Presencia de sangre en la orina del perro

20 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Ana Díaz Maqueda
¿La presencia de sangre en la orina es siempre síntoma de una enfermedad? ¡Descúbrelo!

Cuando aparece sangre en la orina del perro o de cualquier otro animal, hablamos de hematuria. Esta presencia no tiene por qué ser visible a simple vista y, en ocasiones, solo son detectadas en análisis específicos de orina. Entonces se la define como hematuria microscópica. Si vemos claramente la orina enrojecida, estaremos ante un caso de hematuria macroscópica.

El sangrado a través de la orina puede aparecer por múltiples razones, casi todas ellas patológicas. Es decir, en ningún caso es normal la presencia de sangre en la orina del perro y siempre debe buscarse la causa. Si detectas que tu mascota micciona sangre, acude lo antes posible a un profesional veterinario.

Test de orina de perro

Causas más comunes de sangre en la orina del perro

En la mayoría de los casos, cuando se evidencia la presencia de sangre en la orina del perro, el sistema que suele estar afectado es el urogenital. No obstante, puede que el fallo se encuentre en la coagulación de la sangre o que, incluso, sea consecuencia de una enfermedad subyacente. Las causas más comunes de hematuria, tanto microscópica como macroscópica, son:

Infecciones o parasitaciones

La colonización por bacterias a cualquier nivel del aparato urinario puede provocar la presencia de sangre en la orina debido a la inflamación y congestión de la zona. Por otro lado, ciertas parasitosis, como la ehrlichiosis o leptospirosis, tienen entre sus posibles síntomas a la hematuria.

Cálculos renales

El desarrollo de piedras o cálculos renales aparecen cuando existe un exceso de sustancias tales como calcio, oxalato o ácido úrico que el riñón no puede expulsar y se acumulan formando cristales. Estos cristales pueden permanecer en cualquier parte del aparato urinario, desde los riñones hasta la vejiga, y dañan el revestimiento interno, lo que provoca el sangrado.

Piedra en riñón del perro

Neoplasias

Las neoplasias, tanto benignas como malignas, son crecimientos anormales de masas en algún órgano o tejido. Por ejemplo, la hiperplasia de próstata, el hemangioma o el hemangiosarcoma causan, generalmente, sangrado.

Inflamación de los distintos órganos de sistema urogenital

Los procesos inflamatorios, sean del carácter que sean, son la causa de un aumento localizado de la temperatura y de la irrigación, lo que puede causar, en ciertos casos, la rotura de los vasos y su posterior sangrado. Un ejemplo no patológico es la tumefacción vulvar que sufren hembras de perros cuando se encuentran en la etapa proestro del celo.

Piometra

Las perras no castradas, cuando llegan a una edad avanzada, presentan la pared del útero deteriorada. Esto facilita la colonización por bacterias para formarse, finalmente, una grave infección que, si no se corrige quirúrgicamente, acabará con la vida del animal. Las piometras pueden causar el sangrado a través de la orina por sangre proveniente del aparato reproductor.

Ingestión de veneno

El consumo accidental de ciertos venenos provocan cambios en la permeabilidad de los riñones. Esto podría excretar glóbulos rojos. Además, finaliza con un fallo renal que mata al perro.

Síntomas que pueden acompañar a la hematuria

La sangre en la orina del perro no es un síntoma que aparezca solo porque, como dijimos anteriormente, siempre deriva de otra dolencia o estado. Por ello, cuando se detectan glóbulos rojos en la orina, viene acompañado de cambios en otros parámetros medidos.

Normalmente, cuando la hematuria se debe a problemas de la sangre, suelen aparecer otros tipos de hemorragias, como la epistaxis –sangrado nasal– o en sangrado de las mucosas.

Los problemas en el aparato urogenital, dependiendo de su naturaleza, pueden causar:

  • Fiebre
  • Diarreas
  • Vómitos
  • Exceso de micciones
  • Problemas para orinar
  • Dolor abdominal
  • Anorexia
  • Debilidad

Cómo evitar la sangre en la orina del perro

Si el perro contrae una enfermedad, desarrolla algún tipo de neoplasia o aparecen problemas derivados de la edad, debemos centrarnos en combatirlos. Sin embargo, ciertas infecciones y algunas patologías pueden ser prevenidas a través de una dieta nutritiva y una correcta hidratación, además de evitar ciertos estados como la obesidad.

  • Alarcón, R. Incidencia de sexo, edad y raza en perros con proteinuria post-renal: estudio retrospectivo de 162 casos.
  • Dragonetti, A. M., Solis, C., & Giordano, A. (2005). Prostatitis en el perro. Analecta veterinaria, 25.
  • La, C. I. F. Afecciones del Tracto Urinario Inferior de Perros y Gatos.
  • Ruiz, D. B., Chacón, R. B., Alarcón, C. R., Carrasco, J. D., Tapia, P. R., & Bayle, C. Z. (2009). Causas de proteinuria post-renal en el perro: Estudio retrospectivo de 162 casos. REDVET. Revista Electrónica de Veterinaria, 10(5), 1-7.