Consejos para resolver disputas de los animales domésticos

Mariela Ibarra Piedrahita · 13 abril, 2015

Los animales domésticos, en especial aquellos que usamos como mascotas de compañía, tienden a ser muy territoriales y protectores. Es muy habitual que muchas mascotas que usualmente son tranquilas, reaccionen de manera agresiva ante la presencia de otro animal, por lo tanto te damos algunos consejos para resolver las disputas de los animales domésticos.

Normalmente los animales domésticos que más caen en este tipo de situaciones son los perros y los gatos (ya sea entre ellos o entre sus congéneres). Sin embargo, no es un comportamiento exclusivo de ellos. Algunas aves como los loros o cacatúas, los roedores, los cerdos mascota, entre otros; pueden reaccionar con agresión, aunque es menos frecuente y los daños en una confrontación rara vez son severos.

Los motivos de esto están arraigados en el instinto de los animales, pues en la vida salvaje las demás criaturas son amenazas potenciales que necesitan ser reducidas o expulsadas, ya sea que compitan por alimento, territorio o que uno forme parte de la dieta del otro. Este riesgo se incrementa en mascotas que no han sido socializadas.

Las lesiones que se causan los contendientes en una pelea de mamíferos más grandes, como lo son los perros y los gatos, son de cuidado, tanto para los animales involucrados como para aquellos que intentan separarlos. Veamos algunas estrategias que puedes usar una vez la pelea ha iniciado.

Recomendaciones generales para perros y gatos

perro agresivo

Muchas de las peleas entre perros y gatos se deben a que sus cuidadores les permiten estar en la calle sueltos, ya sea que el gato salga de casa, se pasee al perro sin correa o se deje en un antejardín sin supervisión. No es recomendable interponerse en medio de una pelea mientras se está dando, pues los animales rara vez distinguen a quién muerden o arañan en el calor del momento.

Normalmente conocemos el lenguaje corporal de nuestras mascotas, así que cuando vemos que se empiezan a poner tensos ante la presencia de un animal, te sugerimos dos opciones, si tu mascota es pequeña, sencillamente tómala en tus brazos y llévatela de inmediato. En caso de ser un perro grande o pesado, grítale ¡no! Y retíralo del lugar de inmediato, ayudándote de la correa. Las mascotas entienden nuestros tonos de voz y, si usas esta orden con frecuencia, con suerte podrás evitar la confrontación.

En caso de que la pelea haya empezado arrójale alguna prenda encima a tu mascota, puede ser una chaqueta o la camisa, y levántalo por el cuero cerca del cuello alejándolo lo más posible del otro animal. En caso de que el otro cuidador esté cerca, dile que haga lo mismo. La prenda evitará que te lastimen.

Si tienes a la mano algún recipiente con agua o una manguera, mójalos y aprovecha la distracción para llevarte a tu mascota. En caso de que no se detengan, las contiendas tienden a durar poco, pero pueden llegar a ser fatales, utiliza la estrategia que te sugerimos en el párrafo anterior.

Presentación y socialización

Una manera de evitar que las mascotas se peleen es acostumbrarlos desde que terminan su cuadro de vacunación a compartir espacios con otros animales. Los perros y gatos no siempre se muestran hostiles, pero debes tener en cuenta que el exceso de energía puede llegar a ser un inconveniente durante la presentación, así que antes de introducirle a un animal desconocido, es mejor que esté cansado y tranquilo.

Se recomienda que los perros y gatos sean presentados fuera del hogar, porque tenderán a mostrarse más dominantes dentro de su territorio. Sin embargo, esto implica un inconveniente, y es que no podríamos llevar a otro animal a casa.

Cómo evitar las peleas

gato y perro

  • Siempre pasea a tu perro con correa.
  • No dejes animales que se acaban de conocer sin supervisión.
  • Los canes deben asumir una postura de sumisión dentro de la jerarquía del hogar.
  • Cuando viven bajo el mismo techo, dale a cada animal su espacio, así no reñirán entre ellos.
  • Introduce a tus mascotas correctamente, dándoles tiempo para que se conozcan, se huelan o se alejen si así lo desean.
  • No dejar que tu mascota se acerque a otra a menos que sepas que no es agresiva.
  • Mantente alerta mientras estás en la calle con tu pequeño amigo, hay animales que agreden sin avisar.