Pastor Belga

El Pastor Belga, también conocido como perro ovejero, es el nombre con el cual se conoce a un grupo de canes pastores que comparten características morfológicas, anatómicas y de comportamiento. De hecho, el único elemento distintivo entre ellos es el color y el tipo de manto, por lo tanto, se los incorpora a todos dentro de la misma raza.

Los Pastores Belga se caracterizan por ser perros muy inteligentes, trabajadores y obedientes, por lo que son muy aptos para la vida en familia. También tienden a ser un poco territoriales y defienden con fiereza a los miembros de su entorno, por lo cual se les suele educar como perros guardianes.

Historia del Pastor Belga

Esta raza es el resultado de un intento por unificar la gran cantidad de perros que se usaban para el pastoreo en Bélgica y Alemania. Las razas que se usaron fueron los Laekenois, Malinois, Tervueren y Groenendael.

De la mezcla de todas estas hereda el Pastor Belga su gran inteligencia, especialmente útil para trabajos como el pastoreo. Son además perros muy dinámicos y ágiles, con mucha energía, por lo cual son aptos para las actividades que requieran desempeños físicos.

Características

El Pastor Belga es un perro muy elegante, de cuerpo esbelto, en especial entre el cuello y cráneo, por lo que se lo conoce como un aristócrata dentro de las razas de perros pastores. El tamaño del macho está entre los 61 y 68 cm, en la hembra oscila entre 56 y 62 cm. Los machos pesan entre 29 y 45 kg y las hembras en torno a 25 y 39 kg.

Sin embargo, no se les debe subestimar por su apariencia delicada, son perros muy válidos para el trabajo, con mucha fuerza y agilidad. Pastor belga en el bosque

Tiene una cola alargada, de patas delgadas, cuerpo atlético y orejas erectas y triangulares, similares a las del Border Collie. Tiene la apariencia de un Pastor Alemán, solo que su pelaje es distinto y es menos robusto.

A través de su manto se pueden diferenciar las cuatro vertientes que dan origen a esta raza:

  • Groenendael: Manto negro, grueso y áspero.
  • Tervueren: Manto similar al del Groenendael, pero con tonos aleonados, aunque puede tener algunas manchas o parches negros.
  • Laekenois: Manto corto de tono pardo, rizado en algunas zonas.
  • Malinois: Manto corto, denso y lacio.

Adiestramiento

El adiestramiento de esta clase de pastores es sencillo debido a que son muy inteligentes. Sin embargo, siempre es más recomendable empezar el adiestramiento de un perro desde que es cachorro.

Algo a lo que deberás prestar especial atención es a la socialización, pues dado que es un perro muy territorial puede derivar en una personalidad agresiva si no se le expone al contacto con otros animales y personas.

En general necesita espacios amplios para correr, aunque con el ejercicio adecuado puede adaptarse bien a la vida en casa. De no mantenerlo ocupado o cansado puede ponerse nervioso o volverse destructivo a causa del aburrimiento.

Cuidados especiales

El pastor belga es, en términos generales, un perro sano, aunque puede llegar a presentar problemas de displasia, como muchos otros perros pastores. Igualmente se han reportado un número importante de casos de epilepsia en esta raza, por lo cual se debe tener cuidado con ella.

Pastor belga sentado

Los problemas más frecuentes con esta raza están relacionados con la dermatitis, pues el pelo suele enredarse o ensuciarse, creando ambientes propicios para que prosperen las bacterias. Por lo tanto, es importante cepillarlo, mínimo, dos veces por semana.

Carácter

El pastor belga es un perro gentil con su amo, aunque desconfiado con los desconocidos. Puede llegar a ser muy amoroso si se lo trata con cariño pero, en general, son independientes y no exigen mucha atención.

Son muy buenos con los niños, con quienes se muestran pacientes y vigilantes. Igualmente cuidarán del hogar, aunque no son perros ladradores, por lo tanto, no tendrás inconvenientes a menos que te despierte en uno de sus recorridos nocturnos.

En general, se muestran como perros tranquilos y muy leales a su amo.

Categorías: Perros Etiquetas:
Te puede gustar