El gato Persa: conoce sus características

Inés · 26 mayo, 2015

¿Conoces al gato Persa? Aquí encontrarás todo lo que debes saber sobre este peculiar felino de pelo largo. El gato Persa es una raza que se caracteriza por su cara ancha y plana y su abundante pelaje en variados colores. Preferidos por la aristocracia y llamados por ello los gatos aristócratas, fueron introducidos en Italia desde Persia (hoy Irán), alrededor del año 1620, y a sus descendientes se les llamó de muchas maneras.

El gato Persa: características

gato persa 2

Este peculiar gato se caracteriza por ser de tamaño medio a grande, de cabeza redonda, maciza y de cráneo ancho. Tiene pómulos fuertes y prominentes, el hocico corto y el mentón fuerte. Los ojos son grandes, redondos y separados. La posicion de la nariz suele estar asimétrica y casi a la altura de los ojos. Su nariz no tiene profundidad y podría decirse que es chata.

Las orejas del gato Persa son pequeñas y redondeadas y aparecen en posición de “V” invertidas sobre cabeza. Las orejas tienen en las puntas algo de pelo, que nace de dentro hacia afuera. El cuerpo del gato Persa es musculoso y redondeado, muy armónico con su cabeza y, en general, con una estructura ósea robusta. El mejor tipo de cuerpo en esta raza es compacto y se le conoce como “Corby”, destacando por encima de las patas, que son pequeñas y gruesas.

Estos felinos tienen pelo abundante, espeso, largo y sedoso al tacto. Tienen una cola muy peluda y redondeada en el extremo. La cola no debe pasar en distancia por delante de la mitad de su cuerpo. En conclusión, podemos decir que los gatos Persas no destacan por ser estéticamente armónicos, sino que más bien macizos, redondeados y robustos.

La tonalidad del pelo de estos gatos puede ser muy variada. Hay gatos de un solo color (llamados sólidos), como negro, blanco, chocolate, rojizo y crema. También pueden ser de tonos variados, aunque los machos solo pueden tener un máximo de dos colores, mientras que las hembras pueden tener hasta tres.

También existen el llamado gato Persa Himalaya, que se distingue principalmente por su agilidad. Son gatos menos macizos, menos robustos, pero más ágiles. Tienen el hocico menos “achatado” y sus marcas “siamesas” son más llamativas. En general, se trata de un gato más estilizado.

El gato Persa: recomendaciones

gato persa negro

El gato Persa común tiende a mudar de pelo por temporadas. Para mantener la calidad del pelaje es muy importante cepillarlos cada tres días, como recomendación.

Estamos hablando de felinos muy familiares, a los que les encanta estar con los niños. Podría decirse que, en efecto, son gatos falderos. Los baños regulares son recomendables y no olvidemos que existen técnicas especiales para eliminar el exceso de grasa en el pelo, así como la limpieza correcta de oídos y rostro. Para ello, no dejes de consultar a un especialista.

El carácter de estos gatos es muy tranquilo. Por algo se les conoce como “tigres del sofá”, pues les encanta descansar, echar siestas y que no los pertuben demasiado. Eso sí, no confundamos tranquilidad con facilidad. Estos peculiares felinos requieren de mucha dedicación por parte de sus dueños.

La crías del gato Persa son de especial cuidado. Su período de gestación es de aproximadamente 64 días y la camada de gatitos siempre será poco numerosa, de dos o tres. Al igual que las demás crías, se independizan de la madre a los tres meses.

El Persa es un gato muy presumido por naturaleza. A pesar de ello, son de carácter tranquilo y cariñoso. Congenia con los humanos y con otros animales por su nobleza y por su temperamento apacible. De los gatos, es el menos salvaje y presumido de todos.