Cómo dar medicamentos a las mascotas

Yamila · 26 febrero, 2018
En cualquier caso, no debemos desesperar porque el can lo notará en seguida; a partir de ahí, hay una serie de estrategias que se pueden adoptar para facilitar la ingesta de una pastilla, mientras que en el caso de poner gotas en los ojos puede ser necesaria la ayuda de una persona para sujetar al animal

Cuando nuestro perro o gato tiene alguna enfermedad o problema de salud, el veterinario le receta un tratamiento específico, ya sea en pastillas como en gotas. En cualquier caso, dar medicamentos a las mascotas no es una tarea sencilla. En este artículo te contaremos cómo lograrlo.

Tips para dar medicamentos a las mascotas

¿Te ha sucedido alguna vez que tu perro o gato tenía que tomar un remedio, pero fue imposible que se lo tragase? Es algo complicado ‘engañarle’ si la pastilla es muy grande o si las gotas tienen gusto amargo, pero con ciertas técnicas podemos dar medicamentos a las mascotas y salir victoriosos de la misión. Sigamos los siguientes pasos:

1. Tranquilízate

Este primer escalón es muy importante, ya que los animales tienen la capacidad  de leer nuestro lenguaje corporal y detectar nuestras emociones. Por ello, si estamos nerviosos o ansiosos, el animal lo notará enseguida.

Cuando tengas que darle un medicamento de cualquier tipo, te recomendamos que antes que nada te relajes y calmes. Actúa con delicadeza si, por ejemplo, tienes que abrirle la boca para colocarle una pastilla o levántarle el hocico despacio para que trague el medicamento.

Poner gotas a los ojos del perro

Si por el contrario le gritas, le abres las mandíbulas con fuerza o tus gestos son de enojo, el animal se sentirá en peligro y no responderá como tu esperas: cerrará la boca, se esconderá, gruñirá, etc.

2. Disimula con comida

En la mayoría de los casos, las pastillas para animales se pueden partir por la mitad o en cuartos; esto es estupendo, ya que es más sencillo esconder los pedazos entre la comida.

Puedes optar por armar una bola pequeña de queso e introducir el remedio, envolverlo en una rebanada de jamón, mezclarlo con el paté o colocar dentro de un trozo de carne. En cualquier caso, debe ser una porción pequeña que no requiera demasiada masticación y sea más fácil de tragar.

Dar medicina a un perro

3. Juega

Otra manera de dar medicamentos a las mascotas es convertir ese momento en algo divertido, como si fuese un juego. Antes de la administración de la medicina, te sugerimos que te tomes unos minutos para estar con tu perro o gato.

Si sigues con la idea de las bolas de comida con la pastilla en el interior, puedes hacer varias vacías y tirárselas para que las atrape. Entre tanto entretenimiento, el animal no se dará cuenta en cuál de ellas está escondido el remedio.

Recuerda que esta práctica puede ser llevada a cabo en diferentes momentos, no solo cuando el perro o gato deba tomar una medicación; de esta manera lo tomará como algo natural y te ‘seguirá la corriente’.

4. Aprovecha las características de tu mascota

Si tu perro es muy glotón o se desespera por la comida, puedes aprovechar este rasgo de su personalidad para darle el medicamento. Una técnica interesante es tener dos bolas de comida: una con la pastilla y otra sin ella.

Haz que se siente y enséñale ambas, luego dale la primera –con píldora– mientras le muestras que hay otra más esperando. ¡Devorará la que tiene en la boca para poder disfrutar de más comida!

5. Consulta medicamentos con sabores

Ya que en ocasiones es algo complicado dar medicamentos a las mascotas, los laboratorios fabrican desde hace un tiempo algunos remedios con sabores agradables para ellos.

Consulta con el veterinario si para el tratamiento que necesita tu perro o gato estas medicinas están disponibles. Será mucho más fácil mezclarle la medicación con la comida e incluso dársela en la boca sin que la escupa.

6. Pide ayuda

Para administrar un jarabe o remedio en gotas se debe colocar en una jeringuilla sin aguja, apoyar en uno de los laterales de la boca del animal, cerrarle las mandíbulas e inyectar el contenido. En el caso de los polvos es más sencillo: diluir con la comida o bebida.

Perro: jarabe y jeringuilla

Hay situaciones en las cuales se requiere la ayuda de alguien más –el veterinario o un familiar– para, por ejemplo, colocar gotas en los ojos o los oídos y aplicar cremas o pomadas.

La idea de contar con otra persona es para que mientras uno sostiene al animal, para que no se escape ni mueva, el otro le aplique el remedio. Recuerda que todos deben estar serenos para evitar problemas.