar a tu mascota o de realizarle tratamientos de peluquería con fines estéticos prácticamente son nulos. Quizá, como punto a favor, tu mascota pasará tiempo contigo y podrá llegar a sentir la sesión de maquillaje como un juego o una caricia. El problema son las posibles consecuencias anímicas y orgánicas a corto y largo plazo.

En la práctica, son numerosos los estudios científicos que relevan información con respecto a los agentes tóxicos que incluyen los distintos maquillajes. Un ejemplo son los esmaltes de uñas.

Maquillaje para mascotas

Está de moda pintar las uñas de las mascotas, sin considerar que elementos como el plomo presente en la pintura pueden afectar muy negativamente a los animales, además de otros que perjudican por inhalación, lo que puede causar incluso asma en tu mascota.

Otra tendencia que crece es la tintura para el pelo de las mascotas. Algunas personas aprovechan las tonalidades claras en el pelaje de su perro o gato para darles colores como el rosa, el verde o el violeta. En este sentido, hay grandes riesgos que los animales sufren silenciosamente y desgastan su salud psíquica y física.

La intoxicación producto de los químicos, las alergias en la piel, y el estrés por el tiempo que dura el proceso son algunas de las consecuencias negativas de teñir o maquillar a tu mascota.

En cuanto a ponerle ropa a los animales domésticos, la situación es la misma. El animal siente que su libertad queda muy limitada cuando su vestimenta es excesiva en el lomo en épocas invernales; aunque sea un buen complemento para nuestro ‘look‘, recordemos que es un ser vivo.

En conclusión, los animales son por sí mismos hermosos, tengan o no pedigree. El hecho de caer en la moda de maquillarlos o pintarlos solo alimenta una industria que poco se preocupa por el bienestar animal.