Mosca negra: ¿qué debes saber y cómo protegerte?

El género «Simulium» corresponde al grupo de moscas negras más importantes desde el punto de vista de salud humana y veterinaria. ¡Descubre cómo protegerte de ellas y algunos aspectos de su biología!
Mosca negra: ¿qué debes saber y cómo protegerte?
Georgelin Espinoza Medina

Escrito y verificado por la bióloga Georgelin Espinoza Medina.

Última actualización: 03 agosto, 2023

La mosca negra o jején es un insecto con adaptaciones para la vida acuática, debido a que su fase larvaria se desarrolla en el agua, mientras que el tiempo de adultez transcurre en tierra. Este espécimen es de importancia, debido al impacto que genera su picadura en el ser humano y otros animales. Esta es molesta, dolorosa y puede transmitir enfermedades.

Esta mosca pertenece al orden Diptera y la familia Simuliidae, en la que se incluyen alrededor de 43 géneros y 2387 especies. En este artículo te compartimos una descripción completa de las características y el ciclo de vida de este insecto, al igual que todo lo que debes saber sobre su picadura y cómo protegerte de él.

Características de la mosca negra

Los jejenes se caracterizan por su pequeño tamaño, ya que apenas llegan a medir de 2 a 5 milímetros de longitud. Además de sus pocas dimensiones, presentan un cuerpo con tonalidades oscuras, por ello, su nombre vulgar es mosca negra. Este insecto es fácil de distinguir por su morfología:

  • cuerpo robusto;
  • cabeza semiesférica, dotada de ojos compuestos (sin ocelos) y antenas cortas;
  • tórax con una pequeña curvatura característica de este grupo y un abdomen cilíndrico;
  • alas grandes con venación sencilla;
  • patas cortas y fuertes.

Su distribución es cosmopolita y poseen una alimentación a base de jugos vegetales azucarados. Sin embargo, las hembras de la mayoría de las especies necesitan ingerir sangre para el proceso de maduración de sus huevos, como ocurre, de igual manera, en el caso de los mosquitos.

Por ello, solo las hembras son hematófagas.

Suelen agruparse en enjambres, en especial, a las horas del amanecer o el atardecer. Asimismo, pueden desplazarse a ciertas distancias en búsqueda de sus hospedadores (por lo general, aves y mamíferos).



Ciclo de vida de Simuliidae

Pupas de S. erythrocephalum, bajo hojas de planta acuática.
La mosca negra se cría a las orillas de los ríos. En la imagen se observan pupas de Simulium erythrocephalum, bajo las hojas de una planta acuática. Crédito: Desinsectador.

La mosca negra es un insecto que atraviesa una metamorfosis completa, debido a que pasa por diferentes estadios para finalizar su desarrollo:

  1. huevo,
  2. larva,
  3. pupa,
  4. adulto o imago.
Por este tipo de ciclo vital se le conoce como insecto holometábolo.

El número de huevos que ponen estos animales en promedio es de 200 a 300, por ciclo reproductivo. Estos se colocan en pequeños grupos, en la superficie o debajo de las aguas lóticas o en movimiento, sobre la vegetación o lugares húmedos. Presentan una cubierta gelatinosa y pegajosa que les sirve para la adhesión.

Las larvas son alargadas y sedentarias. Se fijan a las rocas o a la vegetación para evitar que se las lleven las corrientes, esto gracias a que poseen una ventosa en región caudal. La pupa no se alimenta, es decir, que es áfaga.

Sigue su desarrollo en el agua, en un capullo particular, con forma cónica. Los adultos emergen dentro del agua, pero salen de manera rápida a la superficie para secarse e iniciar su vida aérea, a diferencia del resto de las fases que son acuáticas.

La duración completa del ciclo y de cada fase en particular varía en las diferentes especies y de acuerdo con las condiciones ambientales.

Picadura de la mosca negra

La mayoría de los miembros de la familia Simuliidae ameritan ingerir sangre para el desarrollo de sus huevos. Sus huéspedes abarcan aves y mamíferos, incluido al ser humano. Las mandíbulas de estos insectos rasgan la piel y producen una herida, con la finalidad de que la sangre fluya y la puedan succionar.

Durante este proceso, inoculan con su saliva diferentes sustancias, con las siguientes propiedades:

  • anestésicas,
  • analgésicas,
  • anticoagulantes,
  • vasodilatadoras.
De esta manera, no hay dolor ni coagulación sanguínea. No obstante, una vez pasado el efecto, hay dolor e inflamación local en la zona de la picadura.

Asimismo, puede ocurrir una reacción alérgica a la saliva del insecto y sus componentes. En ciertas ocasiones, estas respuestas tienden a presentar complicaciones, en especial, si los ataques son numerosos. La picadura suele dar origen a infecciones secundarias, si no se cura la zona de una manera apropiada.

¿Qué enfermedades produce la mosca negra?

Además de las molestias, el dolor y las reacciones alérgicas, los jejenes pueden funcionar como vectores y transmitir enfermedades, entre ellas, la oncocercosis. Esta afección genera lesiones cutáneas y oculares graves, que produce la filaria Onchocerca volvulus.

Las moscas negras también pueden transmitir otras enfermedades al ser humano, entre ellas la filariosis de Ozzard o mansonelosis, que produce el patógeno Mansonella ozzardi, en América. Asimismo, sirve de vector a los animales (ganado y aves) de organismos, como los siguientes:

  • nematodos,
  • protozoarios,
  • virus.

Situación en España

En España, existen un total de 53 especies de moscas negras citadas. Los primeros reportes datan de la década de los años noventa, en las provincias de Aragón y Gerona. Hoy en día, las regiones más afectadas son Cataluña, Aragón y Valencia.

No obstante, la expansión de estos insectos continúa. Para el año de 2016, se registran jejenes en Murcia. Aunque con un bajo riesgo a la salud, sí generan molestias y disminución de la calidad de vida de las personas.

La expansión de estos insectos ocurre gracias a su capacidad de vuelo, ya que pueden desplazarse a cientos de kilómetros de distancia. Además, de la modificación de las condiciones ambientales de los ríos y el incremento de la temperatura por el cambio climático.

La especie más importante en España es Simulium erythrocephalum, relacionada con un mayor reporte de picaduras. A pesar de que no transmiten la oncocercosis y otras filariosis en la región, son capaces de causar cuadros clínicos en personas sensibles y alérgicas. En particular, la fiebre de la mosca negra provoca los siguientes síntomas:

  • dolor de cabeza;
  • incremento de la temperatura corporal;
  • inflamación linfática;
  • debilidad;
  • depresión.


¿Cómo protegerte?

A diferencia de otros dípteros, como los mosquitos, los jejenes no suelen entrar en los edificios. Sin embargo, en casos de poblaciones abundantes o si vivimos en regiones que colindan con ríos o riachuelos, podemos optar por colocar telas mosquiteras en las puertas y ventanas de nuestro hogar.

Asimismo, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Zaragoza recomienda implementar algunas medidas para evitar las picaduras de los jejenes. Estas son las siguientes:

  • Utilizar ropa adecuada y cubrir por completo los brazos y piernas: se aconseja el uso de pantalones y camisas largas.
  • Emplear repelentes de insectos en la piel: siempre y cuando se sigan las indicaciones del fabricante. Tener en cuenta que estos productos no son recomendables para niños pequeños o menores a 2 años de edad.
  • Tratar de evitar salidas al aire libre en lugares con ríos u otros cursos de agua rápidas y vegetación abundante: en especial, a horas del amanecer o atardecer, cuando son más activos estos insectos.

En caso de picaduras, se debe lavar muy bien el área afectada con agua y jabón, para luego aplicar un antiséptico. No rascarse y tener presente que ante cualquier signo de alergia hay que consultar a un médico.

Seguir las recomendaciones

A pesar de su pequeño tamaño, la mosca negra es un insecto peligroso, pues es capaz de transmitir enfermedades que afectan al ser humano y a los animales, su picadura es dolorosa y hay la posibilidad de que las víctimas generen una respuesta alérgica.

Por ello, es mejor seguir las recomendaciones y evitar males mayores. En especial, si nos encontramos en regiones que presentan las condiciones favorables para el desarrollo de estos insectos.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.