La incontinencia en los gatos

Francisco María García · 1 marzo, 2018
Esta enfermedad es bastante corriente en estos animales, sobre todo cuando llegan a determinada edad; existen numerosas causas que lo pueden provocar, si bien con algo de paciencia y el tratamiento adecuado –incluso operarlo– se puede revertir esta desagradable situación

Estas mascotas ocupan los primeros lugares en el ranking de los más limpios; los gatos se preocupan extremadamente por su aseo y son muy aplicados. La incontinencia en los gatos es un reflejo de que tienen algún problema de salud. Un malestar emocional o físico provoca pérdidas involuntarias de orina.

Cuando se detecta que el felino ha realizado cambios en su micción es necesario visitar a un veterinario. No valen los reproches o castigos, ya que es una situación que no pueden controlar; en realidad, seguramente también el propio felino se siente molesto e incómodo cuando se moja.

La incontinencia en los gatos es la imposibilidad de controlar los esfínteres. Si bien es más común en las gatas mayores, la pueden sufrir todos los mininos. Hay que detectar las causas de la enfermedad para realizar un tratamiento adecuado.

Enfermedades de gatos mayores

Causas de la incontinencia en los gatos

  • Los felinos mayores suelen comenzar a perder orina porque sus tejidos se ven debilitados por la edad.
  • Malformación congénita. Si existen deformaciones en su vejiga o uretra, es posible que no tengan el total control de sus esfínteres. En estos casos comienza a manifestarse la enfermedad en sus primeros meses de vida.
  • Infección urinaria. Tienen necesidad de ir a su caja de deshechos todo el tiempo y no sale nada; después ocurre que ya no llegan a tiempo.
  • Esterilización. Este proceso suprime una serie de hormonas en el animal. La ausencia de éstas puede provocar la incontinencia en gatos.
  • El sobrepeso también tiene una influencia negativa.
  • Leucemia felina. Tienden a no controlar su uretra sobre todo mientras están dormidos.
  • Cáncer felino. La presión que ejercen ciertos tumores en su organismo provoca incontinencia.
  • Cálculos. Las piedras pequeñas que se forman con los minerales obstruyen la uretra; también producen una inflamación de vejiga. La salida de orina se ve tapada parcialmente y comienza a gotear.
  • Traumatismo de pelvis, caderas o columna. Los golpes sufridos en algún accidente felino pueden afectar al control de la orina.
  • Trastornos emocionales. Los cambios de ambiente por una mudanza o un nuevo integrante a la familia también los afecta. Si se detecta que el problema es emocional, se le debe dar más atención y tiempo. De igual modo si la incontinencia persiste, hay que buscar ayudar profesional.

Qué deben hacer sus amos frente a la incontinencia

La mascota está atravesando una etapa que puede ser más o menos fácil de superar. Lo principal es que su dueño no lo regañe ante la pérdida de orina; su frustración podría empeorar la situación.

Lo que necesitan es mucha paciencia, amor y acompañamiento como cualquier enfermo; sentir que se preocupan por ellos y que podrán revertir la situación. Colocar más cajas con piedras higiénicas distribuidas en la casa es una buena manera de comenzar.

Enfermedades urinarias en gatos: prevención

Las pérdidas de orina le provocan al gato irritaciones en la piel; es necesario prevenir estas situaciones, e incrementar las revisiones. Cada vez que lo encontremos mojado con su propia orina hay que lavarlo y secarlo.

Dando por hecho el apoyo afectivo, se debe visitar al veterinario para lograr un diagnóstico. Detectar la verdadera causa de la incontinencia en gatos permite recetar el tratamiento adecuado.

Tratamientos para la incontinencia en gatos

El tratamiento está directamente relacionado a la causa que da lugar al problema. En la mayoría de los casos se obtienen buenos resultados; pero lo importante es no dejar pasar demasiado tiempo antes de pedir ayuda.

  • Complementos hormonales. Suelen aplicarse cuando el felino ha pasado por una castración.
  • Antibióticos. Una toma regular de medicamentos elimina las infecciones urinarias, y también puede controlar otras enfermedades que causan la incontinencia.
  • Catéter. En los casos más graves se coloca un catéter permanente para que evacúe su orina.
  • Cirugías. Estas son necesarias para realizar correcciones de algunas deformaciones en vejiga o uretra. De igual modo, cuando existen cálculos que no desaparecen con tratamientos previos.
  • Dieta alimenticia. Para los gatos con exceso de peso se recomienda una dieta baja en grasas. Es difícil cambiar sus hábitos alimenticios, pero lo ayudará a tener una vida más saludable e higiénica.
  • Inyecciones de colágeno. Una nueva terapia aplica varias inyecciones de colágeno al mismo tiempo para fortalecer los músculos que controlan la uretra.

No existen medidas preventivas para la incontinencia en los gatos; simplemente se trata de estar atentos a su salud. Ante un síntoma inusual, hay que armarse de paciencia y recurrir a un profesional.