La fauna de Guinea

Yamila · 26 mayo, 2018
Las especies que viven en esta parte del planeta se ubican mayormente en un ecosistema selvático, en el que imperan tanto las cálidas temperaturas como la alta humedad

Ubicada al norte de Australia, la segunda isla más grande del mundo –detrás de Groenlandia– alberga una gran cantidad de vida natural y salvaje. En este artículo te contaremos sobre la fauna de Guinea. ¡No te la pierdas!

Fauna de Guinea: ¿qué animales viven en esta isla?

Guinea es una isla de Oceanía que está dividida en dos partes iguales (Papúa Nueva Guinea y Nueva Guinea Occidental). El principal ecosistema aquí es la selva, la tercera más extensa del mundo.

Con condiciones climáticas cálidas y muy húmedas, y una temperatura anual mayor a los 28°C y dos estaciones bien marcadas (seca y lluviosa) la fauna de Guinea que vive aquí lo hace en estado casi totalmente salvaje. Algunas especies que podemos encontrar son:

1. Petauro del azúcar

También se lo conoce como ‘falangero del azúcar’, y es un mamífero muy pequeño de hábitos nocturnos y costumbres arborícolas que le encantan los alimentos dulces o azucarados. Mide unos 18 centímetros de largo hasta la base de la cola, la cual es más larga que el propio cuerpo.

Un petauro del azúcar –foto que abre este artículo– es similar a una ardilla voladora; de color marrón para mimetizarse con los árboles, vientre blanco, cara blanca y negra, y ojos grandes y bien negros. Tras una gestación de poco más de dos semanas, las hembras pueden dar a luz hasta dos cachorros.

2. Equidna de hocico corto

Este mamífero monotrema, que forma parte de la fauna de Guinea, se alimenta de termitas y hormigas gracias a su alargado hocico y su ágil lengua. Dos de las características más destacadas de este animal es que, por un lado su cuerpo está cubierto de púas y, por el otro, que pone huevos como las aves o los reptiles.

Equidna: huevos

Puede medir unos 50 centímetros y pesar seis kilos. Ya que no se puede ver su cuello, parece que el cuerpo y la cabeza están fusionados. Sus ojos son pequeños, tiene uñas adaptadas para excavar junto a dos uñas retráctiles y espolones, que no son venenosos. Cuando advierte el peligro se enrosca sobre sí mismo, como un erizo, y forma un escudo con sus púas.

3. Casuario

Se trata de las aves más grandes de la isla –y está entre las de mayor tamaño del mundo– y de las cuales hay tres subespecies son autóctonas. Los casuarios pueden medir casi dos metros de altura y son bastante peligrosos: pueden herir mortalmente con sus patas y sus garras cortantes.

Fauna de Guinea: casuario

Tienen un plumaje oscuro, a excepción de la cabeza que es más clara y las patas que son rosadas. Además, los casuarios tienen una protuberancia ósea sobre el cráneo conocido como ‘saco’ y una carúncula en el pecho, principalmente rojo. Las hembras se aparean con varios machos y arman una nidada con cada uno; los padres se encargan de la incubación y, junto a la madre, protegen a los polluelos.

4. Sapo de caña

Dentro de los anfibios, este anuro ha sido introducido en la isla –es nativo de Sudamérica– y en la actualidad se le considera una de las especies exóticas más dañinas del mundo. Esto se debe, en parte a que se trata de un reproductor prolífico y, además, a que se alimenta de materia viva o muerta.

Sapo de caña: veneno

El sapo de caña tiene glándulas venenosas de gran tamaño y, al ser ingeridos (ya sea renacuajo o adulto), intoxica a la gran mayoría de los animales de la selva. Este anfibio de gran tamaño –alrededor de 15 centímetros– tiene piel marrón verdosa, con arrugas y ojos grandes y negros.

5. Cocodrilo de agua salada

No podíamos terminar una lista con la fauna de Guinea sin hablar de este reptil, el más grande del mundo, que habita en zonas pantanosas, ríos, estuarios y zonas cercanas de la costa de todo el sudeste asiático.

Cocodrilo de agua salada: características

El cocodrilo de agua salada es muy ágil en el agua: puede nadar a unos 43 km/h y avanzar cinco metros con un impulso de su cola. Es un carnívoro oportunista con la mordida más poderosa del reino animal, gracias a su mandíbula provista por 66 dientes.