Pigargo europeo: hábitat y características

El pigargo europeo es un pariente cercano del pigargo americano, más conocido como águila calva. Al igual que esta, vive cerca del agua, pesca y se alimenta de carroña.
Pigargo europeo: hábitat y características
Francisco Morata Carramolino

Escrito y verificado por el biólogo Francisco Morata Carramolino el 05 Junio, 2021.

Última actualización: 05 Junio, 2021

Los pigargos son aves rapaces inmensas que están distribuidas por todo el mundo, normalmente asociadas a medios acuáticos. Aunque no es tan famoso como su contraparte americana —el águila calva—, el pigargo europeo es una especie impresionante propia del viejo mundo.

Esta especie se encuentran en gran parte de Asia y Europa, aunque su distribución previa fue mucho mayor. Diversas problemáticas de origen humano la eliminaron de muchas áreas y redujeron sus poblaciones. Por suerte, los núcleos parecen estar recuperándose en estos días.

Si quieres aprender más sobre esta magnífica ave —que alcanza el mayor tamaño de cualquier rapaz europea—, te invitamos a seguir leyendo. Para proteger a una especie a largo plazo, el primer paso siempre es conocerla.

Hábitat del pigargo europeo

El pigargo europeo, de nombre científico Haliaeetus albicilla, es un ave rapaz que se distribuye por parte considerable de Asia. Pese a ello, sus poblaciones más importantes aparecen en el este de Europa. La mayoría de ejemplares de esta especie pueden encontrarse en Noruega y Rusia.

En estas áreas, el pigargo está estrechamente ligado a grandes masas de agua. Aparece sobre todo en los lagos, marismas, ríos caudalosos y orillas de océanos, todos ellos dentro de zonas templadas, boreales o de tundra. Además, anida en acantilados o árboles de gran tamaño.

Las poblaciones de esta rapaz son residentes (sedentarias) en los países del este de Europa. El resto de poblaciones son en su mayoría migratorias. Pasan la época de cría en una zona y el invierno en otra diferente, en búsqueda de condiciones ambientales más apropiadas.

Algunos pigargos jóvenes recorren distancias mayores en invierno y terminan llegando a países del centro y sur de Europa, como Francia o España. Cabe destacar que, aunque la especie está extendiéndose poco a poco y recuperando su antigua distribución, la mejoría es lenta.

La cara de un pigilargo.

Características físicas

Haliaeetus albicilla destaca por su inmenso tamaño y aspecto robusto. Su longitud corporal varía entre 70 y 90 centímetros y su envergadura alar alcanza unos increíbles 2 a 2,4 metros. Con entre 4 y 7 kilos de peso, las hembras son algo más grandes que los machos, que solo llegan a los 3,5 o 5 kilos.

Esta magnitud, aunada con su distribución y preferencia por el agua, permiten identificar fácilmente a la rapaz. Sin embargo, existen otras características muy representativas que pueden ayudar en esta tarea. Te mostramos algunas de ellas.

El pigargo europeo cuenta con unas enormes alas largas y anchas, de forma bastante rectangular y acabadas en plumas alargadas en forma de dedos. La cola es ancha, bastante corta y cuneiforme. La cabeza es grande y porta un enorme pico amarillo, ancho y grueso. El cuello es largo y las patas fuertes, acabadas en enormes garras negras.

El plumaje de los adultos es pardo y bastante uniforme, con la cabeza más clara y la cola totalmente blanca. El de los jóvenes es marrón más oscuro, pero cuenta con manchas claras. Las plumas de la cola son blancas con márgenes marrones gruesos, que van perdiendo a medida que maduran.

Alimentación del pigargo europeo

Este ave tiene una alimentación versátil y oportunista. Puede cazar o pescar presas frescas, pero también es capaz de consumir carroña o robar presas de otros animales, aprovechando su enorme talla. Entre ellas, se encuentran nutrias y águilas pescadoras.

Su relación con los cuerpos de agua no es casualidad, puesto que gran parte de la dieta de los pigargos está compuesta por peces. Otras víctimas habituales son las aves acuáticas, aunque en menor medida, también se alimenta de mamíferos.

Estado de conservación

Como ya se ha comentado, estos pigargos han sufrido declives históricos a causa de la persecución humana. Siglos atrás eran más comunes, se extendían por regiones amplias del Mediterráneo y llegaban hasta a España.

Los pescadores, ganaderos o guardias de cotos de caza mataban de forma sistemática a estos animales, bajo la creencia poco fundamentada de que afectarían de forma negativa a sus recursos. También acababan con la vida de estas rapaces para coleccionar sus huevos u otros propósitos.

Estas prácticas, que son más raras hoy en día pero aún se cobran vidas, lograron extinguir a los pigargos de gran parte de su rango de distribución.

Tras ello, la destrucción de sus hábitats y la proliferación de pesticidas, metales pesados y otras sustancias tóxicas bioacumulables han supuesto amenazas severas para la especie. La destrucción de los hábitats es un peligro en crecimiento en el presente.

Por suerte, la enorme área de distribución y abundancia previa han permitido a los pigargos resistir hasta nuestros días. Tras importantes esfuerzos de conservación, sus poblaciones están volviendo a aumentar, con paso lento pero seguro.

Los pigargos se han introducido en partes del Reino Unido y comienzan a extenderse lentamente por las áreas que solían habitar. Gracias a todo ello, están consideradas como ‘de preocupación menor’ por la IUCN.

Un pigilargo europeo.

Esta espléndida rapaz ha sido capaz de perdurar en el tiempo, a pesar de los constantes maltratos de los humanos a lo largo del tiempo. En el mejor de los futuros, las generaciones venideras podrán volver a disfrutar viendo a estas aves surcar los cielos o pescar en los mares cercanos.

Te podría interesar...
El águila viuda: una especie del bosque tropical
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
El águila viuda: una especie del bosque tropical

En los cielos de gran parte del continente americano, habita una pequeña, solitaria y excelente cazadora: el águila viuda.