Peritonitis Infecciosa Felina: una enfermedad que puede causar la muerte de tu gato

Alba Muñiz · 5 abril, 2016

La peritonitis Infecciosa Felina (PIF) es una enfermedad grave y compleja que, más temprano o más tarde, provoca la muerte del animal afectado. Si bien se presenta con más frecuencia en colonias de gatos o en albergues y criaderos, pueden padecerla todos los mininos, sobre todo los más jóvenes, de entre 6 meses y dos años, o los que ya traspasaron una década de vida.

Peritonitis Infecciosa Felina: una enfermedad de difícil diagnóstico y sin cura

Distribuida por todo el mundo, la Peritonitis Infecciosa Felina está causada por un coronavirus muy relacionado con el Coronavirus Entérico Felino y parece atacar con mayor frecuencia a razas puras.

veterinario gato

El diagnóstico preciso de esta enfermedad suele ser difícil e incluso en muchas ocasiones se llega a confirmar con la autopsia del felino. Tampoco existe un tratamiento efectivo una vez que la PIF se manifiesta. Y si bien hay una vacuna, no se puede asegurar con certeza que resulte efectiva, al menos en todos los gatos.

Ante este panorama, no entres en pánico si te dicen que tu gato está infectado por Coronavirus Entérico Felino.  Este coronavirus se encuentra en muchos de estos animales y, en la mayoría, lo único que provoca es una diarrea leve.

Pero en contadas ocasiones el virus parece mutar y desencadena la Peritonitis Infecciosa Felina. Esto ocurre con alrededor del 1 por ciento de los gatos infectados con Coronavirus Entérico Felino.

De dífícil diagnóstico y hasta el momento incurable, la Peritonitis Infecciosa Felina parece estar causada por la mutación de un Coronavirus que solo provoca diarrea en los felinos.

Cómo se contagia el coronavirus

Un gato infectado con coronavirus, puede diseminar el virus a través de:

  • Las heces.
  • La orina.
  • Las secreciones oronasales.

Se estima que el contagio también es posible por medio de:

  • Comederos.
  • Camas de mascotas.
  • Transmisión de la madre hacia el feto.

Primeras señales de que un gato puede estar padeciendo PIF

Desde que se produce la infección pueden pasar desde dos semanas hasta años para que se presenten los primeros signos de que un gato padece Peritonitis Infecciosa Felina.

La enfermedad se presenta de tres formas clínicas:

  • Húmeda, efusiva o exudativa.
  • Seca, no efusiva, o no exudativa.
  • Intermedia (una combinación de las dos anteriores).

Las primeras señales de que un gato está padeciendo PIF son inespecíficas y pueden confundirse con otras afecciones. Por ejemplo:

  • Fiebre
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso
  • Letargo
  • Descarga nasal y ocular

Manifestación aguda de la PIF

En la llamada forma húmeda, que es la manifestación aguda de la PIF, a estos signos iniciales le siguen ascitis (acumulación de líquido seroso en la cavidad peritoneal), adelgazamiento y anemia, durante un lapso de tiempo muy variable entre los individuos afectados.

A causa del almacenamiento de líquido, se produce una distensión no dolorosa y progresiva. También se puede presentar una exudación pericárdica y, ocasionalmente, signos oculares o nerviosos, aunque son bastante raros en casos de PIF húmeda.

Lamentablemente, la evolución de la enfermedad suele ser muy rápida, y el animal puede morir en días, semanas o meses.

Forma seca de la Peritonitis Infecciosa Felina

Cuando la enfermedad se manifiesta en forma seca, aunque no exista exceso de fluido ascítico, pueden verse afectados,  por ejemplo:

  • El tracto uveal.
  • Los riñones.
  • El  hígado.
  • El sistema nervioso central.

Además, el pelaje se ve como estropeado y muchos gatos presentan ictericia (un color amarillento en ojos, nariz y encías).

En casos de PIF no efusiva, la enfermedad puede progresar y remitir a lo largo de varios meses. Pero, invariablemente, termina con la muerte del felino.

Posibles causas de la mutación del Coronavirus

cama gato

Si bien no se puede establecer qué factores determinan que el virus mute, se puede afirmar que este hecho tiene mucha relación con el sistema inmune del minino, si tenemos en cuenta que la mayor cantidad de casos se da en animales jóvenes y mayores, pero también es los que presentan algún tipo de inmunodeficiencia.

Se señala también que la mutación puede ser provocada por una respuesta inmune inadecuada a la infección por Coronavirus Entérico Felino. Y tampoco hay que descartar una predisposición genética, o la  exposición del animal a períodos de estrés por diversos motivos.

Así que no desesperes. Cuida a tu gato y quiérelo mucho, que esta fórmula suele dar buenos resultados.