Juegos en el parque: el Disc Dog

Francisco María García · 5 septiembre, 2017

A la hora de buscar un juego con nuestra mascota, el Disc Dog o Dog Frisbee puede ser la alternativa ideal. Un buen pasatiempo para los amos que disfrutan al jugar con sus mascotas al aire libre.

Los beneficios de la práctica de ejercicios físicos

Para muchos puede parecer nada más que un juguete. Pero es en realidad una excelente oportunidad de poner la salud al día con un ejercicio divertido. Y todo ello en la compañía de nuestro mejor amigo.

La práctica de ejercicios físicos de forma regular trae muchos beneficios a la salud de humanos y animales. Ayuda en el control del peso, combatiendo los trastornos derivados de la obesidad, nivela el ritmo cardiaco y respiratorio… Además, disminuye los índices de glicemia y colesterol LDL, y mejora la resistencia física al fortalecer huesos, músculos y articulaciones.

Pero no solamente el cuerpo agradece a los movimientos. Las actividades físicas también proporcionan mejorías a la psique. Colaboran para el esparcimiento de la mente, ayudan a mantener el foco, disminuyen el nivel de estrés y elevan el autoestima.

Muchas personas ya practican deportes con sus mascotas, sea por la diversión o por la mejora de la salud. Para saber más sobre el Disc Dog, resumimos las principales características de esta actividad divertida para perros.

¿Qué es el Disc Dog?

El “Disc”, que también es llamado Frisbee, consiste en un disco de vinilo o de plástico. Tiene entre 20 y 22 cm de diámetro y bordes redondeados. Frisbee en realidad es el nombre de la empresa que fue pionera en la fabricación de este producto.

La práctica de lanzamiento de los “discos voladores” no es una novedad. Desde la popularización del genérico Frisbee, que ocurrió en la década de 50, los discos fueron usados para diversión y competiciones deportivas.

Al principio, el lanzamiento de discos era practicado solamente por humanos. Por los años 90 y 2000 surgieron inumerables competiciones internacionales y la práctica deportiva con los discos ganó muchos adeptos.

Llega el Disc Dog a España

España posee el récord y máximo exponente del Frisbee deportivo. Miguel Larrañaga Berrio se consagró 9 veces campeón mundial en la modalidad.

En la década de 70 surgió el primer “boom” masivo del Frisbee deportivo. Un estudiante estadounidense se volvió conocido internacionalmente. Su perro sorprendió a todos al saltar para atrapar el Frisbee durante la transmisión en vivo de un juego de béisbol.

Tan famoso se hizo este suceso, que poco tiempo después surgió el Disc Dog. Un juego que consiste en guías humanos que lanzan los discos vinílicos al aire para que  el perro los atrape con la boca.

Gran parte del éxito de este interesante juego se debe al movimiento espectacular del perro al atrapar el disco. El animal hace de cada salto una acrobacia diferente y única. Lo que solamente es posible gracias a la densidad y la forma del objeto que le permite deslizar mientras flota en el aire.

Lo que empezó como un hobby entre dueños y mascotas alcanzó un alto nivel competitivo en las últimas décadas. En parte por la belleza de los movimientos, pero también por promover la unión y concentración de humano y perro.

Variedades de Disc Dog

Actualmente existe una variedad de pruebas internacionales de Disc Dog, que combinan niveles diferentes. Los equipos competidores son formados por un guía humano y el perro deportista. Los jurados otorgan puntos a cada equipo de acuerdo con la captura realizada en cada distancia propuesta.

También son ofrecidas exhibiciones de freestyle dentro de la modalidad estándar. Consiste en rutinas ensayadas y coreografiadas de saltos y atrapadas con diversos discos al aire simultáneamente.

El Disc Dog también promueve competiciones de larga distancia. Son menos comunes gracias a la dificultad y espacio requerido. Posee varios formatos y generalmente el ganador es el que realiza la captura más larga.

Una actividad saludable

Todos los perros pueden jugar al Disc Dog, ya que se trata de una actividad para divertirse con su amo. Pero no todos los canes entienden inmediatamente o se interesan por el juego.

Al principio, el disco debe ser lanzado directamente al perro, debiendo el guía humano posicionarse frente a su mascota. Cuando el can aprende a atrapar el disco, se puede entrenar para saltar y recogerlo en el aire. La altura del lanzamiento debe aumentar gradualmente. Por último, se puede empezar a lanzar el disco sobre la cabeza del peludo.