¿Por qué un perro se pone tan contento cuando vuelves a casa?

Alba Muñiz · 22 agosto, 2015

Apenas entras a tu casa, tu perro se pone tan contento de verte que ya no sabe más que hacer para demostrártelo. El ritual se repite una y otra vez. Nada más abres la puerta, tu fiel amigo está presente, dispuesto a festejar tu regreso. Y da lo mismo que te hayas ido por 1 mes, un día, una hora o 5 minutos.

Razones de la alegría canina por el retorno del dueño

perro hombre

¿Cuáles son los motivos por los que un perro se pone tan contento cuando el amo retorna al hogar?

¿A qué se debe ese festival de alegría que se traduce en ladridos, gemidos, lloriqueos, movimientos de cola y lamidas de cara? ¿Por qué se abalanza sobre ti y te olfatea?

Todo parece indicar que, como animal de manada que es, tu perro está reproduciendo las mismas conductas que sus antepasados manifestaban cuando retornaba al grupo un miembro de la jauría.

Y no olvides que ahora tú y tu familia son parte de su nueva manada.

La inteligencia emocional de los perros

Los expertos señalan que los canes poseen una inteligencia emocional comparable con la de un humano de dos años.

En otras palabras, son como niños pequeños que no tienen ningún inconveniente en expresar lo que sienten –alegría, tristeza, dolor, miedo, celos- pero no pueden razonar al respecto.

También son capaces de recordar personas y lugares.

Pero además, como no entienden de temporalidad y viven solo el presente, siempre será para ellos una alegría volver a verte.

Por qué te olfatean y te lamen

En estado salvaje, cuando un perro retornaba a su manada, era recibido con lamidos y olfateos varios. De esta manera, los canes que habían permanecido en la jauría buscaban información sobre lo que había estado haciendo el animal que se había separado del grupo.

Repitiendo esa conducta ancestral, tu perro te lame y te olfatea cuando regresas.

Recuerda que el olfato es el sentido más desarrollado de los canes. Por tal motivo, detectan y distinguen una gran variedad de olores, incluso muchos que los humanos no llegamos a percibir. Su capacidad olfativa es entre 10 mil y 100 mil veces superior a la del ser humano. Y el área cerebral dedicada al olfato es 40 veces mayor que la nuestra.

Por su parte, el lamido es otra forma de comunicarse que utilizan estas mascotas y la aprenden desde cachorros, en el momento en que su madre los lame después de alimentarlos, proporcionándoles un estado de calma, relajación y sumisión.

Qué dice la cola de tu mascota

Además de los ladridos y otros sonidos que emiten, los perros tiene un lenguaje corporal que es bueno que puedas interpretar, donde la cola y las orejas se llevan las palmas.

Cuando tu can mueve la cola a la hora de recibirte, no hay dudas de que está demostrando su alegría por tu regreso. Por lo general, cuanto más rápido menee su rabo, mayor será el estado de exaltación que siente tu perro.

Todo en su justa medida

niño perro

De todas formas, debes prestar atención a si el recibimiento que te brinda tu perro se torna desmedido y viene precedido de otros comportamientos cuando se queda solo.

Por ejemplo:

  • Rotura de muebles, ropa, calzado y otros objetos de la casa
  • Orina y excremento en lugares inadecuados
  • Ladridos constantes durante tu ausencia
  • Arañazos en las puertas

En este caso, es muy probable que presente un cuadro de ansiedad por separación y deberás ignorar sus demostraciones de afecto al recibirte hasta que logre tranquilizarse.

Así, relativizarás el hecho con el objetivo de que tu mascota entienda que no pasa nada grave si te vas y que sepa que vas a volver. No dudes en consultar al veterinario para que te indique la mejor forma de enfrentar este problema.

El perro se pone tan contento cuando regresas porque te quiere

Pero más allá de teorizaciones y elucubraciones varias, lo cierto es que un perro que te hace fiestas cuando vuelves a tu casa, es un perro que te quiere, te extraña y no tiene ningún inconveniente en demostrarte lo feliz que está de que hayas regresado.

Retribúyele todo su afecto con el cariño y el cuidado que se merece tu peludo compañero.