Guía para una buena cruza en gatos

Alba Muñiz 29 marzo, 2016

Si no eres un criador profesional pero quieres que tu minino o minina tengan descendencia, debes considerar distintos aspectos antes de embarcarte en el tema. Te contamos una serie de cuestiones a tener en cuenta para lograr una buena cruza en gatos.

Conoce la palabra clave al encarar el tema de la cruza en gatos

Responsabilidad es la palabra que debe primar cuando se elige tener una mascota. Y, a la hora de decidir que se convierta en madre o padre, debes ser aún más responsable para asegurar tanto el bienestar de tu animal de compañía como de su descendencia.

Por tal motivo, antes de programar el encuentro entre los futuros papás felinos, hay que procurar tener todo bajo control.

Te contamos los distintos aspectos que tienen que estar a punto antes de que se produzca la monta. Presta mucha atención.

La clave principal  para lograr una buena cruza en gatos está en la responsabilidad de los dueños de los mininos para que todo se desarrolle sin sobresaltos y sin dejar ningún cabo suelto.

Edad y peso de los animales a cruzar

gatos

Si bien las mininas suelen tener su primer celo alrededor de los 6 meses de edad, no deben quedar preñadas hasta que alcancen su total desarrollo físico.

No es recomendable cruzarlas antes de que cumplan el año y medio. Si se embarazan antes de ese tiempo, nunca alcanzarán su crecimiento normal. En cuanto al macho, también es recomendable esperar hasta los 18 meses.

El peso del felino debe ser el ideal para un ejemplar adulto de acuerdo a la raza y el sexo. Las gatas obesas o demasiado delgadas pueden llegar a tener inconvenientes tanto durante la gestación como en el parto y la cría. Los machos muy gordos, por su parte, suelen resultar menos fértiles.

Estado de salud de los mininos

Tanto la hembra como el macho deben haber hecho una previa visita al veterinario para controlar que su estado de salud sea óptimo. Así, debes cerciorarte de que los animalitos no presenten ninguna enfermedad infecciosa. Sobre todo:

  • Virus de inmunodeficiencia felina
  • Leucemia felina
  • Peritonitis infecciosa felina

Pero también el profesional debe descartar problemas genéticos como:

  • Displasia de cadera
  • Riñón poliquístico
  • Luxación rotuliana

Empatía de la futura pareja gatuna

Más allá del tamaño y la raza de los mininos, no dejes de tener en cuenta sus personalidades. Para lograr una buena cruza en gatos es también importante la empatía que haya entre ellos.

De esta manera es mucho más probable que la hembra no rechace al macho en el momento de la monta.

Además, seguramente el carácter de los padres será heredado por las crías. Así que presta atención también a este aspecto.

Es importante que consultes siempre al veterinario para que te aconseje en cada tema, de acuerdo a la raza y las características físicas y de personalidad de tu minino o minina.

El destino de las crías

Un tema fundamental antes de decidir que tu mascota se reproduzca en quién se va a hacer cargo de las crías.

Y aquí volvemos a cargar las tintas en el tema de la responsabilidad. El abandono o el sacrificio no son opciones válidas, claro está.

Así que, antes de que la gata quede preñada, debe estar decidido el buen destino de los gatitos. Por ejemplo:

  • Si se los reparten entre los “padres” humanos.
  • Si les buscan un buen hogar entre familiares o amigos.
  • Si los ofrecen en adopción a personas que se comprometan a cuidarlos bien.

Todo dispuesto para una cruza exitosa

Autor: Felipe Zamora
Autor: Felipe Zamora

Una vez considerados todos estos aspectos, solo resta esperar que la gata en cuestión entre en celo. Y seguro que ella misma se encargará de que se reconozca claramente el momento.

Lo ideal es que la monta ocurra en el hogar de la minina para que todo se desarrolle con más tranquilidad y comodidad para la hembra y la cruza tenga más posibilidades de ser exitosa.

Asegúrale a tu gata un buen embarazo y ten todo dispuesto para el momento del parto, de acuerdo a las indicaciones del veterinario.

Si todo resulta bien, 63 días más tarde nacerán las crías. Pero eso ya es tema para otro artículo.

 

Te puede gustar