Historia de la domesticación de los animales

Eugenio Fernández · 24 septiembre, 2018
Ya sea para abastecerse de alimento, como mascotas o para la conquista armada de territorios, la domesticación de los animales ha tenido un papel clave en el devenir de la humanidad

La domesticación de los animales es un proceso que han sufrido múltiples especies, y que consiste en que los animales desarrollan cambios en su aspecto, fisiología y comportamiento, los cuales son heredables.

Aunque tradicionalmente se pensaba que dichos caracteres eran adquiridos únicamente a través de una selección artificial por el hombre, parece que en muchos de los procesos de domesticación de los animales se produjo una mera adaptación de la propia especie a compartir la vida con el ser humano.

¿Cuándo comenzó la domesticación de los animales?

La mayoría de domesticaciones tanto de animales como de plantas comienzan en el Neolítico, un periodo histórico que se inicia hace más de 10 000 años. En él, los cambios climáticos propiciaron que las poblaciones humanas comenzasen a ser sedentarias.

Domesticación de los animales en el Neolítico

Durante este período, el hombre necesitaba una fuente tanto de carne como de vegetales que no requiriese de continuos desplazamientos y que estuviera, en cierto sentido, garantizada.

El perro, la primera domesticación

Cuando se habla de la historia de la domesticación en los animales se suele hablar del perro al ser la primera de ellas. Probablemente, esta ocurriese incluso antes del Neolítico.

Domesticación del perro

Contrariamente al pensamiento popular de criar lobos, lo cierto es que la teoría más extendida actualmente es que los perros se autodomesticaron: los cánidos más mansos y más tolerantes con el hombre eran aquellos que podían vivir de sus desperdicios.

La domesticación del perro aún no está clara, y hace escasos años se pensaba que su origen había sido en Asia, para posteriormente declararse que había sido a la vez en Europa. El último de los trabajos parece evidenciar que la domesticación del perro ocurrió en Europa hace entre 20 000 y 40 000 años.

Ovejas y cabras

Los pequeños rumiantes constituyen otros de los más antiguos procesos de domesticación de los animales: ovejas y cabras no comparten origen, pero sí caminos evolutivos similares.

Esquilado de ovejas: consejos

Hace 10 500 años aproximadamente, en las actuales Irak e Irán comenzaban los procesos de domesticación de ovejas y cabras, que provendrían del muflón asiático (Ovis orientalis) y de la cabra salvaje (Capra aegagrus), respectivamente.

Así, la obtención de lana de la oveja parece remontarse a hace 8 000 años, aunque las primeras prendas datan de 2 000 años después. Se cree que esta es una de las razones por las que el ser humano colonizó terrenos más fríos.

Domesticación del caballo

Si una domesticación de los animales ha tenido gran impacto en la vida del hombre es la del caballo al convertirse en una auténtica arma de guerra que ha permitido la mayoría de conquistas del planeta.

Caballos famosos en la historia

Se cree que el origen de la domesticación del caballo se encuentra en la cultura botai, donde encontramos historias tan particulares como la de un veterinario de caballos de hace 3 000 años, los cuales también serían los primeros jinetes.

En el caso de los caballos pudiera ser que los procesos de domesticación fuesen independientes, pues se ha encontrado relación directa entre los caballos actuales de la península ibérica y los del Neolítico. El burro se habría domesticado en Egipto hace unos 5 000 años.

Domesticación del cerdo y la vaca

Hace 9 000 años el cerdo era domesticado tanto en Turquía como en el sureste asiático, y estos cerdos se propagarían por Europa. Un estudio reciente evidencia que estos cerdos domésticos dieron origen a otras razas por hibridación.

Las vacas se habrían domesticado hace unos 10 000 años en Oriente Medio y la India a partir de uros salvajes, que a día de hoy están extintos.

Decenas de domesticaciones

Aunque estas son algunas de las más conocidas, lo cierto es que hay decenas de ejemplos de la domesticación de los animales. Por ejemplo, los gatos fueron domesticados gracias a su control de plagas en la agricultura.

Mientras, en el Perú se domesticaba a la cobaya o en Tailandia al búfalo acuático. La domesticación de la llama, la gallina, la abeja o incluso el gusano de seda son también de especial importancia.

Algunas de las últimas domesticaciones son las del yak en el Tíbet, los patos en Siria, los camélidos o incluso la aparición de los pastores de renos en Siberia. ¿Quién sabe qué más animales puede domesticar el hombre?

Florian J. Alberto et al. “Convergent genomic signatures of domestication in sheep and goats” Nature Communications 6 de marzo de 2018