Gatos del grupo IV: clasificación de razas según la FIFe

La Federación Internacional Felina se encarga de identificar y agrupar a estos animales según sus características. En el siguiente artículo te contaremos cuáles son los gatos del grupo IV en la clasificación de la FIFe. ¡No te lo pierdas!

¿Cuáles son los gatos del grupo IV?

De las 14 razas que forman parte de esta división, la mayoría son conocidas a nivel mundial. Los gatos del grupo IV más destacados son:

1. Abisinio

Este gato muy popular debido a su personalidad y su apariencia física se desarrolló, al parecer, en Egipto. Sin embargo, se hizo más famoso en Inglaterra tras una expedición militar a las tierras de Abisinia. Posteriormente, se exportó a Estados Unidos, y en la actualidad es reconocido por la FIFe en sus cuatro colores tradicionales: Fawn, Blue, Sorrel y Ruddy.

Podría decirse que el Abisinio es un cachorro eterno, debido a su inmadurez y a que es un travieso de ley. Le encanta jugar y no dejará ningún objeto ni espacio de la casa sin explorar. Es muy activo y requiere de toda nuestra atención para evitar que destroce cosas en el hogar.

Gato en el jardin

2. Balinés

Deriva del siamés y se originó en Estados Unidos en 1940. Su nombre se debe a que los primeros criadores buscaron una palabra que tenga referencia oriental debido a su antecesor. Es un gato muy leal a un sólo dueño (y hasta indiferente con los demás miembros de la familia), tiene buena musculatura, extremidades delgadas y voz melodiosa y suave.

El Balinés es un animal tranquilo, de estilo aristocrático, se lleva bien con los niños y tiene manto fino y sedoso más oscuro en la cara y la cola. Los colores son variados, entre ellos lila, blanco, chocolate, crema, azul y foca.

3. Cornish Rex

Otro de los gatos del grupo IV que tienen relación con Inglaterra, en este caso porque nació al suroeste de la isla, en el Condado de Cornualles. El primer ejemplar documentado data de 1950 tras el cruce de dos British Shorthair. Es de apariencia elegante y esbelta, está cubierto de pelo ondulado y es de talla mediana.

4. Devon Rex

De pelaje corto con suaves rizos, tiene su origen en el Condado británico de Devon en 1960. Tiene orejas muy grandes, cabeza pequeña, ojos ovalados y maullido suave. Es un animal muy cariñoso y siempre se mantiene en posición de alerta o vigilia.

5. Don Sphynx

Es una de las razas de gatos del grupo IV que no tiene pelo. Originario de Rusia, más precisamente de la ciudad de Rostov del Don (de allí una parte del nombre), no está relacionado con el Sphynx, ya que su calvicie está causada por un gen diferente. También se lo llama Donskoy y es un animal de tamaño mediano, orejas grandes, ojos almendrados y dedos de los pies palmeados.

6. German Rex

Surgió en Alemania y es muy amistoso. En poco tiempo toma cariño a su dueño y no se separa más de él. El primer Rex fue llevado a una aldea cercana a la actual Kaliningrado en Rusia en los inicios de los años 30. Allí repartió sus genes durante más de 10 años. Así pues, en 1951 se vio un felino de color negro con pelo rizado cerca de Berlín, y a partir de allí fue usado como antepasado para los demás Rex alemanes.

Es un gato de tamaño mediano, cabeza redonda, mejillas bien desarrolladas, orejas grandes y ojos de color según el manto. También el pelaje es sedoso, rizado y de todos los tonos. Es un animal muy inteligente, afable y cariñoso que le encanta jugar y hacer acrobacias.

Gato siames sobre un poste

7. Siamés

Es una de las razas más populares de gatos del grupo IV. Hay dos variedades: Moderno o Tradicional. El primero proviene de la actual Tailandia, pero se desarrolló a partir de 1880 en Inglaterra, y una década más tarde en Estados Unidos. El segundo también tiene orígenes en la antigua Siam, pero se mantuvo en la región como mascota de los reyes.

El moderno tiene cuerpo más estilizado y musculoso. La cabeza es de forma triangular, tiene el hocico fino y los ojos almendrados y oblicuos. Además, el tradicional, en cambio, tiene formas más “redondeadas” y mayormente de ojos azules.

Categorías: Gatos Etiquetas:
Te puede gustar