¿Cuál es la causa de la braquicefalia en los perros?

11 febrero, 2021
Este artículo fue redactado y avalado por el biólogo Francisco Morata Carramolino
Los humanos utilizan la selección artificial para alterar el mundo que les rodea. Esta es la causa de la braquicefalia en los perros, pero también del origen de otros muchos productos de utilidad humana.

Los humanos han alterado, mediante la selección artificial y el proceso de domesticación, la apariencia de muchos de los animales con los que comparten sus vidas. La braquicefalia en perros es un producto de esta cría selectiva.

Esto ha dado lugar a las razas actuales, creadas con motivos funcionales, como es el caso de los animales de trabajo y utilizados en la ganadería, o estéticos, como ocurre con muchas de las mascotas domésticas. Sin embargo, algunas de las transformaciones a las que se han sometido a los animales han tenido consecuencias negativas en su bienestar.

Un caso claro de ello es la braquicefalia que sufren varias razas de canes, así como otros animales. Si quieres informarte más sobre la causa de la braquicefalia en los perros, continúa leyendo.

¿Qué es la braquicefalia?

La braquicefalia es una modificación de las proporciones de la cabeza del can, de modo que la longitud del cráneo es menor que su anchura. Esto da lugar una cabeza redondeada o chata, con un hocico corto. Aunque normalmente se asocia con perros como el pug o el bulldog, también está presente en gatos, conejos o cerdos.

La braquicefalia está, además, asociada a múltiples problemas de salud, como complicaciones en la respiración, paladar hendido y labio leporino, un mayor riesgo de gliomas y otras muchas enfermedades más. Por ello, los perros braquicéfalos necesitan cuidados específicos.

Las razas braquicéfalas han existido durante gran parte de la historia de la humanidad. De hecho, se han encontrado restos de perros braquicéfalos provenientes de la época romana, durante la realización de estudios arqueológicos en las ruinas de Pompeya.

Un bulldog sentado.

La evolución modifica a los animales

La evolución es el cambio en las características heredables de una población durante generaciones. Cuando ocurre en la naturaleza, la evolución no persigue un objetivo final, ya que está mediada principalmente por la selección natural. Sin embargo, los humanos han dado con formas de controlarla para su beneficio.

La selección natural como motor evolutivo

La selección natural es clave al hablar de evolución. En las poblaciones de seres vivos, existe una variabilidad intrínseca. Dentro de un grupo de animales, casi siempre algunos tendrán características distintas a otros. Estas variaciones harán que algunos sean más capaces de sobrevivir en su medio que los demás.

Un mayor porcentaje de los animales con rasgos más apropiados al medio sobrevivirán. Por tanto, se reproducirán más que aquellos con «peores» características y producirán más descendencia. A medida que transcurren las generaciones, dichos rasgos ventajosos se irán haciendo más prevalentes. Esto es lo que se conoce como evolución por selección natural.

Selección artificial: evolución a voluntad

Contraria a la anterior está la evolución por selección artificial. Está controlada por los humanos y sí persigue un objetivo final. En lugar de seleccionarse las características que los hacen sobrevivir, los humanos eligen las cualidades de los animales que consideran más deseables.

Una vez seleccionados, se permite que se reproduzcan los animales con las características deseadas, lo que da lugar a descendencia con estas cualidades. El proceso se repite durante generaciones hasta que los criadores están satisfechos con el resultado: esta es precisamente la causa de la braquicefalia en los perros.

La selección artificial como causa de la braquicefalia

Originalmente, se seleccionaron canes con cráneos menos alargados para ser utilizados como perros de pelea. Estos perros tienen mordidas más fuertes, así que se dicho rasgo se seleccionó progresivamente y se fue exagerando con el paso de las generaciones, hasta llegar a la braquicefalia.

Dicho proceso ha continuado hasta nuestros días y la braquicefalia se ha ido acentuando, pero el motivo detrás de él ha ido cambiando con el paso de los años, hasta ser puramente estético. La cabeza redondeada de estos animales recuerda instintivamente a la de niños pequeños, por lo que resulta agradable o despierta ternura en algunas personas.

Además, con el avance de las técnicas veterinarias, se ha pasado de seleccionar y cruzar animales únicamente a utilizar técnicas como la inseminación artificial y la cesárea, que han permitido producir descendencia de razas que jamás hubiesen podido reproducirse ordinariamente, debido a sus limitaciones físicas.

Por desgracia, todo ello ha exagerado este rasgo hasta tal punto en que, actualmente, conlleva problemas graves para el bienestar de los animales. Las razas braquicéfalas tienen más enfermedades, peor calidad de vida y necesitan más intervenciones veterinarias que el resto.

Su estado es tal, que profesionales veterinarios han recomendado que se dejen de producir algunas de estas razas.

Un perro contento con huevos.

Aunque en este caso la selección artificial ha tenido consecuencias desafortunadas, también ha sido parte indispensable de la historia de los humanos y su entorno, ya que es responsable de la aparición de animales domésticos y de la la creación de muchos de los alimentos que consumimos hoy en día.

Bannasch, D., Young, A., Myers, J., Truvé, K., Dickinson, P., Gregg, J., ... & Pedersen, N. 2010. Localization of canine brachycephaly using an across breed mapping approach. PLOS ONE. 5: e9632. Zedda, M., Manca, P., Chisu, V., Gadau, S., Lepore, G., Genovese, A., & Farina, V. 2006. Ancient pompeian dogs–morphological and morphometric evidence for different canine populations. Anatomia, histologia, embryologia. 35: 319-324. Packer, R. M., O’Neill, D. G., Fletcher, F., & Farnworth, M. J. 2019. Great expectations, inconvenient truths, and the paradoxes of the dog-owner relationship for owners of brachycephalic dogs. PLOS ONE. 14: e0219918.