La eclampsia en perros y gatos

Francisco María García · 27 noviembre, 2017

La eclampsia en perros y gatos es una descalcificación a consecuencia de la lactancia. Esta, generalmente, se presenta al mes del parto y es más común en perros hembra que en gatas. A continuación te contamos más acerca de este trastorno alimentario:

Las razones por las que se produce la eclampsia en perros y gatos tienen relación con el parto y la alimentación; y es más común en animales primerizos con grandes camadas.

También existen casos donde la hipocalcemia o eclampsia se presenta al final del embarazo, y durante el parto. Esto se debe, principalmente, a una alimentación insuficiente en el animal.

Aunque esta enfermedad se puede presentar en cualquier raza existe predisposición en perros pequeños, entre otras cosas porque la relación tamaño-camada supera las condiciones físicas del animal.

Síntomas de la eclampsia en perros y gatos

Los perros y gatos con hipocalcemia o eclampsia se muestran desorientados y débiles. Su comportamiento ante la camada puede ser deficiente y muestran una pérdida de peso considerable, así como una actitud nerviosa o de angustia. Además, se pueden presentar dificultades para respirar o jadeo constante.

Cachorros de shih tzu
Autor: Mike

Su cuerpo puede presentar movimientos erráticos; es el caso de espasmos y rigidez incluyendo las extremidades, rasgos que se pueden presentar en la cara. Entre los casos más graves hay presencia de diarrea, vómitos y convulsiones, además de arritmia y taquicardia.

Existen razas caninas más propensas a padecer esta enfermedad, como los Pinscher miniatura, el chihuahua, el caniche, los Shih-tzu y los Toy. Esto se debe a que suelen tener gran número de cachorros, que demandan más de sus capacidades físicas.

 Cómo ayudar a un animal con eclampsia

La eclampsia en perros y gatos puede ser mortal. Por eso, hay que tomarse en serio esta enfermedad y no hay que infravalorar sus síntomas, pues ante cualquiera de las señales o sospechas de hipocalcemia, se recomienda visitar al especialista inmediatamente. Será él quien asistirá al animal con el tratamiento indicado para estos casos.

Por lo general se utilizan medicamentos que estabilizan la descompensación de la perra o gata, que pueden ser anticonvulsionantes, relajantes musculares e hidratación. Por su parte, las soluciones o suplementos de calcio ayudan a recuperar el cuerpo de la descalcificación.

Lo habitual es que el perro o gato sea internado para recibir el tratamiento intravenoso, y de esta forma el procedimiento será mucho más cómodo y efectivo.

Cabe señlar que durante este período la madre no podrá amamantar y, consecuentemente, la camada se verá obligada a alimentarse con otras fórmulas nutricionales o leche artificial.

 Prevención de la eclampsia en perros y gatos

  • Como en toda enfermedad en animales, la observación es fundamental para identificar cualquier inconveniente.
  • Aunque los animales tienen mucho instinto, la asistencia a la hora del parto disminuye el riesgo de enfermedades. De la misma manera, es conveniente estar pendientes durante el período de postparto.
  • Los animales recién paridos deben recibir una buena alimentación, y hay que recordar que muchos de sus nutrientes son absorbidos por los cachorros durante la lactancia.
  • Una gata o perra lactante consume de dos a tres veces más de lo que come habitualmente, y también aumenta su ingesta de agua, lo que ayuda a la producción de leche. Una vez que se produce el destete, el animal vuelve a sus porciones de comida habituales.
  • Existen casos en los que los perros y gatos que han sufrido eclampsia repiten en otro parto. Para ellos la alimentación será fundamental como método preventivo.
  • Un error común consiste en el suministro de suplementos de calcio durante la gestación. En lugar de ayudar puede anticipar una hipocalcemia, ya que la paratiroides no estará activa para dosificar la cantidad de calcio recibido.
Gatitos con ojos azules

Recomendaciones en período de lactancia en perros y gatos

Existen tres enfermedades comunes asociadas al período de lactancia: la eclampsia, la mastitis y la insuficiencia o deficiencia de leche materna. En el caso de problemas con la producción de leche existen tratamientos herbales y homeopáticos que mejoran la situación.

Hay que incidir en que la mejor manera de prevenir cualquiera de ellas es asistir al animal durante el postparto, lo que implica observar y acompañar a tu mascota durante el período de lactancia.

Al igual que la eclampsia, la mastitis supone riesgo para la madre, pero también lo es para la camada. Y es que al considerarse una infección en la mama puede contaminar la leche y perjudicar a los cachorros.

Por ejemplo, el hinojo y la borraja ayudan a aumentar la cantidad de leche materna. Además, la borraja tiene propiedades antinflamatorias que mejoran la recuperación de la madre.