Mi perrita no está embarazada y tiene secreción de leche

Alba Muñiz · 5 junio, 2017

Si tienes la seguridad de que tu perrita no está embarazada, pero igual presenta secreción de leche, lo más probable es que esté atravesando un desajuste hormonal tras el celo. Los llamados embarazos psicológicos los sufren casi el 60% de las hembras no esterilizadas. Te contamos algunos datos sobre el tema.

En qué consiste el embarazo psicológico de las perras

Si bien no se trata de una enfermedad, debes prestar atención y tomar algunas medidas para evitar complicaciones que podrían surgir ante el embarazo psicológico de tu peludita.

Entre los signos que puede presentar una mascota que atraviesa esta situación, además de que sus mamas -sobre todo las de la zona inguinal- aumenten de tamaño y se llenen de leche, se destacan:

  • Inflamación en la zona abdominal
  • Que trate a sus juguetes u otros objetos como si fueran cachorros (los lleva a su cama, los lame, etc.)
  • Inquietud, nerviosismo y tristeza
  • Llantos y quejidos
  • Que rasque el suelo y las paredes
  • Negativa de salir a pasear o deseos de esconderse
  • Falta de apetito
  • Preparación del nido

En algunos casos, aunque esté más que claro que tu perrita no está embarazada, puede llegar a manifestar señales de parto.

Te contamos por qué si  una perrita no está embarazada puede presentar aumento del tamaño de sus mamas y secreción de leche. El embarazo psicológico o pseudopreñez es un desequilibrio hormonal que suelen desarrollar 6 de cada 10 hembras caninas que no están esterilizadas.

Conoce por qué si tu perrita no está embarazada igual secreta leche

¿Pero cuál es el motivo del embarazo psicológico en estos animales? Todo parece indicar que se trata de un mecanismo de supervivencia.

De esta forma, en estado salvaje, las hembras de la jauría estarían en condiciones de criar a una camada que haya perdido a su madre biológica.

Este comportamiento se observa en los lobos, los ancestros de nuestros peludos. Cuando la hembra dominante de la manada pare, las otras lobas desarrollan estas pseudogestaciones para contribuir con el amamantamiento de los cachorros.

Qué hacer anta la falsa preñez de tu mascota

En la mayoría de los casos, si tu mascota tiene un embarazo psicológico, no necesitará ningún tipo de tratamiento. La condición debería desaparecer sola con el paso de los días. De todas formas, préstale la debida atención porque quizá necesites acudir a la ayuda del veterinario.

En el caso de que tu peluda tenga una excesiva producción de leche, la cuestión puede derivar a una mastitis. Y es que algunos microorganismos se pueden introducir a través del canal del pezón, produciendo una infección en las mamas.

Si se da esta situación, el profesional deberá medicar a la perra con fármacos que disminuyan la hormona prolactina. Y quizá deba recetarle también algún ansiolítico, si el animal presentara algún trastorno de conducta grave.

Otras acciones que puedes realizar si tu peluda transita un pseudoembarazo

Lo habitual es que la preñez psicológica de tu peluda desaparezca en tres semanas. Mientras tanto, otras medidas que puedes tomar ante una perrita que no está embarazada pero cree estarlo son:

  • Entretenerla con más juegos de los habituales
  • Procurar que se ejercite más
  • Evitar que estimule sus mamas con lamidos (para frenar la secreción de leche)
  • Quitarle los objetos que “adoptó” como cachorros
  • Tener mucha paciencia e incrementar los mimos para que recobre su estabilidad emocional

Considera esterilizar a tu mascota

Debes tener muy en cuenta que este desequilibrio hormonal en las perras tiende a repetirse. Lo produce la progesterona, que las “prepara” para la maternidad.

Por eso también desencadena la producción de prolactina, que provoca el desarrollo de las mamas, la generación de leche y el comportamiento maternal.

Entonces, te aconsejamos que consideres seriamente la opción de esterilizar a tu peluda. Además, de esta manera impedirás que quede preñada y el posterior problema de encontrarle una hogar a los cachorros.

Pero también evitarás algunos inconvenientes de salud, como el desarrollo de tumores mamarios o infecciones en el útero.