¿Los gatos pueden comer piña?

La piña contiene propiedades de desintoxicación, agua y azúcares. Descubre si es correcto o no incluir esta fruta tropical en la dieta de los gatos.
¿Los gatos pueden comer piña?
Samuel Sanchez

Revisado y aprobado por el biólogo Samuel Sanchez el 02 agosto, 2021.

Escrito por Maria Jose Restrepo Gallardo, 02 agosto, 2021

Última actualización: 02 agosto, 2021

Aunque los gatos son animales carnívoros, hay frutas que pueden ser incluidas en su alimentación de forma complementaria, siempre y cuando estas no sean tóxicas para su organismo. De todas formas, es importante saber la composición de los alimentos que ingieren los felinos y los efectos que les generan. En este sentido, surge el interrogante: ¿los gatos pueden comer piña?

La respuesta puede ser sorprendente, pues está claro que los félidos salvajes no suelen entrar en contacto con esta fruta en ningún momento de sus vidas. Si quieres ofrecerle esta jugosa golosina natural a tu mascota, sigue leyendo.

Propiedades nutricionales de la piña

La piña o ananá es una fruta tropical proveniente de Sudamérica, con pulpa amarillenta y dulce, de tintes ácidos. Este fruto, sacado de una planta de la familia de las bromeliáceas, tiene proteína, fibra, vitamina B1, B2 y B3. También posee ácido fólico, calcio, hierro, potasio, magnesio y algunos carbohidratos.

Más allá de valores nutricionales, los alimentos ingeridos por los seres humanos no siempre funcionan del mismo modo en al organismo de los animales, en este caso, de los felinos. Así pues, es necesario informarse siempre sobre los beneficios o reacciones que puede traer lo que deseas incluir en la alimentación de tu mascota. A continuación, descubre si está bien darle piña a tu gato o no.

100 gramos de  piña reportan 50 calorías, así que es un alimento que engorda poco.

Una piña sobre un fondo blanco.

¿Puedo darle piña a mi gato?

¿Está bien que un gato coma piña? Aunque parezca sorprendente, la respuesta es afirmativa. Este alimento forma parte de las frutas que los felinos pueden ingerir sin problema, junto con la sandía, el melón, la manzana, la pera y el melocotón, por ejemplo.

De todas formas, cabe destacar que los félidos deben comer este fruto como un complemento de su dieta y no como un plato fuerte y recurrente. La piña, al igual que otras frutas, debe darse a los gatos con moderación y teniendo en cuenta que no sea un alimento al que tu felino sea alérgico.

Beneficios de la piña para gatos

Esta fruta tropical, dada en porciones adecuadas, impactará positivamente el organismo de los felinos. La piña puede ser un bocadillo saludable que ayude a prevenir enfermedades cardíacas por sus propiedades anticoagulantes, tal y como indican estudios. Asimismo, tiene antioxidantes, fortalece el sistema inmunológico y contribuye a la protección de los huesos.

Por otra parte, la piña ayuda a regular el tránsito intestinal porque también se compone de fibra, lo que indica que es una excelente ayuda si tu gato tiene problemas de estreñimiento. A su vez, se convierte en una buena fruta para hidratar al felino, porque además contiene un 85 % de agua en su estructura química.

¿Cómo darle piña a mi gato?

Si deseas darle piña a tu gato, en primer lugar asegúrate de que la fruta esté realmente fresca y en buen estado para que el animal aproveche los beneficios que esta le ofrece. De igual forma, recuerda que la piña debe estar dulce, pues de lo contrario, el sabor será muy ácido para tu mascota.

Quita las hojas del fruto, la cáscara y los pequeños puntos presentes en su superficie. Finalmente, corta un trozo en cuadros pequeños para que tu gato pueda masticarlo y digerirlo de una forma más fácil.

¿Cuánta piña puede comer los gatos?

Hay que tener cuidado con la cantidad de piña incluida en la alimentación de un gato. Pese a que esta fruta contiene nutrientes que contribuyen al bienestar de la mascota, siempre debe proporcionarse de forma muy moderada si la intención es que se convierta en uno de los complementos nutricionales del gato.

La piña contiene muchos azúcares que, al ser ingeridos en exceso, enfermarían a tu felino. Así las cosas, el consumo excesivo de esta fruta en grandes cantidades podría ocasionar problemas de obesidad en el gato, pero además aumentaría las probabilidades de que este llegue a padecer diabetes.

En este sentido, las porciones de piña deben depender del peso y tamaño del felino. Si tu gato pesa 2 kilos, es ideal que solo consuma dos pequeños cuadros de piña, o sea, alrededor de 20 gramos. Por otra parte, si el felino pesa entre 2 y 5 kilos, puedes darle 50 gramos de piña. Si su peso está entre los 7 y los 10 kilos solo debes darle aproximadamente 80 gramos de piña.

¿Por qué algunos alimentos para gato tienen piña?

Aunque la piña contiene glucosa, sus propiedades de desintoxicación y su gran labor estimulando el sistema inmunológico hacen que esta fruta sea un ingrediente de algunos alimentos para gatos. Asimismo, su composición de fibra y bajas calorías permiten a la piña hacer parte de fórmulas cuyo objetivo es la ingesta de proteínas y proporcionar un estilo de vida saludable a los felinos.

Sin embargo, tal y como se mencionó anteriormente, la piña no deber ser considerada como plato principal de la dieta o alimentación de ningún felino. Los gatos tienen necesidades proteicas muy altas y esta fruta solo puede funcionar como un complemento, siempre y cuando se otorgue en las cantidades indicadas.

Mínimo el 26 % de la dieta del félido debe ser proteína pura, así que basar su menú en frutas y verduras nunca es una opción.

Un gato y una piña.

Finalmente, es recomendable que lleves a tu gato a un veterinario para que evalúe su desarrollo y estilo de vida. Este profesional sabrá si la alimentación dada a tu mascota está siendo la correcta. De no ser así, determinará que alimentos excluir, incluir o proporcionar mejor dentro de la rutina del animal. Recuerda que una buena dieta siempre contribuirá al bienestar de tu gato.

Te podría interesar...
¿Los gatos pueden comer pasta?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿Los gatos pueden comer pasta?

Los gatos pueden comer pasta en pequeñas cantidades, pero no se ha demostrado que esto sea bueno o malo para ellos de forma fiable.