7 enfermedades de transmisión sexual en mascotas

¿Sabías que un perro o un caballo pueden contagiarse de ciertas enfermedades tras el acto sexual? Aquí te presentamos algunas de las condiciones de este tipo más comunes en el mundo animal.
7 enfermedades de transmisión sexual en mascotas
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 21 julio, 2021.

Última actualización: 21 julio, 2021

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o infecciones de transmisión sexual (ITS) son un problema de salud global en las sociedades humanas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día se infectan más de 1 millón de personas con un patógeno de esta índole, pero ¿sabes si existen las enfermedades de transmisión sexual en las mascotas?

Aunque no lo parezca, perros, gatos y diversas especies de ganado también están en riesgo de contraer ciertas patologías después del acto sexual. Entre los principales sospechosos de estos cuadros clínicos, encontramos diversos protozoos, bacterias, virus e incluso parásitos más fisiológicamente complejos. Si quieres saberlo todo sobre las ETS en el mundo animal, sigue leyendo.

7 enfermedades de transmisión sexual en mascotas

Tal y como indica el portal HIV Info, las ETS o ITS son infecciones que se propagan de un ser vivo a otro por medio de la actividad sexual. No hace falta que se realice el acto del coito en su sentido estricto para que estos patógenos “salten” de un hospedador a otro, pues la interacción anal u oral también son posibles vehículos de transmisión.

Este concepto está muy ligado al ser humano y no es para menos, pues 376 millones de personas se infectan cada año con una de estas 4 patologías: clamidia, gonorrea, sífilis y tricomoniasis. Las ETS son un problema social y médico muy grave que requiere visibilización en todos sus frentes. A continuación, te presentamos 7 enfermedades de transmisión sexual en mascotas.

1. Tricomoniasis

La tricomoniasis es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes, tanto en humanos como en animales. De todas formas, la especie de interés en personas es Trichomonas vaginalis, mientras que en otros mamíferos el problema viene de la mano de Trichomonas foetus, un parásito unicelular flagelado que tradicionalmente infecta al ganado.

Este protozoo es responsable de la tricomoniasis bovina, una condición que se circunscribe al área genital. En machos suele ser asintomática, generando como mucho descargas purulentas por el pene y signos de dolor al orinar. Por otro lado, en hembras produce infestación en la vagina, el útero y el feto, con cuadros como vaginitis, endometritis y abortos espontáneos.

Los gatos también se pueden infectar por este patógeno y el cuadro se presenta en forma de diarrea crónica.

2. Durina

La durina es una enfermedad de transmisión sexual única en caballos y otros équidos. Está causada por Trypanosoma equiperdum, un protozoo parasítico que se transmite únicamente por el contacto durante el coito, ya que no presenta vectores invertebrados y otras formas de movilización.

Tal y como indica el portal veterinario VisaVet, los cuadros agudos pueden llegar a matar al 50 % de los infectados en cuestión de semanas, mientras que los crónicos se instauran con signos leves durante años. La aparición de placas cutáneas edematosas es el signo más claro, pero la ataxia, la pérdida de peso, la inanición y la parálisis facial son otros síntomas a considerar.

Una mujer abraza a un caballo con influenza equina.

3. Brucelosis

La brucelosis es, quizás, la enfermedad de transmisión sexual en mascotas más común y conocida. No es para menos, pues tal y como indica FRONTIERS in veterinary sciencehasta el 5 % de los perros europeos muestran signos de haber pasado esta infección en algún momento de su vida.

Esta enfermedad típica de canes es causada por la bacteria Brucella canis. En machos provoca epididimitis y orquitis, mientras que en hembras causa endometritis, placentitis y abortos. Es una causa común de infertilidad en ambos sexos y, por desgracia, a veces la infección se puede diseminar a la columna y los discos vertebrales.

4. Salmonelosis

Los seres humanos concebimos la salmonelosis como una infección gastrointestinal derivada del consumo de huevos, pero no todos los animales se contagian de esta forma. La bacteria Salmonella abortus equi afecta a caballos y se elimina con las heces y los desechos placentarios de las yeguas infectadas, pero cada vez existen más evidencias de que su transmisión también puede ser venérea.

Se cree que esta bacteria se transmite por la ruta fecal-oral, pero también a través del coito.

5. Herpesvirus

El herpesvirus canino (CHV) es una condición muy seria y usualmente fatal en los cachorros de perro. En adultos, puede causar una infección del aparato ocular, inflamación del tracto respiratorio superior y síntomas diversos en el aparato reproductor.

La transmisión ocurre por contacto directo con los fluidos vaginales de una perra infectada, ya sea durante el acto sexual, con un mero olisqueo/lamido o incluso al nacer por el canal del parto. Como el sistema inmunitario de los cachorros es muy débil, esta infección vírica puede asentarse en los pulmones y provocar una neumonía letal.

6. Tumor venéreo transmisible (TVT)

El tumor venéreo transmisible canino (TVT) es una neoplasia benigna de células redondas que afecta frecuentemente a la mucosa genital externa de perros. Es una de las enfermedades de transmisión sexual en estas mascotas, pero el can también se puede contagiar tras morder, oler o lamer la vulva o el pene de un ejemplar infectado.

En el can macho, el tumor se localiza en la base del pene, mientras que en la hembra se presenta en la vagina y en la vulva. También se puede instaurar a nivel extragenital, en la cavidad intranasal, la zona oral, los ojos o la piel.

7. Papilomavirus

Los papilomavirus son muy comunes en seres humanos, pero cabe destacar que existen muchas variedades que infectan a diversos animales. Algunos de estos agentes patológicos generan verrugas genitales que aparecen tras el contacto sexual con un ser vivo infectado, pero a veces también surgen en la piel tras su entrada por una herida o rasguño.

Estas formaciones son muy poco frecuentes en gatos, pero sí que suponen un motivo habitual de visita a la clínica en perros. Más allá de canes y félidos, los papilomavirus pueden infectar a otros muchos mamíferos domésticos y salvajes.

Un ejemplo de orquiectomía en perros.

Un grupo variopinto de enfermedades

Como puedes ver, son muchas las enfermedades de transmisión sexual que pueden afectar a las mascotas, pero la mayoría se han registrado en animales de granja, como équidos y bóvidos. Los caballos, las ovejas y las vacas suelen ser los mayores damnificados, seguramente porque las condiciones higiénicas en algunos de los lugares en los que se mantienen no son las ideales.

Finalmente, es necesario destacar que reproducir a tu mascota es una gran responsabilidad. Si no estás seguro de que su estado de salud es el ideal, mejor no la cruces y visita al veterinario para un chequeo general.

It might interest you...
Diagnóstico y manejo de tumores en caballos
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Diagnóstico y manejo de tumores en caballos

Si bien la frecuencia de los tumores en caballos es reducida, aumenta de forma proporcional a la esperanza de vida de la especie.



  • Cada día, más de 1 millón de personas contraen una infección de transmisión sexual curable, OMS. Recogido a 20 de julio en https://www.who.int/es/news/item/06-06-2019-more-than-1-million-new-curable-sexually-transmitted-infections-every-day
  • Smith, G., & Dobson, A. P. (1992). Sexually transmitted diseases in animals. Parasitology Today, 8(5), 159-166.
  • Oriel, J. D., & Hayward, A. H. (1974). Sexually-transmitted diseases in animals. British Journal of Venereal Diseases, 50(6), 412.
  • Du Pisanie, K. (2017). Sexually transmitted diseases in cattle. Stockfarm, 7(9), 46-47.
  • Bansari, C., Kosambiya, J. K., & Vipul, C. (2018). Assessment of knowledge and skill of counseling among counselors of sexually transmitted disease (STD) urban project. Healthline, Journal of Indian Association of Preventive and Social Medicine, 9(1), 36-43.