La vicuña: el símbolo patrio peruano

31 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Silvia Conde
Conoce a la vicuña, el familiar más pequeño de los camellos que vive a más de 3000 metros de altura

La vicuña es un animal símbolo nacional de Perú. Es en este país donde se encuentran las poblaciones principales de vicuña, en la Cordillera de los Andes, a una altura de más de 3000 metros.

Las vicuñas son mamíferos camélidos, familiares de los camellos y dromedarios. Existen dos subespecies de vicuña: la vicuña del norte o peruana o la vicuña austral o del sur. La alpaca deriva de esta especie y la llama.

Cabe señalar que las vicuñas comparten las grandes áreas esteparias con camélidos domésticos como la llama y la alpaca.

¿Cómo es una vicuña?

Las vicuñas son los animales más pequeños de su familia, y es que pesan en torno a los 50 kilogramos y miden unos 80 centímetros de alto. Su cuello es largo y la cabeza pequeña, mientras que los ojos son grandes y las orejas son puntiagudas; tiene una hendidura en el centro del labio superior.

Además, su pelaje es muy apreciado; el pelo del pecho es más largo, fino y sedoso, y le sirve de abrigo cuando bajan las temperaturas. La lana de la vicuña es una de las más caras del mundo.

Vicugna vicugna

El cuello, lomo y los lados son de color arena; el vientre y el interior de las patas son de color blanco. Las extremidades son largas y el tercio anterior del cuerpo es más bajo que el posterior.

¿De qué se alimenta la vicuña a más de 3000 metros?

La vicuña se alimenta del pasto de las altiplanicies andinas, sobre todo de aquel que está cerca de superficies de agua. Le gustan las gramíneas, herbáceas, líquenes y algunas plantas suculentas.

Comportamiento de la vicuña

Las vicuñas viven en rebaños. Generalmente, un macho es el líder que guía a las hembras de su grupo. Cada manada habita un territorio de unas 40 hectáreas defendidas por el ejemplar masculino. Por su parte, los machos jóvenes viajan en grupo esperando a convertirse en el macho alfa de un harén.

Camélidos sudamericanos

Estos machos delimitan su territorio mediante heces y son los únicos que pueden aparearse con las hembras del rebaño. La época reproductora tiene lugar entre marzo y abril, la gestación dura unos 11 meses y, normalmente, las hembras paren una sola cría, a veces dos, que permanecen con su madre hasta los 18 meses.

Estado de conservación

Actualmente, las poblaciones de vicuña están creciendo. Aunque han pasado por épocas en las que peligraban sus poblaciones, las medidas de reintroducción y concienciación han surtido efecto.

Tras cientos de años de matanzas sistemáticas para exportar a Europa su codiciada lana, la especie llegó a mediados del siglo pasado a un punto crítico, con menos de 10 000 animales en todo el altiplano.

Un convenio internacional en 1969 dio inició a un trabajo de estricta conservación con el que aún están comprometidos Perú, Bolivia, Argentina y Chile.

Desde entonces, las vicuñas se han recuperado. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) estima que la población total es de 350 000 vicuñas y que está en aumento. No obstante, aún existen leyes para proteger a esta especie de la caza furtiva.

El primer artículo de este convenio declaraba que los beneficios de la venta de lana de vicuña sería destinada solo a producción local, y esta es una de las razones por la cual la vicuña se ha convertido en el símbolo de Perú.

Antiguamente, el pelo de vicuña vestía a la realeza inca y hoy solo unos pocos pueden obtener este apreciado pelaje. Y es que el kilo de lana de vicuña puede llegar a costar 500 dólares estadounidenses.

Cada año, para obtener la lana participan muchos lugareños que cercan una zona y atrapan a las vicuñas para esquilarlas y devolverlas a la naturaleza. La técnica de captura data de la época prehispánica y se denomina chaku; se ha adaptado actualmente para asegurar el bienestar animal.

Por último, hay que señalar que los depredadores principales de la vicuña son los zorros, pumas y las jaurías de perros asilvestrados. Por su parte, el cóndor se alimenta de los restos de vicuña que dejan estos depredadores.

  • Baldo, J.L., Arzamendia, Y., Vilá, B. L. 2013. La vicuña : Manual para su conservación y uso sustentable .- 1a ed. - Ciudad Autónoma de Buenos Aires: CONICET - Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas , 78 p. ISBN 978-950-692-104-0.

  • La lana más cara del mundo y el secreto de su éxito.