Milpiés gigante africano: hábitat, características y curiosidades

Contrario a lo que se piensa, ninguna especie de miriápodo es capaz de presentar mil pies. De hecho, pierden de manera constante sus extremidades, lo que apenas los lleva a superar el centenar.
Milpiés gigante africano: hábitat, características y curiosidades
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 20 abril, 2022

El milpiés gigante africano es considerado el miriápodo más grande del mundo, pues su cuerpo alargado supera con facilidad el de otros tipos de milpiés. Es un animal terrestre que se suele arrastrar por el suelo gracias a su gran cantidad de patas. Además, no es peligroso ni agresivo, de manera que algunas personas lo consideran como una buena opción de mascota.

El nombre científico de la especie es Archispirostreptus gigas y pertenece al grupo de los miriápodos, en donde se encuentran todos los organismos denominados milpiés. Contrario a lo que parece, no forma parte de los insectos ni de los ciempiés, aunque ambos taxones se encuentran bastante emparentados. Sigue leyendo este espacio y descubre más sobre el milpiés gigante africano.

Hábitat y distribución

Como su nombre hace referencia, el milpiés gigante africano se distribuye en un área extensa del este de África. Se le puede encontrar desde Mozambique hasta Kenia, pero sobre todo en las zonas cercanas a la costa. Habita principalmente en ecosistemas arbóreos de gran humedad, pero también tienen la capacidad de resistir ambientes secos o áridos.

Milpiés gigante africano sobre una roca

Características físicas de la especie

El cuerpo del milpiés se caracteriza por presentar varias secciones con forma de anillo. Por lo común, alcanzan a tener más de 100 divisiones a lo largo de su vida, lo que le permite medir cerca de 24 centímetros de longitud. Además, cada uno de estos anillos presenta dos pares de patas. Esto significa que no poseen mil pies, sino poco más de 200 extremidades.

Gracias a la estructura de su cuerpo, el milpiés tiene una gran flexibilidad que le permite escalar por diferentes superficies sin problemas. Por esta misma razón, es posible llegar a confundirlo con un gusano gigante. Claro está, solo en apariencia, pues los miriápodos poseen un exoesqueleto endurecido y no una piel flácida como tienen los gusanos.

La coloración del milpiés gigante africano suele ser oscura, pero con los bordes de sus anillos rojizos. Sin embargo, debido a su gran distribución, también se puede presentar en otras tonalidades más claras y diferentes del patrón normal.

Milpiés gigante africano sobre una rama

Comportamiento

Los milpiés tienden a ser más activos durante la noche, pues es en este momento cuando pueden pasar desapercibidos ante sus depredadores. Aunque poseen una gran cantidad de patas, su movimiento es demasiado lento y no son capaces de escapar con facilidad. Por ello, en el día se vuelven presas fáciles para animales ágiles como las aves.

Alimentación

La dieta del milpiés gigante africano se basa principalmente en consumir restos vegetales en descomposición, como restos de hojas, vegetales, frutas y plantas. Gracias a ello, ayudan a reciclar los nutrientes del ecosistema. Sin embargo, la especie tiene ciertos comportamientos oportunistas, pues si encuentra los restos de un insecto es probable que se alimente de ellos.

Reproducción

El cortejo de este milpiés es bastante sencillo, pues solo alinean su cuerpo con el de la hembra y hacen vibrar sus patas como si fuera una invitación al apareamiento. En este punto, la posible pareja puede rechazar la petición o, por el contrario, aceptar y comenzar la transferencia del esperma.

Durante este proceso, ambos ejemplares se “abrazan” y se enredan entre sí. Gracias a ello, la hembra queda fertilizada y dentro de 3 o 4 semanas comenzará a colocar sus huevos, por lo que debe buscar rápido un nido para sus pequeños. Finalmente, la madre cuidará de sus pequeños hasta que eclosionen y cada uno pueda valerse por sí mismo.

Milpiés gigante africano apareándose

Milpiés como mascotas

Los milpiés no requieren muchos cuidados y su alimentación puede basarse en frutas y verduras. Por esta razón, algunas personas han optado por utilizarlos como mascotas. Sin embargo, ciertos países han puesto restricciones para su importación, pues se le considera una especie invasiva capaz de afectar seriamente los ecosistemas.

Si te interesa tener al milpiés gigante africano como mascota, primero verifica si necesitas un permiso legal en tu país. En caso de que ya lo tengas o de que no exista ninguna prohibición al respecto, deberás considerar los siguientes aspectos:

  • Terrario: debe contener vegetación, tierra y madera. No olvides ofrecerle relieves y desniveles que pueda escalar por su cuenta, además de algunas plataformas y cuevas. Las medidas mínimas para su hábitat deben de ser de 60 centímetros de largo, 40 de ancho y 40 de alto.
  • Temperatura: esta especie proviene de un clima cálido, por lo que la temperatura de su hogar no debe bajar de los 25 grados centígrados.
  • Humedad: de la misma forma, la humedad es un componente muy habitual en su hábitat natural, así que en cautiverio deberás mantenerla mínimo al 80 %.
  • Alimentación: es suficiente darle restos de vegetales, hojas, frutas y verduras.

Curiosidades del milpiés gigante africano

A pesar de poseer un cuerpo reducido y poco interesante a simple vista, existen varias curiosidades sobre el milpiés gigante africano. Algunas de ellas son las siguientes.

Mecanismo de defensa

A pesar de que no poseen un comportamiento complejo, los milpiés han desarrollado un mecanismo de defensa único. Este consiste en enrollarse sobre sí mismo para proteger su cabeza, de manera que si lastiman su cuerpo, aún es capaz de sobrevivir. Asimismo, en esta posición comienzan a segregar una sustancia irritante por todo su cuerpo.

El líquido que emana tiene el objetivo de disuadir a su agresor, por lo que no ocasiona daños notables. De hecho, si una persona entra en contacto con el irritante, solo tendrá ligeros síntomas de escozor e inflamación. Eso sí, los efectos son más agresivos en las zonas delicadas como el interior de la boca o los ojos.

Amigos de los ácaros

Los milpiés gigantes africanos tienen una relación muy estrecha con los ácaros, por lo que a veces llegan a vivir juntos. De hecho, los pequeños artrópodos suelen mantenerse sobre el cuerpo del miriápodo para limpiarlo. A cambio de este servicio, el milpiés lo protege y le ofrece transporte.

A pesar de tener una apariencia terrorífica y poco amigable, los milpiés gigantes africanos poseen un cuerpo bastante interesante. Aunque no son una especie adorable o tierna, no se puede negar su importante función en el ecosistema como recicladores de nutrientes.

Te podría interesar...
¿Son los milpiés venenosos?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Son los milpiés venenosos?

Los milpiés no son animales venenosos como tal, pero sí que pueden secretar compuestos pestilentes con cierta capacidad de irritación.



  • Šustr, V., Tajovský, K., Semanová, S., Chronakova, A., & Simek, M. (2013). The giant African millipede, Archispirostreptus gigas (Diplopoda: Spirostreptida), a model species for ecophysiological studies. Acta Soc Zool Bochem, 77, 145-158.
  • Farfan, M. A., & Klompen, H. (2012). Phoretic mite associates of millipedes (Diplopoda, Julidae) in the northern Atlantic region (North America, Europe). International Journal of Myriapodology (Pensoft Publishers), 7.
  • Mitchell, M., & Tully, T. N. (2008). Manual of exotic pet practice. Elsevier Health Sciences.
  • Salmane, I. N. E. T. A., & Telnov, D. (2007). Laelaptidae mites (Parasitiformes, Mesostigmata) of east African millipedes (Diplopoda). Latvijas entomologs, 44, 121.