Un zoo planea reintroducir felinos amenazados en Rusia

Eugenio 21 julio, 2018
Se trata de un zoológico escocés que pretende llevar a cabo un programa de conservación del felino más vulnerable, el leopardo de Amur, del que apenas quedan 100 ejemplares

Los zoológicos son centros que causan polémica. Para algunos son fundamentales para la conservación, mientras que para otros son motivo de sufrimiento para los animales que albergan.

Independientemente de lo que pensemos de los zoos, está claro que si existen deben tratar de salvar especies de la extinción. Por ello, es una gran noticia escuchar cómo un zoológico escocés quiere reintroducir felinos en grave peligro de extinción en su hábitat natural.

Reintroducir felinos amenazados: el leopardo de Amur

El felino más amenazado del mundo no es el lince ibérico: es el leopardo de Amur. Mientras que existen más de 500 linces ibéricos, el leopardo de Amur apenas llega a los 100 ejemplares.

Es por ello que el nacimiento en cautividad de una nueva cría en uno de los zoológicos de Escocia es llamativo, pero se convierte en algo prometedor cuando el centro asegura que ha elaborado un plan para reintroducir a este cachorro en la naturaleza.

El leopardo de amur es un leopardo similar a los que vemos en África, pero con un pelaje más espeso y un peso mayor. Su bonito pelaje lo ha hecho una de las especies más afectadas por la caza, al igual que otros felinos como el lince europeo.

Leopardo de Amur en peligro de extinción

Reintroducir felinos amenazados: ¿cómo reintroduce animales un zoo?

Normalmente, los zoológicos crían a los animales en los recintos donde los turistas pueden verlos. Sin embargo, las instalación de estos leopardos de Amur no será muy rentable, ya que los visitantes no podrán verla.

La instalación, que permitirá reintroducir felinos como estos, ha sido aislada del contacto humano para que este animal no se acostumbre a la presencia de hombres, por lo que podrá ser liberado en Rusia.

Una alianza entre la sociedad zoológica escocesa y londinense, junto a autoridades conservacionistas de Rusia, permitirá llevar a cabo este proyecto que planea reintroducir felinos de esta especie en la región de Vladivostok, en el noreste de Rusia.

Reintroducir felinos amenazados: un caso complicado

El propio zoológico actuará como centro de cría en estas instalaciones aisladas, las cuales han sido fabricadas durante el último año gracias a la gran inversión que ha realizado el centro junto a varias donaciones. Inicialmente, se confirmó el embarazo gracias al comportamiento de la madre, que se fue volviendo más esquiva a lo largo de los meses. 

Es importante señalar que los cuidadores y personal del zoológico apenas interfieren en la instalación para evitar que los animales se acostumbren al contacto humano, por lo que solo se ha confirmado un nacimiento, si bien podría ser una camada mayor.

Leopardo de Amur: información

El cachorro únicamente será manejado cuando tenga tres meses, momento en el que se comprobará el estado de salud del animal y el sexo de este. Esperamos que este pequeño vuelva a correr los las colinas donde viven los últimos de su especie en la naturaleza.

Los zoos y la reintroducción de especies

Aunque reintroducir felinos de la especie que nos ocupa es algo pionero, y aunque la mayoría de zoológicos no realizan estas actividades directamente, sí es cierto que son algunas las especies que se han salvado gracias a estos centros.

Un ejemplo de ello es el tití león dorado, que comenzó a criarse en semilibertad en Estados Unidos para ser liberado en la selva. Otros casos son el bisonte europeo o el cóndor andino.

Sin embargo, estas especies no se hubieran podido salvar sin programas de conservación en la naturaleza: ambas herramientas han permitido devolver a estos animales salvajes a la naturaleza, así que esperemos que nadie intente hacerlos desaparecer de nuevo.

Desde la sociedad se espera que todos los zoos de nuestro planeta comiencen a realizar este tipo de labor de conservación activa, y los que no puedan hacerlo dediquen parte de sus beneficios económicos a colaborar. Por desgracia, aún hay muchos zoos en malas condiciones, por lo que de ellos no esperamos que colaboren con esta labor.

Te puede gustar