¿Por qué a algunas personas no les gustan los animales?

De cualquier manera, lo que deben evitar los amantes de los animales es tratar de imponer su criterio y viceversa; por supuesto, en ningún caso se justifica la violencia y el maltrato a los seres vivos

La relación con los animales es un tema que ha generado opiniones y sensaciones diversas. Hay mucha gente que los ama y que los trata casi como a humanos.¿Por qué a algunas personas no les gustan los animales?

Frecuentemente, en las redes sociales observamos algunas polémicas entre los usuarios, ocasionadas por sus sentimientos hacia los animales. Hay propietarios que sienten un inmenso amor por los perros, los gatos, los caballos u otras mascotas, y otras personas consideran exagerado el trato que estos seres reciben.

De hecho, la consideración del respeto a los animales es la que mueve a los veganos a no consumir ningún producto de origen animal. ¿Exagerado, correcto?, sirven todas las opiniones. Pero en lo que todo el mundo tiene que estar de acuerdo es de que se trata de una postura respetable.

Reacciones frente a personas que no les gustan los animales

Ni admirados ni condenados, la sociedad debe ser integradora de la diversidad, y la relación con los animales es parte de ella. Es posible hacer bandera con una causa, pero no se debe despreciar a los demás por no remar a favor de ella.

También hay que tener en cuenta otros aspectos:

  • Si a determinadas personas no les gustan los animales, esto no implica que sean frías en todos sus vínculos. Todo lo contrario, pueden ser sumamente cálidas en las relaciones con otras personas.
  • Del mismo modo, existen personas aisladas y retraídas, que no tienen vínculos con otros seres humanos; se refugian en los animales y vuelcan en ellos todos sus afectos.
Amistad de un hombre y un cocodrilo.
Fuente: masviral.net

El mundo es amplio y hay espacio para todas las opiniones. Solo se necesita respeto, aceptación y tolerancia con las opiniones de los demás: ese debe ser el camino a seguir.

¿Por qué a ciertas personas no les gustan los animales?

Hay que tener en cuenta algunas consideraciones interesantes. En primer lugar, hay que entender que el concepto de ‘animales’ encierra una gran variedad que genera reacciones humanas diversas.

  • Hay personas enamoradas de los perros, pero que odian a los gatos, por ejemplo, y viceversa. La diferencia entre las actitudes de unos y de otros animales es la causa de los sentimientos que provocan en las personas. El perro se muestra protector y afectuoso, mientras que el gato suele ser más independiente e individualista.
  • Hay gente que convive con reptiles, pero que ni les va ni les vienen las mascotas tradicionales como perros, gatos o aves. También es una actitud que hay que respetar.
  • A algunas personas les encanta tener peces en un acuario, pero detestan a los demás animales. Los peces son silenciosos, no molestan, no circulan por la casa ni necesitan salir, no rompen, no ensucian y tampoco hacen ruido; todo lo contrario de las mascotas tradicionales.
  • Hay quien asegura que ama a los animales, pero los transforman casi en juguetes: moños, peinados, vestidos, cortes de pelo, incluso una especie de ‘complemento’ para su look. La duda que puede plantearse es si esa actitud es realmente amor hacia el animal.
  • Para algunas personas ocuparse de un animal es atarse. No rechazan a los animales, pero no tienen tiempo ni ganas de ocuparse de ellos. Generalmente es gente que viaja o trabaja continuamente y, por tanto, se vuelve un problema la atención de su mascota en su ausencia.
  • Han surgido teorías psicológicas que intentan explicar en la historia familiar el por qué a ciertas personas no les gustan los animales. Estas explicaciones hablan de traumas de infancia o de episodios del pasado que no han sido superados, a la hora de tener mascotas en casa.
Humanizar a un perro vistiéndolo

La domesticación y el amor a los animales

Existen muchas personas que no aceptan animales viviendo en su propia casa, pero que los admiran en sus hábitats naturales. Este tipo de opiniones se enmarcan en el sentido de que los animales sufren si son domesticados.

En materia de prendas para animales hay solidaridad con los perros. Por ejemplo, muchos amantes de los animales no soportan verlos vestidos y transformados en casi peluches.

Esta actitud de rechazo a que los animales vistan de esa forma es interpretada en ocasiones como un rechazo a los animales, pero se trata de lo contrario. Es amor al ser vivo como es, como la naturaleza lo ha creado.

No todo lo que parece rechazo a los animales lo es realmente, sino que hay muchas variables que pueden influir. A veces, ese rechazo aparente esconde un respeto a su condición natural.

Te puede gustar