Nephrurus levis: cuidados en cautiverio

18 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez
Los Nephrurus son unos geckos territoriales y malhumorados, pero verlos cazar y desarrollarse a lo largo de los años es un proceso verdaderamente fascinante.

Más allá del gecko leopardo, existen múltiples reptiles exóticos de fácil mantenimiento que muchos terrariófilos no conocen. Este es el caso del género Nephrurus, cuyos ejemplares son más conocidos como Knob tailed geckos en el mercado estadounidense —no tienen un nombre común en español—.

Hoy te presentamos una especie en concreto, Nephrurus levis, que quizá sea la más extendida del género en el mercado de mascotas exóticas. Se trata de un animal de pequeño porte, pero con un ímpetu y arrojo inusitados. Si te ha llamado la atención este bello reptil, continúa leyendo.

Consideraciones iniciales

En primer lugar, es esencial destacar que Nephrurus es un género que engloba a 10 especies reconocidas a día de hoy. Entre las más comercializadas, encontramos las siguientes:

  • Nephrurus amyae: el más grande del género. Es fácilmente distinguible por su coloración terrosa y su cola minúscula.
  • Nephrurus wheeleri: de tamaño pequeño y con un mal genio inusitado, este reptil se caracteriza por sus bandas negras intercaladas en el cuerpo.
  • Nephrurus levis: de color más anaranjado oscuro y con patrones menos terrosos, esta especie se diferencia fácilmente del resto.

Todos estos geckos son endémicos de Australia, por lo que sus cuidados variarán muy poco. Sin muchos problemas te podemos decir que esta guía es aplicable para las tres especies descritas, pero consulta cualquier variación interespecífica o duda con un experto terrariófilo antes de hacerte con un ejemplar.

Ninguna de las especies listadas está incluida en el CITES —convenio para la protección de animales amenazados para la venta— ni sus poblaciones naturales están en claro declive. Por ello, no se requiere de un permiso especial para adquirir uno de estos geckos como mascota.

Aun así, hay que tener cuidado con el comercio de especies sustraídas de su ambiente natural. Todos los knob tailed geckos que hemos encontrado a la venta hasta ahora han sido criados en cautividad, pero esto no quita cierta necesidad de precaución. Exige los papeles pertinentes en lo que a cría en cautiverio se refiere antes de adquirir a tu mascota.

Un gecko sobre la arena

Cuidados de Nephrurus levis en cautiverio

Estas especies viven en distintos ambientes típicos del paisaje australiano, sobre todo en regiones áridas y semiáridas. Teniendo esto en mente, te presentamos los cuidados básicos de la especie Nephrurus levis, también aplicables a sus compañeros de género.

Terrario

El terrario no tiene por qué ser muy grande, ya que estos geckos deben vivir solos de forma obligada por su marcada territorialidad. Una instalación de 40x30x30 centímetros de ancho, alto y largo será más que suficiente para un ejemplar. Aun así, cuanto más espacio se le otorgue al reptil, mejor.

Se ha observado que estos animales crecen bien en instalaciones de plástico, pero desde aquí animamos a los tutores a que compren un terrario de cristal especialmente ideado para reptiles. Estos presentan sistemas de ventilación eficaces y, además, el animal lucirá mucho mejor en cualquier vitrina en este tipo de habitáculos.

En lo que al sustrato se refiere, deberá usarse arena compacta. Siempre recomendamos utilizar arena de calcio (CaCo3), pues el animal puede ingerirla accidentalmente y metabolizarla sin problemas. Esto evitará los temidos trastornos de impactación gastrointestinal que muchos reptiles desérticos sufren.

Por lo demás, el terrario deberá contar con dos refugios, uno en la zona caliente y otro en la zona fría. También se pueden colocar algunas piedras grandes o troncos huecos como enriquecimiento ambiental y un pequeño receptáculo con agua para que el reptil beba cuando lo requiera.

Requerimientos ambientales

A continuación, te presentamos de forma rápida las condiciones climáticas necesarias para mantener a esta especie sana y contenta. Vamos allá:

  • Temperatura: en el terrario debe existir un gradiente térmico. Para ello, se colocará una manta térmica por detrás del cristal y por debajo del terrario. El lado caliente siempre debe estar a unos 30-31 °C y el frío a un mínimo de 23 °C.
  • Humedad: estamos ante un animal desértico, por lo que una humedad alta en el terrario es un parámetro que se debe evitar. Con colocar un pequeño recipiente con agua para que el animal beba es más que suficiente, además de pulverizar la zona fría con agua un par de veces por semana.
  • Iluminación: esta especie no requiere de focos especiales, pero sí de un periodo de luz natural.

Alimentación

Los Nephrurus son exclusivamente insectívoros, por lo que su dieta se basará principalmente en grillos, cucarachas y gusanos. Un adulto come unas cuatro veces a la semana y al menos en una de estas sesiones se debe espolvorear a las presas con calcio y vitamina D3. Esto permitirá al animal crecer fuerte y sano.

Cabe destacar que estos geckos cazan únicamente mediante estímulos visuales, razón por la cual todas las presas presentadas deben estar vivas y mostrarse activas. Si el insecto no está en buena forma o no se mueve mucho, el animal perderá fácilmente el interés.

Un ejemplar de Nephrurus enfadado.

Como habrás podido observar, estamos ante una especie exótica fascinante con requerimientos bastante sencillos. Si mantienes las temperaturas relativamente altas y un punto caliente donde el animal pueda autorregularse térmicamente, podrás disfrutar de este simpático reptil por unos 10 años.

  • REVIEW OF NON-CITES REPTILES THAT ARE KNOWN OR LIKELY TO BE IN INTERNATIONAL TRADE, ec.europa.eu. Recogido a 17 de noviembre en https://ec.europa.eu/environment/cites/pdf/reports/non_cites_reptiles.pdf
  • Knob tailed gecko, reptilesmagazine.com. Recogido a 17 de noviembre en https://www.reptilesmagazine.com/knob-tailed-gecko-care-sheet/