Tratamientos de quimioterapia en perros

Francisco María García · 10 septiembre, 2018
Si bien pueden producir efectos secundarios (solo un 5% de los pacientes los experimentan), hay que señalar que el porcentaje de éxito de la quimioterapia se acerca al 80% de los casos

La quimioterapia en perros suele ser utilizada para tratar principalmente el linfosarcoma y el mastocitoma. El linfosarcoma es un tipo de neoplasia que afecta a los linfocitos y puede dañar al hígado y al bazo.

Por otra parte, el mastocitoma es un tipo de cáncer de piel que afecta a los mastocitos –células del tejido conjuntivo– y que puede extenderse a otros órganos. Es necesario el tratamiento en el menor tiempo posible.

En ambos casos, el efecto del tratamiento químico es notable, con cerca de un 80% de respuestas positivas. No obstante, la quimioterapia también puede ser empleada para tratar otros tipos de cáncer frecuentes en los perros. A continuación, exponemos los tipos de cáncer más comunes en los perros:

  • Cáncer de piel
  • Linfomas
  • Cáncer de mama
  • Tumores cancerosos (principalmente en la cabeza y en el cuello)
  • Cáncer de testículos
  • Cáncer de huesos

Quimioterapia natural para animales

¿Siempre que un perro es diagnosticado con cáncer necesita recibir quimioterapia?

No. La quimioterapia es uno de los tratamientos posibles para el cáncer en perros, pero su empleo debe ser evaluado por el veterinario, según la evolución del cáncer en el organismo y el estado de salud de cada perro. Por lo general, la quimioterapia es recomendada en los siguientes casos:

  • Cuando el tumor afecta a varios órganos o se expande por el cuerpo: cuando las células cancerosas se han esparcido por el cuerpo o afectan a varios órganos –el linfoma, por ejemplo– se vuelve imposible extraer el tumor a través de una cirugía.

En estos casos, la quimioterapia suele ser la mejor alternativa para intentar contener el avance y dar una mejor esperanza de vida al animal. No obstante, si el cáncer es avanzado, existe metástasis o el perro ya está muy debilitado, la quimioterapia suele ser desaconsejable.

  • Cuando la intervención quirúrgica no logra extraer completamente el tumor: en algunos casos, la cirugía de extracción es viable y eficaz, pero no consigue extraer el tumor en su totalidad.

En este supuesto, el médico veterinario puede emplear la quimioterapia después de la intervención quirúrgica para concluir la eliminación de las células cancerosas.

  • Si el tumor es demasiado grande para ser extirpado por una cirugía: si el veterinario detecta que el tamaño del tumor es muy grande para quitarlo en una intervención quirúrgica, la quimioterapia puede ser empleada para reducir su tamaño.

Dependiendo de la respuesta al tratamiento, el veterinario analizará la viabilidad de una cirugía posterior a la quimioterapia para extraer el tumor de tamaño reducido.

  • Después de extraer un tumor: aun cuando la cirugía es exitosa y se logra extirpar el tumor, el veterinario podrá recetar la quimioterapia para eliminar cualquiera de las células cancerígenas restantes. De esta manera, se previene el riesgo de que se vuelva a formar un nuevo tumor.

¿Cómo actúa la quimioterapia en perros?

Las células cancerosas tienen un crecimiento anómalo, que se multiplica mucho más rápidamente que las células normales. El objetivo de la quimioterapia consiste en frenar el crecimiento y eliminar dichas células; se emplean medicamentos específicos que detectan la actividad acelerada de las células malignas y las destruyen.

Quimioterapia en perros

En la práctica, la quimioterapia es más efectiva para tumores jóvenes o de pequeño tamaño, que presentan una intensa actividad de división celular.

Para un cáncer avanzado, las células cancerosas disminuyen su velocidad de reproducción y entran en ‘reposo’. En este caso, los medicamentos de la quimioterapia son incapaces de diferenciar las células malignas de las normales.

¿Existen efectos secundarios de la quimioterapia en perros?

Como ocurre en casi todos los tratamientos con fármacos, la quimioterapia también presenta algunos efectos secundarios. No obstante, se estima que solo un 5% de los pacientes experimenta dichas reacciones negativas después del tratamiento.

Entre los principales efectos secundarios de la quimioterapia en perros encontramos:

  • Problemas alimentarios y digestivos: falta de apetito, diarreas, nauseas y vómitos. Afortunadamente, existen muchos medicamentos y algunos suplementos naturales para evitar y aliviar estos trastornos.
  • Debilidad del sistema inmunológico: por la acción de la quimioterapia, algunos perros pueden sufrir una bajada en su sistema inmune. Ello los deja más vulnerable a desarrollar numerosas enfermedades, desde resfriados pasajeros hasta infecciones más complejas.
  • Caída de pelo: es raro que los perros pierdan pelos durante el tratamiento de quimioterapia. No obstante, algunos canes pueden sufrir pérdidas tópicas en su pelaje. En algunas ocasiones, los pelos pueden crecer con tonalidad y textura distintas en estas regiones.

Afortunadamente, el avance de la ciencia y de la medicina veterinaria permite mejorar notablemente los tratamientos de quimioterapia en perros. Gracias a ello, el pronóstico para un diagnóstico de cáncer es mucho más positivo que en el pasado.