Paladar hendido en perros: causas y tratamiento

En los perros, el momento más riesgoso en lo que a la formación del paladar se refiere es durante el desarrollo embrionario, entre los 25 y 28 días de gestación.
Paladar hendido en perros: causas y tratamiento
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez el 22 junio, 2021.

Última actualización: 22 junio, 2021

Al igual que cualquier ser vivo, los perros pueden sufrir males congénitos o hereditarios. Esto significa que existen enfermedades que se transmiten de padres a hijos, ocasionando síntomas que afectan seriamente a la calidad de vida del animal. Entre todas estas patologías, el paladar hendido en los perro sobresale por ser una malformación física que, en cachorros, puede llegar a ser letal.

En principio, este error en la formación de la cavidad oral-nasal no representa un peligro por si mismo. El problema recae en las dificultades que tiene el perro para alimentarse al manifestar los signos clínicos de esta condición heredable. Descubre con nosotros cuáles son las características de la enfermedad, sus síntomas y tratamientos disponibles.

Problemas en la región boca-nariz de los perros

Las patologías hereditarias más frecuentes en los perros son las que afectan la cavidad oral y sus anexos. Entre todas ellas, el labio leporino y el paladar hendido son las más habituales, además de que se encuentran relacionadas entre ellas —al tener el mismo origen durante la gestación—. En general, el problema se manifiesta entre la cuarta y duodécima semana de gestación del embrión.

Estas anomalías están presentes en cualquier raza, tanto en perros como en gatos. Sin embargo, afectan en mayor medida a aquellas que tienen un cráneo diferente al resto —también llamadas razas braquicéfalas—. Esto se debe a que la modificación de su cara, boca, nariz y conductos desemboca en una mayor susceptibilidad a este tipo de males congénitos.

Se cree que, aparte de su componente genético, este tipo de enfermedades también se ven propiciadas por factores ambientales y nutricionales. Por ejemplo, las deficiencias de minerales y de vitamina A en la dieta materna pueden impactar en el desarrollo y conformación de las estructuras del paladar en los cachorros.

El grado de estas patologías varía mucho entre pacientes. Dependiendo de su gravedad, los cachorros pueden tener afectaciones mínimas o graves en su calidad de vida. Desafortunadamente, la mayor parte de los afectados mueren o son sacrificados por los criadores.

El paladar hendido y otras condiciones ocasionan problemas en la succión de comida por parte del cachorro. Por ello, la tasa de supervivencia es muy baja.

Los pugs son un ejemplo de la endogamia en mascotas.

¿Qué es el paladar hendido en perros?

El paladar es la estructura que divide a la cavidad nasal y la bucal. Debido a que abarca gran parte de la boca, se distinguen al menos 2 secciones:

  • Paladar primario: constituido por el labio y el premaxilar (la punta de la mandíbula).
  • Paladar secundario: estructura que abarca el paladar duro y el blando.

Visto de otra forma, el paladar primario se restringe a la entrada de la boca, mientras que el secundario constituye la parte interna superior de la cavidad oral. Si ponemos estas estructuras en orden de afuera hacia adentro, la conformación es la siguiente: labio, premaxilar, paladar duro y paladar blando.

Con respecto a las últimas secciones, cabe destacar que el paladar duro esta conformado por huesos y tejido mucoso, mientras que el blando solo es la continuación de la estructura, pero sin contemplar el hueso. Es por ello que se hace la distinción de paladar duro (con hueso) y paladar blando (sin hueso).

Cuando hablamos de las afectaciones en la cavidad bucal, tenemos que distinguir entre la región que se ve afectada. Por esta razón, las malformaciones congénitas en el paladar se clasifican como paladar hendido primario o secundario. A continuación, te contamos las particularidades de cada cuadro.

Paladar hendido primario o labio leporino

El labio leporino se debe a la falla de unión en las membranas faciales, lo que produce una fusión incompleta del labio superior. Esto provoca una división en el labio —unilateral o bilateral— que deja una abertura y expone parte del premaxilar. Además, dependiendo el caso, la malformación puede llegar a afectar la nariz.

Las consecuencias de esta patología son leves en la mayoría de los casos. Apenas llega a ocasionar algunas infecciones orales o alteraciones dentales, aunque no en todos los afectados. Los casos más graves son producto de sumar el labio leporino a la palatosquisis o fisura del paladar hendido.

Paladar hendido secundario o palatosquisis

Se le denomina paladar hendido secundario o palatosquisis a la presencia de una abertura en medio del paladar. Esto deriva de un error durante el desarrollo embrionario, que evita la unión de las placas palatinas. En otras palabras, se trata de un “hoyo” a lo largo de la parte superior de la boca, que puede afectar al paladar duro, al blando o a ambos.

Síntomas de palatosquisis en perros

Los síntomas del paladar hendido en perros se centran en dificultades respiratorias y problemas al alimentarse. Esto es consecuencia directa de la comunicación adicional que existe entre la boca y la nariz, debido a la hendidura que existe. La malformación imposibilita realizar la succión y provoca filtración de líquidos a la cavidad nasal.

De manera general, se recomienda acudir con un medico veterinario al detectar cualquiera de los siguientes signos clínicos:

  • Descarga nasal: goteo nasal por exceso de liquido en la nariz.
  • Dificultad al lactar: problemas para alimentarse de la leche de la madre.
  • Regurgitación nasal de fluidos o comida: filtración a la cavidad nasal de alimentos o líquidos que se ingieren.
  • Retardo en el crecimiento: ocasionado por la dificultad al alimentarse.
  • Neumonía por aspiración: este tipo de neumonía es provocado por la filtración de líquidos o alimentos a las vías respiratorias. La presencia de materia foránea en las vías respiratorias promueve una infección en los pulmones.

La presencia de estos síntomas no asegura que el diagnostico sea paladar hendido. Sin embargo, pueden alertarnos para acudir con un medico veterinario y poder descartar otras enfermedades. Al final, solo el profesional esta capacitado para realizar la revisión física de la cavidad oral, confirmando o desechando el diagnostico.

Consecuencias del paladar hendido en perros

Las consecuencias de esta patología pueden provocar serías afectaciones a la calidad de vida del perro. Esto es consecuencia de la difícil ingesta de alimentos, ya que los animales pierden peso y retrasan su crecimiento. Además, aparecen en estos pacientes infecciones recurrentes en las vías respiratorias superiores, a causa de la filtración de comida y líquidos hacia la región nasal.

Es necesario poner atención a los síntomas, ya que en el mejor de los casos el perro sufrirá algún déficit nutricional. Sin embargo, en la mayoría de los cuadros los pacientes fallecen cuando aun son cachorros, debido a que les es imposible alimentarse.

Causas de la enfermedad

Esta enfermedad es de origen hereditario, pues sus signos clínicos se transmiten de los padres a los hijos. De todas formas, también se ha encontrado relación con factores ambientales, que pueden incluir desde la exposición de la madre a rayos X hasta problemas nutricionales durante el desarrollo.

Para que alguno de estos factores ocasione labio leporino, tendría que presentarse entre la cuarta y séptima semana de gestación. En cuanto al paladar hendido, el desencadenante debe aparecer entre la séptima y doceava semana.

Tratamiento del paladar hendido en perros

El tratamiento principal consiste en la operación quirúrgica, en la que el objetivo es reconstruir el piso nasal (paladar). A través de este procedimiento, los veterinarios cierran la hendidura y corrigen la deformidad, tanto el paladar blando como el duro. Tras la intervención, el tiempo de cicatrización y recuperación suele estar entorno a un mes.

Debido a este padecimiento puede ser letal en cachorros, se recomienda que el paciente tenga un mínimo de 8 a 12 semanas de edad para realizar la cirugía. Si el animal no puede alimentarse eficientemente, será necesario utilizar un tubo de gastrostomía o una prótesis para el paladar, con el fin de mantener su estado nutricional y evitar el retraso del crecimiento.

El pronostico de la cirugía suele ser bueno, siempre y cuando el paladar cicatrice correctamente. En caso contrario, pueden requerirse nuevas cirugías, lo cual alarga el tiempo de recuperación. Posterior a esto, también se recomienda realizar la castración. Al ser una condición hereditaria, se evita de este modo que la enfermedad prevalezca en generaciones futuras.

El pronóstico del paladar hendido en perros depende del abordaje utilizado para su tratamiento.

Un cirugía que busca el tratamiento del paladar hendido en perros.

Recuerda consultar al medico veterinario ante cualquier duda que te surja, ya que solo un profesional puede darte la información adecuada sobre tu caso en particular. Toma las precauciones necesarias y pon atención a tu mascota, y ante cualquier signo de alarma, acude con un profesional. Dale a tu perro la atención que se merece.

Te podría interesar...

Perros braquiocefálicos: ¿cuáles deben ser sus cuidados?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Perros braquiocefálicos: ¿cuáles deben ser sus cuidados?

Los perros braquiocefálicos deben tener cuidados especiales debido a los posibles problemas que desarrollan estas razas. Toma nota.



  • Sánchez, J. M. F., pedraja Marqués, M., & de la Morena Cabanillas, M. (2011). Tratamiento quirúrgico del paladar hendido secundario congénito en perro. Argos: Informativo Veterinario, (129), 32-34.
  • Rebeca, S. H. (1986). Asociación de agenesia de paladar, anotia y polidactilia en una familia de perros de la raza san bernardo.
  • Wijdeveld, M. G. M. M., Maltha, J. C., Grupping, E. M., De Jonge, J., & Kuijpers-Jagtman, A. M. (1991). A histological study of tissue response to simulated cleft palate surgery at different ages in beagle dogs. Archives of oral biology36(11), 837-843.
  • Wolf, Z. T., Brand, H. A., Shaffer, J. R., Leslie, E. J., Arzi, B., Willet, C. E., ... & Bannasch, D. L. (2015). Genome-wide association studies in dogs and humans identify ADAMTS20 as a risk variant for cleft lip and palate. PLoS Genet11(3), e1005059.
  • Martínez-Sanz, E., Casado-Gómez, I., Martín, C., López-Gordillo, Y., González, P., Rodríguez-Bobada, C., ... & Martínez-Álvarez, C. (2011). A new technique for feeding dogs with a congenital cleft palate for surgical research. Laboratory animals45(2), 70-80.
  • García Arnas, F., Llorens, M. P., Prandi Chevalier, D., San Román Ascaso, F., & Peña Giménez, M. (1991). Palatosquisis en la especie canina. Clínica veterinaria de pequeños animales11(1), 0046-53.
  • Sánchez, J. M. F., pedraja Marqués, M., & de la Morena Cabanillas, M. (2011). Tratamiento quirúrgico del paladar hendido secundario congénito en perro. Argos: Informativo Veterinario, (129), 32-34.