Qué son los animales endémicos

Estas especies solo se pueden encontrar en una región específica, salvo que se lleven a un zoológico o a un parque acuático; en las islas viven muchos de estos ejemplares debido al aislamiento del ecosistema, circunstancia que es especialmente llamativa en Magadascar, donde la gran mayoría son exclusivos del país

Quizás hayas oído o leído que “el lince ibérico es endémico de la península ibérica” o que “la tortuga galápagos es endémica de las islas Galápagos”… ¿Pero qué quiere decir específicamente que son animales endémicos? Responderemos a esta pregunta en el siguiente artículo.

Qué es un animal endémico

Por definición, un animal –o planta– endémico es aquel que vive solo en un sitio específico de forma salvaje. Esto significa que es nativo de una región y de ninguna otra en el mundo. Por lo cual, solo es posible hallarle en ese hábitat específico, a excepción, claro está, de que sea llevado a un zoológico, parque acuático o similar.

El endemismo puede basarse en varias escalas geográficas, ya que, por ejemplo, hay animales endémicos de la alta montaña, de un archipiélago, de un continente o de un lago.

Las islas son sitios con un endemismo muy elevado, debido a su aislamiento. Por este motivo, los animales que viven en Nueva Guinea, en Galápagos y Australia suelen ser naturales de ese lugar y de ningún otro.

Uno de los casos más interesantes es la isla de Madagascar, en la cual todos los anfibios, el 90% de los reptiles, el 55% de los mamíferos y el 50% de sus aves son endémicos… ¡Para conocerlos hay que viajar hasta allí!

Ejemplos de animales endémicos

Para comprender mejor el concepto de endemismo en los animales podemos basarnos en algunos ejemplos puntuales, como los que detallamos a continuación:

1. Iguana marina

Este reptil –foto que abre el artículo– vive únicamente en las islas Galápagos, sobre las costas rocosas del archipiélago y entre manglares y playas. Se alimenta de algas marinas, aunque solo los machos adultos saben nadar; los demás deben esperar a que baje la marea para comer.

Otra de las diferencias entre sexos (o dimorfismo sexual) es el tamaño de los ejemplares: los machos son el doble de grandes que las hembras. Lo que sí comparten son sus hábitos –se tumban al sol una gran parte del día, ya que tienen sangre fría– y su coloración negra para permitir una mayor absorción del calor.

2. Lince ibérico

Como su nombre indica, este mamífero carnívoro con cola corta y patas largas vive en la península ibérica. Sus orejas puntiagudas y sus pelos negros, con tres patrones diferentes que le ayudan a camuflarse, son las principales características físicas de este felino.

Lince

El lince ibérico se encuentra en peligro de extinción, y en la actualidad solo habita en Andalucía, en los parques naturales Sierra de Andújar, de Doñana y de la Sierra de Cardeña y Montero; prefiere los bosques y matorrales para poder cazar conejos, que componen el 90% de su dieta.

3. Lémur

Cuando pensamos en Madagascar, automáticamente se nos viene a la mente este primate de cola larga blanca y negra, y cara de aspecto curioso debido a sus grandes ojos y sus orejas elevadas.

Primate: el hábitat del lémur en Magadascar

El lémur es uno de los tantos animales endémicos de esta isla, tiene hábitos nocturnos y su sentido del olfato le permite encontrar alimento entre los árboles y pastizales, así como comunicarse con los demás miembros de su grupo.

4. Oso polar

Es el único depredador del Ártico, solo vive en zonas polares y heladas del hemisferio norte, y es considerado uno de los mamíferos terrestres –junto al oso Kodiak– más grandes del mundo.

Oso polar

El oso polar tiene patas muy bien desarrolladas para caminar entre placas de hielo y para poder nadar grandes distancias en busca de comida, principalmente focas bebé. Su pelaje blanco le permite camuflarse con el medio en que habita, y gracias a una gruesa capa de grasa puede soportar las bajas temperaturas invernales.

5. Kiwi

Este pequeño ave es una de las tantas especies endémicas de Nueva Zelanda. Se caracteriza por su pequeño tamaño y forma ‘circular’ y porque no cuenta con alas para poder volar. Igualmente, se ha adaptado muy bien a la vida terrestre, aunque es bastante tímido y solo sale de noche.

Kiwi: animal de Nueva Zelanda

Con su gran pico se alimenta de todo tipo de animales pequeños, sobre todo insectos y lombrices. Los machos se encargan de empollar los huevos durante diez semanas, luego de construir nidos subterráneos. Apenas las crías se desarrollan, salen de la ‘casa’ para alimentarse por sí mismas.

Te puede gustar