¿Los animales tienen personalidad?

Eugenio Fernández · 24 octubre, 2018
Un estudio en el que participan cerca de 70 visones de un proyecto de conservación de un zoológico de Estonia demuestra que los animales tienen personalidad

Mucha gente se pregunta si los animales tienen personalidad y, aunque para aquellos que han compartido vida con su perro u otras mascotas no parece existir duda, lo cierto es que la ciencia ha intentado responder a esta pregunta en múltiples ocasiones.

¿Tienen los animales personalidad?

La personalidad de los animales podría definirse como la organización que cada animal tiene del conjunto de sus comportamientos, la cual es estable aunque adaptable, y aun así varía entre individuos.

Esto suena un tanto contradictorio. Sin embargo, aunque el comportamiento de un animal cambie, sigue siendo muy distinto al de otros animales y, por tanto, un animal puede tener una personalidad única pese a que su comportamiento cambie en diferentes situaciones.

La personalidad del visón europeo

Es decir, para estudiar si los animales tienen personalidad también habría que estudiar cómo estos animales cambian sus comportamientos. Y, por eso, un grupo de científicos ha realizado este estudio en casi 70 visones que participan en un proyecto de conservación en un zoológico de Estonia, por lo que muchos ejemplares de visón europeo son liberados en la naturaleza.

Estudiar si los animales tienen personalidad, y cómo de variable es esta, podría ser especialmente importante en especies como esta, en peligro de extinción, pues la personalidad de un animal podría influir en si se dispersa más o menos por su territorio, si se reproduce más o menos e incluso en su supervivencia.

La personalidad del visón europeo

Para estudiar si estos animales tienen personalidad, los investigadores querían comprobar si su carácter se veía influido por la época del año y por el contexto. Así, realizaron varios interesantes experimentos en época de cría y fuera de esta, además de usar una instalación conocida y otra nueva.

Los experimentos a los que se enfrentaron

Los investigadores realizaron cinco experimentos en los que introducían situaciones y objetos nuevos a estos mustélidos. En ellos, premiaban a los animales más atrevidos y rápidos en realizar estos comportamientos con más puntos, mientras que daban menos a aquellos que dudaban.

En los primeros dos experimentos se introducían dos juguetes de perro que los animales nunca habían visto en las instalaciones donde los visones habían vivido siempre. Se estudiaba cómo los animales interactuaban con estos objetos mediante olfateos y mordiscos, lo que permitía medir si estos eran más o menos atrevidos.

En el tercer experimento se introdujo un espejo en la instalación de los visones europeos, los cuales por lo general tendían a interaccionar con su reflejo en mayor o menor medida, como si de otro visón europeo se tratase. Por ello, se premiaba cuanto más interaccionaran estos animales con el espejo, por lo que se podía ver si eran más o menos sociales.

En el cuarto experimento, los animales eran transportados a una nueva instalación en su caja nido, la cual se abría para comprobar cuántas ganas tenían de explorar o incluso marcar con orina su nuevo territorio. Estos comportamientos permitían saber si el animal era más o menos explorador.

Visón

En el quinto experimento se introducía el espejo en esta nueva exploración para comprobar los mismos comportamientos que en el tercero. Curiosamente, la mayoría de visones en este experimento olfateaban la imagen o la miraban en lugar de atacarla.

Las conclusiones del experimento

Los investigadores decidieron determinar que estos animales tienen personalidad dividida en tres rasgos: atrevimiento, exploración y sociabilidad. Así, vieron animales menos atrevidos o más sociables a lo largo de los casi 7o animales que participaron en este estudio para determinar si los animales tienen personalidad.

Los investigadores comprobaron que las hembras, en general, eran menos atrevidas y exploraban menos, mientras que solo vieron diferencias entre ambos sexos en sus ganas de socializar al cambiar a la época de cría. Hay que recordar que los machos de visones europeos tienen territorios más largos y son más activos en la época de cría que las hembras debido a la biología de la especie.

El estudio también demostró que la edad y el sexo están relacionados con el hecho de que los animales sean más o menos sociables, probablemente debido a los patrones de dispersión de la especie. Uno de los resultados más interesantes fue que los machos son más atrevidos en la temporada de cría, mientras que las hembras lo son menos si comparamos su conducta fuera de esta época.

Otro de los datos que chocó a los investigadores fue el hecho de que el experimento del espejo cambió mucho en ambos contextos: mientras que en su instalación los visones tendían a explorar el espejo como un objeto nuevo, en las instalaciones desconocidas tendían a tratar a su reflejo como otro visón, con el cual intentaban interaccionar.

Esta clase de estudios nos recuerdan no solo que los animales tienen personalidad, también que esta es vital para devolver a animales criados en cautividad a su medio natural, algo que realizan muchos programas de conservación en el presente.

Haage, M., Bergvall, U. A., Maran, T., Kiik, K., & Angerbjörn, A. (2013). Situation and context impacts the expression of personality: the influence of breeding season and test context. Behavioural processes100, 103-109.