Cocodrilos: el gran reptil

Laura Huelin 30 octubre, 2017

Los hemos visto en películas y en programas de televisión: los cocodrilos son animales misteriosos y peligrosos. Lo hemos visto también en las noticias, cuando desaparece alguna persona en zona de humedales y se les atribuye que se la han comido.

Pero, ¿qué son realmente estos animales? ¿Debemos tenerles miedo? Hoy te contamos todo sobre estos enormes reptiles:

Características de los cocodrilos

Los cocodrilos son una familia de reptiles que se calcula que aparecieron hace 55 millones de años. Es decir, son una de las familias de reptiles más grandes que extisten en la Tierra.

Dentro de su familia hay especies de que varían en tamaño y peso: el cocodrilo del Nilo, una de las especies más grandes, puede llegar a medir hasta 6 metros de largo y pesar casi 1000 kilogramos. Algunas especies pueden llegar a vivir 80 años.

 

Todos tienen un cuerpo plano y alargado con una larga cola que puede llegar a medir la mitad de todo su cuerpo. Muchos de ellos tienen crestas y protuberancias en la parte superior del cuerpo para protegerse de depredadores.

Pero la característica más destacable del cuerpo de los cocodrilos es su boca: es alargada y con muchos dientes. Sus mandíbulas tienen mucha fuerza y pueden quebrar huesos y desgarrar carne con facilidad.

Son animales carnívoros y se alimentan sobre todo de vertebrados como peces, pájaros y otros mamíferos que se acerquen a su hábitat. Sin embargo, si el alimento, escasea pueden alimentarse de moluscos y crustáceos.

Tienen un metabolismo lento, por lo que pueden cazar una presa grande y luego pasar días o semanas sin cazar ninguna más.

Cocodrilo en el cesped

Comportamiento

Los cocodrilos parecen lentos en tierra, pero rápidos bajo el agua. Suelen cazar escondiéndose en el agua, esperando pacientemente a que su presa esté al alcance para moverse rápidamente y atraparla. Se camuflan bajo el agua o con el barro, y si la presa está en un buen lugar para ellos, atacan sin avisar y con gran rapidez. Así derriban a animales más grandes que ellos para arrastrarlos bajo el agua y ahogarlos.

En cambio, salvo que se presente la oportunidad y puedan atrapar desde muy cerca una presa, en tierra no cazarán. Se mueven mucho mejor dentro del agua.

En tierra parecen animales de movimientos lentos y pesados, pero pueden llegar a correr ciertas distancias impulsándose con sus fortísimas patas traseras y ayudándose de su cola. Excepto cuando está cazando, pasan la mayor parte del tiempo inmóviles, tanto dentro del agua como en la orilla.

Como otros reptiles, suelen regular la tempratura de su cuerpo exponiéndose al sol o a la sombra. Cuando se ven varios cocodrilos en la orilla o encima de una roca al sol, están regulando la temperatura de su cuerpo.

Viven en grupos y mantienen una jerarquía social compleja, en la que destaca el papel de las madres cuando cuidan de las crías. Pueden organizarse para cazar en grupo si la presa que persiguen merece la pena.

Los cocodrilos pueden hacer muchos tipos de sonidos diferentes. Las crías chillan desde dentro del cascarón del huevo para avisar a su madre de que les ayude a salir al exterior. Los adultos suelen hacer ruidos relacionados con la época de reproducción, para encontrar una pareja con la que aparearse; o para defender su territorio.

Hábitat

Hay cocodrilos en muchos continentes de la Tierra, pero la mayor parte de ellos están en zonas tropicales; en África, Centroamérica y Asia.

El hábitat elegido por estos grandes reptiles son lugares húmedos con zonas de agua. Es decir, se pueden encontrar en las desembocaduras de ríos, pantanos, algunos lagos o incluso orillas costeras.

Depende de cada especie elegir agua dulce o salada: hay algunas de agua completamente dulce, pero hay otras que por la composición de su piel prefieren vivir en aguas con diferentes grados de salinidad.

Hay una especie de cocodrilo marino que vive en el océano, entre el sur de la India, Filipinas y el norte de Australia.

Además, necesitan grandes cantidades de sol para poder calentar su cuerpo. Lo toman durante varias horas cada día, por lo que no estarán presentes en zonas con mucha sombra o donde llueva habitualmente.

Algunas especies de cocodrilo en peligro de extinción actualmente únicamente viven en zoos o en instalaciones de recuperación de especies, con la esperanza de conseguir aumentar el número de ejemplares y pronto poder devolverlos a su hábitat natural. Estos serían, por ejemplo, el cocodrilo de Filipinas o el cocodrilo cubano, que están en grave riesgo de extinción.

Te puede gustar