Mastectomía en animales: usos y pronóstico

La mastectomía es una técnica quirúrgica por la cual se realiza la remoción completa o parcial de las glándulas mamarias. Está indicada en animales que desarrollan neoplasias o tumores en esta zona del cuerpo. Continúa leyendo estas líneas, y conoce más acerca de este tratamiento.
Mastectomía en animales: usos y pronóstico
Sebastian Ramirez Ocampo

Escrito y verificado por Médico veterinario y zootecnista Sebastian Ramirez Ocampo.

Última actualización: 02 julio, 2022

La mastectomía es una cirugía en la cual se practica la extracción total o parcial de las glándulas mamarias. Esta técnica quirúrgica se emplea principalmente en casos de tumores mamarios benignos y malignos. De igual manera, se utiliza en menor medida en enfermedades de origen infeccioso que afectan este órgano tan importante.

Los tumores mamarios son una de las enfermedades más comunes que desarrollan los animales de compañía, como los perros y los gatos. Afecta en mayor medida a las hembras, no obstante, en machos también pueden llegar a presentarse.

Las razas de perros más predispuestas a presentar esta enfermedad son los caniches, los salchichas y los spaniel. Entre los gatos, tienen una mayor predisposición los siameses y otras razas orientales de pelo corto.

Causas de los tumores mamarios

Los tumores mamarios están asociados principalmente a los desórdenes hormonales. Por tal motivo, estas neoplasias son más frecuentes en hembras no esterilizadas, o que no fueron intervenidas antes de los 2 años de edad.

De acuerdo a varias investigaciones, el riesgo de desarrollar tumores mamarios en perras o gatas que se esterilizaron antes del primer celo o antes de los 6 meses es del 0.5 %. Esta cifra aumenta hasta un 26 % si se realizó la esterilización después de los 2 años. En los gatos, particularmente, la esterilización a cualquier edad reduce el riesgo de aparición de tumores mamarios en un 60 %.

Los casos de tumores mamarios en hembras caninas corresponden en un 50 % a neoplasias malignas. Además, en gatas esta cifra asciende hasta un 90 %. Para ambos casos, las neoplasias de origen mamario son los tumores de mayor prevalencia o presentación.

Por otro lado, es importante resaltar que en hembras caninas el riesgo de mortalidad por tumores mamarios malignos es relativamente bajo si se realiza una mastectomía a tiempo. Sin embargo, en gatas por lo general se presentan neoplasias más agresivas, que se diseminan rápidamente por todo el organismo, colocando en riesgo la vida del animal.

Diagnóstico de los tumores mamarios

El diagnóstico de los tumores mamarios se puede realizar con el examen clínico. Durante esta evaluación, se pueden identificar bultos palpables bajo la piel del abdomen. De igual manera, en casos muy desarrollados, se pueden presentar ulceraciones de la piel en esta zona, secreciones de la glándula mamaria, dolor e inflamación de las mamas, pérdida de peso y debilidad.

Por otra parte, se podrá confirmar el diagnóstico mediante pruebas de laboratorio como análisis de sangre, ecografía abdominal, biopsias y aspirados para histopatología. El diagnóstico precoz eleva las probabilidades de un pronóstico y curación favorable.

mastectomía

El mejor tratamiento es la mastectomía

Teniendo en cuenta que los tratamientos médicos con quimioterapia no tienen muy buenos resultados en estos casos, el único manejo válido para las neoplasias mamarias sigue siendo el quirúrgico mediante la mastectomía.

Gracias a esta técnica se logran extirpar los tumores para evitar su diseminación hacia otros órganos. De igual forma, la ablación operatoria parcial o total permite mejorar la calidad de vida del paciente y modificar la progresión de la enfermedad y su cura.

Por otro lado, durante la cirugía se deberán extraer los ganglios linfáticos cercanos al sitio del tumor, con el objetivo de evitar la extensión del cáncer en el organismo. Entre otras cosas, de acuerdo a un estudio publicado en la revista científica Journal of the American Veterinary Medical Association, la práctica conjunta de la ovario histerectomía y la mastectomía, reduce considerablemente el riesgo de complicaciones postoperatorias. 

Preoperatorio de la mastectomía

Antes de realizar la cirugía, los pacientes deberán evaluarse mediante exámenes de laboratorio para conocer el estado en que se encuentran. De acuerdo a esto, se realizarán cuadros hemáticos y químicas sanguíneas para evaluar el comportamiento de los órganos internos y su respuesta frente a la anestesia durante la mastectomía.

Así mismo, se deberán practicar exámenes de radiografía torácica y ecografía abdominal, en búsqueda de posibles focos o diseminación del cáncer en otros órganos importantes.

Postoperatorio de la mastectomía

Para un correcto manejo postoperatorio, a los animales intervenidos se les deberá suministrar medicamentos analgésicos y antiinflamatorios como tramadol, gabapentina, morfina y AINES. También es indispensable la administración de antibióticos para evitar la infección de las heridas postquirúrgicas. De igual manera, se recomienda el uso de vendajes abdominales como sostén de la herida y para comprimir espacios muertos. Por otro lado, el uso de collar isabelino será necesario durante 10 días post cirugía.

Las posibles complicaciones que pueden presentarse luego de la mastectomía incluyen dolor e inflamación, infección, auto traumatismo, y edema de miembros posteriores. Según dos estudios publicados en la revista Acta Veterinaria Scandinava, los factores que más influyen en la presentación de complicaciones postoperatorias son la obesidad, el uso de mastectomía bilateral o completa y la falta de administración de antibióticos.

mastectomía

Pronóstico

En la mayoría de los casos, cuando se realiza un diagnóstico y una cirugía oportuna, los pacientes intervenidos suelen vivir durante varios años. El pronóstico de supervivencia varía según el tamaño de la masa tumoral al momento de la extirpación. Por ejemplo, si el tumor tiene un diámetro menor de 3 centímetros, la supervivencia es entre 3 a 6 años. Si, por el contrario, es de 5 centímetros, el 80 % de los pacientes presentan una recaída al cabo de un año.

Si el cuadro ha evolucionado en una metástasis generalizada, el pronóstico es pobre, con un 80 % de posibilidades de recurrencia en los primeros 6 meses y disminución de la expectativa de vida.

Finalmente, si se trata de un tumor benigno, se considerará la enfermedad controlada luego de la mastectomía. No obstante, se deberá realizar un seguimiento constante de nuestro animal de compañía mediante chequeos médicos. En caso de que se trate de un tumor maligno, se recomiendan hacer revisiones cada 3 meses durante 2 años.

Te podría interesar...
Piometra en perros: síntomas y tratamiento
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Piometra en perros: síntomas y tratamiento

La piometra en perros es una enfermedad que afecta a las hembras que han alcanzado su madurez sexual. ¿Quieres saber más?



  • Beaudu-Lange C, Larrat S, Lange E, Lecoq K, Nguyen F. Prevalence of Reproductive Disorders including Mammary Tumors and Associated Mortality in Female Dogs. 2021;8(9).
  • Horta RS, Figueiredo MS, Lavalle GE, Costa MP, Cunha RM, Araújo RB. Surgical stress and postoperative complications related to regional and radical mastectomy in dogs. Acta veterinaria Scandinavica. 2015;57(1):34.
  • Evans BJ, Holt DE, Stefanovski D, Sorenmo KU. Factors influencing complications following mastectomy procedures in dogs with mammary gland tumors: 140 cases (2009-2015). Journal of the American Veterinary Medical Association. 2021;258(3):295-302.
  • Spåre P, Ljungvall I, Ljungvall K, Bergström A. Evaluation of post-operative complications after mastectomy performed without perioperative antimicrobial prophylaxis in dogs. 2021;63(1):35.
  • Crociolli GC, Cassu RN, Barbero RC, Rocha TL, Gomes DR, Nicácio GM. Gabapentin as an adjuvant for postoperative pain management in dogs undergoing mastectomy. The Journal of veterinary medical science. 2015;77(8):1011-5.