Leucemia aguda en perros: ¿cómo identificarla?

31 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Paloma de los Milagros
La variedad crónica tiene una menor tasa de mortalidad, y es que puede tardar años en desarrollarse por completo

La leucemia aguda en perros es un tipo de cáncer asociado al crecimiento anormal del número de glóbulos blancos en sangre. El desarrollo silencioso de la enfermedad hace que sea necesario conocer sus síntomas, pues la detección precoz es vital.

Este tipo de neoplasia maligna puede ser de varios tipos en función de la célula implicada. Así, mientras la leucemia mieloide es aquella donde la médula ósea produce una elevada cantidad de mieloblastos, la leucemia linfoide se produce cuando la médula ósea genera un número anormal de linfoblastos. Tanto los mieloblastos como los linfoblastos son células inmaduras de glóbulos blancos.

La leucemia aguda en perros es más agresiva que su versión crónica. Sin embargo, ambas se caracterizan por su severidad y son tratables, pero no permanentemente curables.

Síntomas de la leucemia aguda en perros

El origen de esta enfermedad reside en una mutación genética a nivel de la médula ósea, formadora de las células sanguíneas. La médula ósea de los perros afectados genera gran cantidad de glóbulos blancos inmaduros que invaden el flujo sanguíneo a pesar de ser ineficaces para el sistema inmunológico. De esta forma, estos animales son más propensos a contraer infecciones.

Además, el elevado número de blastos leucémicos alterará, a su vez, la producción de los glóbulos rojos, blancos y plaquetas normales, lo que causa trastornos adicionales.

Los síntomas de la leucemia aguda en perros son más fáciles de detectar que los de su variante crónica. Esta última puede tardar varios meses o años en desarrollarse por completo, de ahí la dificultad de su diagnóstico.

Inyección a un perro en el veterinario

Entre los signos más comunes de la leucemia mieloide y linfoide destacan: palidez de mucosas, letargo, pérdida de peso, fiebre y crecimiento de los ganglios linfáticos.

En términos específicos, la variedad mieloide puede desencadenar lesiones oculares, mientras que en la linfoide los animales serán más propensos a vómitos, diarreas, hemorragias subcutáneas o a la presencia de manchas púrpuras en las encías debido a la rotura capilar.

Tratamiento de la leucemia canina

El factor clave a la hora de abordar la leucemia aguda en perros es la detección precoz de la enfermedad. Una vez diagnosticada, el tratamiento irá orientado a restaurar los niveles de glóbulos blancos y reducir los síntomas. Estas medidas, por tanto, están enfocadas al control de la enfermedad, pues hasta ahora no existen alternativas que garanticen su curación.

El tratamiento estándar para remitir el crecimiento anómalo de glóbulos blancos es la quimioterapia. Además, dependiendo del estado del cáncer, podrán requerirse líquidos intravenosos, antibióticos y transfusiones de sangre en casos de anemia.

Perro enfermo en el veterinario

En el ámbito doméstico, el perro afectado por leucemia deberá permanecer aislado de otros animales, dada la poca eficacia de su respuesta inmunológica. Asimismo, es esencial mantener un entorno lo más aséptico posible, sobre todo a la hora de administrar los medicamentos pertinentes.

La leucemia aguda en perros tiene una tasa de mortalidad más elevada que la crónica. Esta variedad requiere una atención inmediata y una mayor rigurosidad a la hora de llevar a cabo los tratamientos. Algunos de los medicamentos más frecuentes son prednisona, clorambucilo y ciclofosfamida.

Apostar únicamente por suplementos, cambios alimentarios o medicinas alternativas puede propiciar el mayor desarrollo de la enfermedad. Sin embargo, aplicarlos de forma complementaria contribuirá a reforzar el sistema inmunológico del animal.

La leucemia canina es una de las enfermedades más destructivas junto con el resto de tumores malignos. Por ello, la observación de los síntomas prematuros para el diagnóstico y el cumplimiento estricto de los tratamientos pautados es clave a la hora de controlar su propagación.

 

  • Baron, A. P. (2017). Columbia. Leucemia Canina: Un enemigo silencioso que deberíamos conocer. Recuperado de https://www.columbia.edu.py/presencial/veterinaria/revista-cientifica/articulos-de-investigacion/898-leucemia-canina-un-enemigo-silencioso-que-deberiamos-conocer
  • Clark, M. (S.f). Dog Time. Leukemia In Dogs: Symptoms, Causes, And Treatments. Recuperado de https://dogtime.com/dog-health/53677-leukemia-dogs-symptoms-causes-treatments
  • PetMD. Leukemia (Acute) in Dogs. (S.f). Recuperado de https://www.petmd.com/dog/conditions/cancer/c_multi_acute_lymphoblastic_leukemia