¿Por qué mi gato maúlla a la puerta?

Conforme avanza la relación entre el gato y sus tutores, se vuelve más fácil reconocer qué significa cada maullido. De manera inconsciente, ambos construyen y mejoran sus medios de comunicación, por lo que en algún punto se vuelven expertos en sus respectivos lenguajes corporales.
¿Por qué mi gato maúlla a la puerta?
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 09 febrero, 2022

Los gatos maúllan para comunicarse con sus tutores, ya que este comportamiento rara vez se utiliza entre felinos. Por esta razón, cuando tienen hambre o algo les molesta, tienden a vocalizar de manera efusiva con el objetivo de llamar su atención. Aunque en muchos casos lo que buscan o requieren es bastante obvio, no siempre es fácil entender a la mascota.

Estos hermosos felinos domésticos buscan la forma de decir qué es lo que requieren, ya sea llamando tu atención o llevándote a un sitio en específico. Además, cada vocalización es acompañada de un lenguaje corporal que podría ayudar a entenderlos mejor. Si tu gato maúlla a la puerta y no sabes por qué, sigue leyendo este artículo para conocer las razones más frecuentes.

¿Cómo se comunican los gatos?

Los gatos suelen ser muy independientes y solitarios, pero mantienen ciertas estrategias de comunicación para sociabilizar. Estas abarcan una combinación de varias señales visuales, olfativas, táctiles y vocales, las cuales tienen el objetivo de dar un mensaje que sea perceptible por otros animales.

La comunicación de los gatos no solo se basa en emitir los mensajes, sino también en percibirlos. Estos animales utilizan todos sus sentidos para detectar el lenguaje verbal y no verbal de otros organismos. De hecho, son tan receptivos que interpretan con gran habilidad las expresiones humanas, por lo que pueden reconocer el estado emocional de sus tutores.

Es importante señalar que los gatos no entienden lo que dicen sus tutores, sino que interpretan sus gestos, su tono de voz y su lenguaje corporal para “adivinar” a qué se refieren. La comunicación entre un humano y su dueño parece tan sencilla que pocas veces se piensa en su complejidad. Sin embargo, en la mente de estos felinos se procesa una gran cantidad de información.

¿Por qué mi gato no deja de maullar?

Si no entienden las palabras, ¿cómo es que aprenden a seguir instrucciones?

Los animales domésticos se pueden entrenar para que respondan a las órdenes de sus tutores. Esto no significa que entiendan las palabras, sino que las asocian con una acción. El adiestramiento utiliza esto a su favor y refuerza el vínculo mental que realiza la mascota por medio de la repetición.

Existe una diferencia abismal entre asociar y comprender. Pocos seres vivos son capaces de lo segundo. 

¿Para qué sirven los maullidos?

Cuando es un recién nacido, el gato maúlla para avisar a su madre de que necesita alimento, para pedirle ayuda o para transmitirle su ubicación. Dicho comportamiento facilita mucho la crianza y permite proteger a los mininos. Sin embargo, estas vocalizaciones pierden su utilidad conforme crecen.

Los gatos rara vez usan los maullidos para comunicarse con sus congéneres, pues en estos casos son más efectivas las señales visuales, las olfativas y las táctiles. De hecho, la mayoría de las veces emplean estas vocalizaciones para comunicarse con las personas. Esto se debe a que es el método más eficiente para llamar su atención que las señales táctiles, por ejemplo.

El maullido no es nada más que el inicio de la comunicación con los gatos, pues no es tan específico como para identificar qué es lo que requieren. Por ello, lo normal es que se utilice una combinación de diversas señales corporales como la mirada, la dirección de su caminata o la posición de su cuerpo para intentar entenderlos. Aun así, ten por seguro que intentarán por todos los medios hacerte comprender sus necesidades.

Tipos de vocalizaciones

Aunque los maullidos son bastante reconocibles, no son las únicas vocalizaciones que hacen los gatos. Diversos sonidos les ayudan a comunicarse, aunque algunos tienen ciertas denotaciones que permiten identificar mejor lo que significan. A continuación, se listan varios de ellos:

  • Ronroneo: este típico sonido es emitido a bajo volumen en situaciones relajantes o de alegría.
  • Bufido: es una expulsión brusca de aire con la boca abierta que emplea a manera de amenaza.
  • Alarido: es similar al maullido, solo que más agudo y largo. Se suele usar durante el proceso de apareamiento, aunque también aparece en situaciones de dolor o angustia.
  • Chillido: podría considerarse un tipo de maullido corto y agudo. Aparece en respuesta a dolores súbitos como golpes, pisotones o mordidas.
  • Cacareo: corresponde a pequeños maullidos cortos y repetitivos que emite el gato con la mandíbula abierta. Se le conoce como cacareo porque la boca tiembla durante la vocalización, por lo que tiene cierto ritmo distintivo. Es normal escucharlo cuando se frustra por perder a su presa.

Maullar en las puertas

Si un gato maúlla enfrente de la puerta, es posible que busque algo que se encuentre del otro lado. Esto puede ser tan simple como su recipiente de agua, su alimento, sus juguetes o su arena, aunque también es causado por cosas como curiosidad, estrés o dolor. Recuerda que este felino es muy perceptivo y es capaz de detectar con facilidad diversos aromas, de modo que es difícil tratar de ocultarle algo.

Algunos casos son un poco más complejos, pues la puerta puede pertenecer al cuarto de algún integrante de la familia o ser la entrada del hogar. En el primer caso, podría significar que el gato extraña a esa persona, por lo que va a buscarla en el lugar en el que su olor es más fuerte. En el segundo caso, es probable que desee salir al exterior.

Cuando por cualquier razón es imposible darle al gato lo que busca, la mejor opción es intentar distraer su atención por medio de juguetes o juegos. Sin embargo, ten en cuenta que esto lo debes hacer de manera muy discreta para evitar que asocie su comportamiento a una “recompensa”. De lo contrario, solo se incrementará la frecuencia con la que el gato maúlla a la puerta.

Un gato maúlla a una puerta metálica.

Una buena forma de mantener contento a tu gato y evitar comportamientos “raros” es por medio del enriquecimiento ambiental. Esto significa proveerle varios sitios para escalar, juguetes o compañeros nuevos que le ayuden a olvidarse de su petición. A pesar de esto, recuerda identificar bien las razones detrás de su conducta, de modo que si existe algún signo de alerta acudas de inmediato al veterinario.

Te podría interesar...
14 cosas que vuelven loco a tu gato
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
14 cosas que vuelven loco a tu gato

Existen diversas situaciones que vuelven loco a tu gato, por lo que comienza a comportarse mal o extraño. Conoce cuáles son en este artículo.



  • Merola, I., Lazzaroni, M., Marshall-Pescini, S., & Prato-Previde, E. (2015). Social referencing and cat–human communication. Animal cognition, 18(3), 639-648.
  • Schötz, S. (2020). Phonetic Variation in Cat–Human Communication. In Pets as Sentinels, Forecasters and Promoters of Human Health (pp. 319-347). Springer, Cham.
  • Prato-Previde, E., Cannas, S., Palestrini, C., Ingraffia, S., Battini, M., Ludovico, L. A., ... & Mattiello, S. (2020). What’s in a Meow? A Study on Human Classification and Interpretation of Domestic Cat Vocalizations. Animals, 10(12), 2390.
  • Nicastro, N. (2004). Perceptual and Acoustic Evidence for Species-Level Differences in Meow Vocalizations by Domestic Cats (Felis catus} and African Wild Cats (Felis silvestris lybica). Journal of Comparative Psychology, 118(3), 287.