6 pasos para bañar un gato persa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 6 julio, 2021
Aunque el gato persa suele ser un animal muy aseado, bañarlo ayudará a evitar que contraiga enfermedades o virus que podrían afectarlo, o incluso, a las personas que conviven con él.

Los persas, conocidos por ser gatos amistosos que aman las siestas y el descanso, pueden llegar a estresarse o espantarse a la hora del baño si no se les trata con el mayor de los cuidados. Por lo tanto, acá te presentamos 6 pasos para bañar un gato persa, entendiendo que cada detalle cuenta si deseas que tu felino se sienta cómodo en este importante proceso de limpieza.

Es fundamental que dispongas de un lugar tranquilo y sin vientos muy fríos para que el gato persa se sienta en un entorno agradable y pueda ser aseado sin complicaciones. Si tienes un felino de esta raza, a continuación sabrás cómo bañarlo sin problemas. Sigue los pasos que te mostramos.

1. Un pelo bien cepillado

Para empezar, es importante tener en cuenta que estos felinos son una raza que se caracteriza por tener pelo largo y abundante, así que el primer paso para bañar un gato persa es darle un buen cepillado a su pelaje. Solo así te asegurarás de que no presente ningún nudo.

De lo contrario, luego de mojarlo y secarlo será mucho más complicado desenredar su pelaje y, además, se correría el riesgo de irritar o lastimar al gato. Tirar de su pelo nunca es una buena opción, pues el félido se llevará una mala experiencia y el tutor aumentará las probabilidades de ser atacado por su mascota.

Los cuidados del gato persa chinchilla son muchos.

2. Acostumbra al gato al agua

Si tu gato persa es cachorro, puede que se adapte con mayor facilidad a ser bañado, mientras que a un adulto podría costarle un poco más. Sin embargo, independientemente de la edad, debes lograr que este felino de hocico corto no se espante a la hora de tocar el agua y continúe teniendo el comportamiento tranquilo y amistoso que lo destaca.

Para lograrlo, es necesario que el félido se haya acondicionado previamente al agua y sus usos. Si sigues los siguientes pasos, seguro que le pierde el miedo desde pequeño:

  1. Coloca al animal en su futura bañera de forma asidua, a ser posible todos los días. No eches agua, pero deja que se acostumbre al entorno y juega con él. Dicho de otro modo, usa el refuerzo positivo.
  2. Poco a poco, introduce un paño con agua tibia en la ecuación. No mojes al gato del todo ni lo hagas todo los días, pero deja que se acostumbre al acto del aseo de forma esporádica.
  3. Si todo va bien tras el periodo de habituación, puedes colocar un poco de agua tibia en el fondo de la bañera e ir mojando al animal poco a poco con una taza.
  4. No dejes de utilizar el refuerzo positivo en todo el proceso. Si el gato se porta bien, prémialo.

3. Cuidado con la temperatura

Otro paso fundamental para bañar un gato persa es utilizar agua tibia —ni muy fría, ni muy caliente—, para que el proceso se haga de una forma más cómoda y agradable. Una vez tengas el agua a temperatura ideal, podrás comenzar a mojar de a poco al felino.

Ten en cuenta que la temperatura corporal habitual de los gatos es de 38º a 39ºC. Es un par de grados más alta que la del ser humano.

4. Hora del champú

Cuando el gato persa esté bien mojado y se encuentre tranquilo, puedes aplicarle champú y masajear su pelo cuidadosamente sin que el producto vaya a caer en sus ojos o entrar en sus oídos. Del mismo modo, y tras haber retirado el producto, podrás echarle acondicionador o aplicar una segunda mano de champú si el felino está demasiado sucio y así lo requiere.

Ten en cuenta que los productos que apliques deben ser específicamente para gatos, y si es posible, ser especiales para mantener el cuidado del pelaje del gato persa, pues esta es una de las características más llamativas de esta raza. Si tienes cualquier duda sobre la marca adecuada, no dudes en consultar al veterinario.

5. Más agua

Luego de haber aplicado lo necesario para masajear y limpiar al gato persa, utiliza más agua tibia y remueve los productos sin que estos caigan sobre el rostro del felino, para evitar irritaciones o afectaciones innecesarias. Recuerda mojarlo sin prisa con el fin de no espantarlo, pero también asegúrate de hacerlo hasta que no queden residuos de champú en su cuerpo.

6. ¡A secar y cepillar!

Puedes utilizar dos toallas limpias para secar al gato. Con la primera, retira los excesos de agua. Por otro lado, usa la segunda para abrigarlo y masajearlo bien hasta que quede totalmente seco.

Además, recuerda que el persa tiene un pelaje que requiere cuidados especiales. Por eso, tendrás que volver a cepillar al felino una vez haya culminado su baño. Asegúrate de usar un peine adecuado para desenredar nuevamente el pelo del gato persa sin que este sea maltratado.

Según el estudio de investigación Los gatos usan papilas huecas para absorber la saliva en el pelaje publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, los gatos domésticos pueden pasar hasta el 24 % de su tiempo despiertos acicalando su abrigo de piel. El aseo ayuda al gato a eliminar las molestas pulgas, los pelos sueltos y el exceso de calor.

Con estos datos, podemos asumir que estos felinos no son animales que deban ser bañados con frecuencia, pues la mayoría del tiempo están lamiendo su pelaje y aseándose ellos mismos. Hazlo solo cuando sea estrictamente necesario.

Un gato persa sobre un fondo blanco.

Para contribuir con la limpieza del gato persa, puedes bañarlo una vez al mes o una vez cada dos meses, poniendo en práctica los 6 pasos anteriormente presentados con el fin de prevenir que este amistoso felino adquiera enfermedades o complicaciones en su salud e higiene. Si lo haces bien, el baño puede ser hasta un momento divertido para tu mascota.

  • David L. Hu, Alexis C. Noel. (2018). Los gatos usan papilas huecas para absorber la saliva en el pelaje. Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencia
  • Grupo PM. (2011). Enciclopedia Felina
  • O’Neill, D. G., Romans, C., Brodbelt, D. C., Church, D. B., Černá, P., & Gunn-Moore, D. A. (2019). Persian cats under first opinion veterinary care in the UK: demography, mortality and disorders. Scientific reports, 9(1), 1-13.
  • Gagne, T. (2017). Persian Cats. Weigl Publishers.
  • Bertolini, F., Gandolfi, B., Kim, E. S., Haase, B., Lyons, L. A., & Rothschild, M. F. (2016). Evidence of selection signatures that shape the Persian cat breed. Mammalian Genome, 27(3-4), 144-155.