La urraca: características, comportamiento y curiosidades

Francisco María García · 26 noviembre, 2018
Se trata de una de las aves que más curiosidad y supersticiones despierta. ¿Quieres conocer todo sobre la urraca?

La urraca es una de las aves más inteligentes que se pueden conocer. Habitan entre Europa, Asia, Norteamérica y África y se adaptan sin mayores dificultades a cualquier ecosistema.

Estos pájaros pueden instalarse en campos, ciudades o tierras cultivadas. También sobre setos, árboles, bosquecillos campestres, parques o jardines o en áreas de vegetación escasa o abundante.

Su nombre científico es Pica pica. También se les llama picaraza, picaza, pega o marica. Durante mucho tiempo se vieron amenazadas, ya que estaban tipificadas como dañinas para los cultivos.

El número de estas aves ha crecido en los últimos años, sobre todo gracias a su enorme habilidad para sobrevivir frente al crecimiento desbordado de las concentraciones humanas.

Características generales

Uno de los rasgos característicos de esta especie es su plumaje blanco y negro, acompañado de pinceladas azules, púrpuras o verdes sobre las alas.

Su tamaño varía entre los 40 y 51 centímetros, de los cuales aproximadamente la mitad pertenecen a la cola. Su envergadura oscila entre 50 y 62 centímetros, con un peso que se ubica en torno a los 200 gramos.

De ojos diminutos y pico largo, recto y bastante fuerte, la urraca es de comportamiento nervioso, y emite rápido señales de alerta ante cualquier eventualidad. Su canto no es de los más agraciados dentro del reino animal, siendo frecuentemente descrito como una especie de pitido de alarma. Su promedio de vida es de 15 años.

Esta curiosa ave está sumamente extendida en toda Europa, siendo el ave más común dentro del territorio español. Observarlas en libertad es relativamente fácil, ya que no suelen volar por encima de los 1500 metros.

De naturaleza omnívora, incluyen en su menú un variado número de alimentos. También comen aves más pequeñas, huevos, frutos, caracoles, roedores, reptiles pequeños e insectos como las arañas. Durante el invierno pueden volverse carroñeras y buscar alimento entre la basura.

Urraca volando.

Período reproductivo

La urraca es del tipo de ave que forma parejas de por vida. Los nidos los construyen en las ramas más gruesas de los árboles, mayoritariamente en las copas; aunque en ocasiones también seleccionan matorrales de no más de un metro de altura. Tampoco es extraño que se instalen en edificaciones urbanas.

La época de apareamiento de la urraca es durante la primavera, por lo que en marzo empiezan a armar su nido; construcciones que se caracterizan por su forma esférica de entrada lateral; la pared más profunda es de barro, con un espesor de aproximadamente cuatro centímetros. Protegen la parte superior con una cúpula de ramas.

Las urracas anidan una sola vez al año, con puestas de entre cuatro y siete huevos de color verdoso, empollados exclusivamente por la hembra.

La incubación de la urraca les lleva de 17 a 20 días, periodo en la que la pareja mantiene un comportamiento discreto y silencioso. Una vez fuera de la cáscara, los polluelos son alimentados por los padres durante un mes, hasta que aprenden a volar.

Comportamiento de la urraca

Astuta, este es uno de los adjetivos más utilizados para definir a esta especie. Mantienen una comunicación efectiva, lo que les permite actuar de forma sincronizada para defenderse del ataque de aves de mayor tamaño. También son capaces coordinarse para expulsar a depredadores terrestres.

Si se topan con el cadáver de un animal grande, emiten graznidos estrepitosos con el objeto de atraer la atención de buitres y cuervos. Y es que para poder alimentarse del ‘botín’ encontrado, necesitan de estas otras aves para romper las pieles antes de poder comer.

Destaca la forma en que las urracas toman previsiones y almacenan los excedentes de comida. Para tales fines se valen de lugares insospechados para otras especies, por lo que sus reservas rara vez se ven amenazadas.

Urraca común: características

Curiosidades

Normalmente las urracas tienen una peculiar predilección por los objetos brillantes. Tanto que se han encontrado joyas de gran valor en sus nidos, lo mismo que latas o espejos. La urraca, al igual que primates, elefantes y delfines, es capaz de reconocer su propio reflejo.

Otra habilidad de esta especie es que identifican y separan a las personas entre ‘conocidos’ y ‘extraños’. En ocasiones, pueden llegar a asumir a algunos humanos como miembros de su bandada; llegando a extremos de defenderlos a costa de su propia vida.

Si se les enseña desde pichones, llegan a imitar la voz humana con la misma destreza que los loros. Después de los gatos negros y los cuervos, es de los animales que más supersticiones despierta dentro de la cultura popular.