Los gatos cazan pero no matan: ¿a qué se debe?

15 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
¿Por qué los gatos cazan pero no matan? Un gato doméstico bien alimentado aún conserva el deseo de cazar. En estos casos, el gato puede matar a una criatura, pero luego no comerla o solo mordisquear.

Muchas veces nos preguntamos por qué los gatos cazan pero no matan a sus presas. Todos los que tenemos gatos somos ocasionalmente sorprendidos con la ‘visita’ de una rata, un ratón o un pájaro vivo a la casa y nos preguntamos… ¿por qué primero tiene que hacerlos sufrir?

El instinto de cazar

Los gatos domésticos son carnívoros altamente especializados, lo que quiere decir que tienen la anatomía y el instinto que requieren para cubrir sus necesidades de ingesta.

Si quieres entender por qué caza, piensa un momento en sus rasgos característicos: su dentición, sus requerimientos nutricionales y el sentido del gusto –que es insensible tanto a la sal como a los azúcares– están adaptados a la ingesta de presas.

Adicionalmente, su preferencia por varias comidas pequeñas cada día –hasta 16 raciones– refleja el patrón diario de asesinatos múltiples de presas pequeñas efectuadas por su ancestro, el depredador territorial solitario Felis silvestris.

Las enseñanzas maternas claves en el comportamiento felino

En condiciones naturales, las madres gatas inducen gradualmente a sus crías para que acechen y cacen. Esto lo hacen proporcionándoles una serie de situaciones en las que se pueden expresar sus habilidades depredadoras en desarrollo.

Al principio, la madre traerá presas muertas a sus crías; más tarde traerá presas vivas y la liberará cerca de los gatitos,y solo intervendrá si el gatito comienza a perder el control.

En lugar de ‘enseñar’ a sus gatitos a atrapar presas, la madre crea situaciones en las que sus propias respuestas los llevarán a adquirir un comportamiento que sirva para aumentar sus posibilidades de supervivencia y reproducción exitosa.

Progresivamente, la madre depredadora actuará cada vez menos a medida que mejoran las capacidades de sus gatitos en desarrollo.

Así, cuanto más duden los gatitos antes de interactuar con la presa, es más probable que la madre ataque. De este modo, induce la conducta y, efectivamente, los gatitos muestran mayores tasas de comportamiento depredador en presencia de su madre.

Cachorros de gato

La preferencia materna también importa

Cuando se trata de presas vivas, los estudios de laboratorio sugieren que los gatitos tienden a seguir la elección previa de su madre. Por ejemplo, se ha determinado que los gatitos matan preferencialmente la misma cepa de rata que hayan visto que la madre mata.

Cuando los gatos cazan pero no matan, ¿qué significa ese ‘juego’ aparente con su presa?

Aunque a nuestros ojos pareciera que el gato estuviera jugando con su presa, en realidad sí hay una razón detrás de esto. El felino necesita cansar al animal antes de sentirse lo suficientemente seguro como para dar el golpe mortal.

Debemos tener presente que los roedores intentarán protegerse con sus dientes afilados, mientras que las aves tienen picos fuertes que también pueden ofrecer algún castigo.

Por esta razón, los gatos mantienen este ritual con su presa; se mantienen a salvo de esas defensas hasta que la tengan completamente exhausta. Es en este momento que el gato se mueve y muerde la parte posterior del cuello para cortarle la médula espinal.

Los gatos cazan pero no matan

Un regalo especial solo para ti

Pero la verdadera pregunta es: ¿por qué mi gato me presenta el cadáver de su presa como un regalo? Bueno, se trata de un comportamiento social. Ten presente que, cuando una madre mata la cena para su familia, se la ofrece de todo corazón y no se la come ella sola: la deja caer junto a sus crías para que se sirvan.

El gesto de tu gato, de dejar este ratón muerto en la puerta de tu casa, a tus pies, o incluso posiblemente en tu cama, es en realidad un acto de amabilidad.

Cuando los gatos cazan pero no matan a sus presas, y prefieren obsequiártelas, pueden estar repitiendo la conducta materna cuando se les enseñó la cacería.

En la naturaleza, el regalo se destinaría a la camada del gato o a los miembros más débiles. Para los gatos domésticos, el premio a menudo está destinado a ti, como su persona favorita. Tu gato te considera parte de su familia y preferirá ofrecerte su presa antes que consumirlo él solo.

  • Bradshaw, J. W. (2006). The evolutionary basis for the feeding behavior of domestic dogs (Canis familiaris) and cats (Felis catus). The Journal of nutrition, 136(7), 1927S-1931S.
  • Stasiak M. (2002). The development of food preferences in cats: the new direction. Nutritional neuroscience, 5(4), 221-228.
  • Bateson, P. (2000). Behavioural development in the cat. In: Turner D, Bateson P,editors. The Domestic Cat: the biology of its behaviour, 2nd edn., Cambridge University Press, Cambridge, 9-22.