El mudi: un pastor inconfundible

El resultado del cruce entre pastores húngaros y perros boyeros originó esta raza, inteligente, dispuesta a trabajar, ágil y fuerte; así como apegada a la familia y con alguna dote de perro guardián

El mudi parece un perro pastor belga despeinado, pero es una raza independiente proveniente de Hungría. A pesar de su tamaño, es capaz de pastorear a ganado de gran tamaño gracias a su inteligencia y agilidad.

Historia del mudi

Los orígenes del mudi se remontan hacia finales del siglo XVIII y principios del XIX. Los pastores húngaros se propusieron mezclar los perros boyeros que tenían con otros pastores del centro y del oeste de Europa para conseguir perros más eficientes en su trabajo.

Así, el pumi, raza que se caracteriza  por supelo rizado, y el komondor fueron cruzados con pastores de origen alemán. De estos perros extrajeron fortaleza, agilidad y las orejas erectas. El resultaldo fue el mudi, un perro pastor fuerte, ágil y dispuesto a trabajar.

Raza de perro mudi: historia

Desde entonces, cumple su trabajo en las montañas húngaras. Es una raza poco conocida fuera de esas fronteras, pero su inteligencia lo ha llevado a ser una especie muy hábil en deportes como el agility, que lo han llevado por todo el mundo.

Características del mudi

El cuerpo y las proporciones del mudi son las habituales en los perros pastores. Tiene un cuerpo de proporciones cuadradas, es decir, la altura de la cruz es la misma que la longitud del cuerpo, de la cruz a la cola.

La cabeza tiene forma de cuña y las orejas las lleva siempre erectas. Tiene el pecho poco profundo y la cola en reposo cae relajada entre las patas traseras, pero cuando está alerta puede erguirla por encima de la línea de la espalda. Algunos ejemplares nacen sin cola o con la cola muy corta.

El mudi es de tamaño mediano. Los machos son un poco más grandes que las hembras: alcanzan entre 43 y 45 centímetros de altura y entre 11 y 13 kilogramos de peso; las hembras miden entre 40 y 43 cenímetros hasta la cruz y pesan, idealmente, como mucho, 11 kilos.

Raza de perro mudi: características

La característica física más llamativa del mudi es su manto: tiene el pelo del cuerpo ondulado o semi rizado. El pelo de casi todo el cuerpo es semi largo, menos en la cabeza, que es corto; y en la cola, donde puede alcanzar los 10 centímetros de longitud.

El mudi puede ser de distintos colores, siempre de manera uniforme y sin manchas: negro, blanco, marrón, tonos grises, bayo y blue merle , la única variedad en la que se admiten manchas o franjas de diferentes colores.

Comportamiento del mudi

El mudi es una raza extremadamente inteligente. Esto se combina con sus ganas insaciables de trabajar, lo que lo hace un perro dispuesto a estar siempre explorando, investigando nuevos lugares o aprendiendo trucos nuevos.

Es necesario tener en cuenta que un perro tan inteligente y trabajador como este puede que necesite aprender técnicas nuevas constantemente; ya que de otra manera lo intentará por sí mismo y es probable que se convierta en mal comportamiento. La educación en positivo sacará todo lo mejor de esta excepcional raza.

Raza de perro mudi: comportamiento

Como muchos otros perros pastores, es apegado con su familia y ligeramente reticente con los extraños. Tiene carácter de perro guardián, aunque gracias a su inteligencia sabe distinguir a las personas amigables de su familia de los intrusos.

De esa característica extrae su fama de ladrador. No es un perro silencioso y alertará a su familia a ladridos de cualquier cosa extraña que perciba; puede que no pueda vivir en un edificio con vecinos por esta causa.

Es un perro activo, que disfruta de los largos paseos y de los juegos con otros canes, pero también es conformista: si hace mal día y no puede disfrutar del parque, prefiere quedarse en casa y dedicar el tiempo a estar con su familia humana o animal, que también le hará feliz.

Cuidados del mudi

Los cuidados del mudi se limitan al cepillado de su pelo. Debido a su largo, es fácil que se enrede y los nudos pueden provocarle desde malestar a dolor, e incluso enfermedades en la piel. Necesitará un cepillado de calidad diaria para retirar el pelo caído y deshacer los nudos.

Raza de perro mudi: cuidados

El mudi tiene la suerte de ser un perro sano, ya que no tiene enfermedades hereditarias a las que sea propenso. Sin embargo, es necesario seguir las pautas y recomendaciones del veterinario en cuanto a prevención y control de cualquier otra afección que pueda contraer.

No se debe en ningún caso descuidar el calendario de vacunación ni de desparasitación interna y externa. Si además es un perro que trabaja con el ganado en el monte, es necesario hacerle revisiones regulares en las almohadillas y en las orejas en busca de astillas o espigas clavadas, además de garrapatas u otros parásitos.

El mudi es un perro con una belleza exótica e indiscutible. En sus genes se ha mezclado la capacidad de trabajar de los perros boyeros del este de Europa con la inteligencia y agilidad de los pastores centroeuropeos. Esta mezcla ha creado un perro trabajador, cariñoso e inconfundible.

Te puede gustar