¿Por qué es tóxico el tomate para los perros?

Antonia Tapia · 30 enero, 2015

Las plantas de tomate pueden ser  tóxicas para algunos animales y los perros no una excepción. Si tienes en tu jardín una planta de tomates es recomendable que alejes a tu mascota, especialmente de sus hojas y tallos ya que allí se encuentran la mayor parte de las toxinas.

Las plantas de tomate y los perros

tomate

Tener un gran jardín y dejar que tu perro corra libremente en él, muchas veces puede ser  un gran problema  ya que muchas plantas pueden resulta tóxicas.  Por lo general los perros suelen invadir los jardines masticando frutos y plantas. Pero los tomates, por ejemplo ¿ porque son malos para tu mascota?

La planta de tomate es también conocida como  Lycopersicon spp. y pertenece  a la familia de las plantas solanáceas. Las partes verdes de la planta, incluidas las hojas y tallos, contienen ingredientes llamados glicoalcaloides, que son tóxicos para los gatos y los perros si se ingiere. Mientras que los tomates verdes también contienen este químico, los tomates maduros no lo hacen.

Una de las sustancias químicas que se encuentran en las plantas de tomate es la atropina. Está presente en la fruta, pero más abundante en la planta y hojas. La atropina puede causar daño a tu mascota si consume dosis altas. Si tu perro hurga en tu jardín y se come una gran parte de tus plantas de tomate es posible que luego presente algunos síntomas de  intoxicación por atropina.

Comúnmente los síntomas por intoxicación por comer hojas o tallo de plantas de tomate  pueden ser confundidos con una gran cantidad de enfermedades. Si notas que tu perro comienza a temblar, siente fatiga y debilidad es aconsejable que los lleves con su veterinario. Los síntomas más graves son la parálisis y paro cardíaco.

Es de destacar que la atropina también se encuentra presente en el propio fruto de tomate sólo que en cantidad inferior. Como el tomate madura la atropina se metaboliza y eso hace que se encuentre menos sustancia en la fruta.  En ese sentido comer tomates maduros sólo podría causar un poco de malestar gastrointestinal en tu perro.

Por otro lado, los tomates cocidos que se utilizan en la elaboración de salsas también son seguros.

Consejos

Si tienes en tu jardín plantas de tomate y notas que tu perro presenta vómitos, diarrea, letargo, debilidad o confusión llévalo con su veterinario.

Restricción de acceso. Mantén a tu perro lejos de las plantas de tomate. Las mascotas son curiosas y suelen morder las hojas y tallos de las plantas.

Si las plantas se encuentran en el interior de tu casa colócalas en una habitación en donde tu mascota no tenga acceso. Si las plantas están en el exterior, puedes colocar algunas vallas para impedir que tu perro entre en contacto con ellas.

Si notas que tu perro está comiendo frutos maduros, ten cuidado ya que le podría causar problemas intestinales. Evita  que los coman.

Recuerda que las plantas de tomate también son peligrosas para los gatos. Por lo tanto si tienes este tipo de mascota en tu casa no dejes que se acerque a este tipo de plantas.

Otras plantas tóxicas

perro y flores

Lirios: son altamente tóxicos para los gatos y perros. Mientras que el componente venenoso aún no ha sido identificado, la ingestión de cantidades muy pequeñas de esta  planta pueden causar daño renal en tu mascota.

Marihuana: la ingestión de Cannabis sativa ocasiona depresión del sistema nervioso central y falta de coordinación, como así también  vómitos, diarrea, babeo, aumento del ritmo cardíaco, e incluso convulsiones y coma.

Bulbos del tulipán / Narciso: contienen toxinas que pueden causar irritación gastrointestinal intensa, babeo, pérdida del apetito, depresión del sistema nervioso central, convulsiones y alteraciones cardíacas.

Azalea / Rododendro: contiene sustancias conocidas como grayantoxins, que pueden producir vómitos, salivación, diarrea, debilidad y depresión del sistema nervioso central en animales. Un envenenamiento grave con esta planta en última instancia podría llevar al coma y a la muerte por colapso cardiovascular.

Ciclamen: contienen ciclamina. La mayor concentración de este componente tóxico se encuentra normalmente en la parte de la raíz de la planta. Si tu mascota consumen esta raíz seguramente sufra  irritación gastrointestinal, incluyendo vómitos intensos.

Crisantemos: estas flores  si se comen contienen piretrinas lo cual  puede producir malestar gastrointestinal, incluyendo babeo, vómito y diarrea. También puede ocasionar  depresión y pérdida de coordinación en algunas partes de su cuerpo.