10 enfermedades comunes en erizos domésticos

Los erizos son animales tan bellos como cautivadores. Por desgracia, algunas patologías pueden acabar con su vida de forma rápida.
10 enfermedades comunes en erizos domésticos
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 08 agosto, 2021

Los erizos africanos (Atelerix albiventris) son cada vez más comunes en los hogares del mundo, a pesar de que en algunas regiones estén prohibidos por su potencial invasor. Estos animales resultan adorables y, con sus hocicos pequeños y su temperamento gruñón, ablandan hasta al tutor más exigente. Por desgracia, existen enfermedades comunes en erizos que hacen difícil recomendarlos como mascota.

Efectivamente, antes de hacerte con un ejemplar debes tener en cuenta que no ha sido domesticado. Por mucho que se haya criado en cautiverio, notarás que tu erizo demanda cuidados y requerimientos difíciles de simular en un hogar, mucho más si se trata de un piso sin jardín. A continuación, te presentamos 10 enfermedades comunes en erizos domésticos y cómo detectarlas.

1. Obesidad

Los erizos domésticos de la especie Atelerix albiventris pesan de 400 gramos a 1,1 kilogramos de forma aproximada. Estos animales tienden mucho a la obesidad, pues comerán hasta el hartazgo si se les permite y, además, es muy difícil encontrar un preparado para ellos. Si se alimentan solo de piensos de perros, terminarán desarrollando problemas de peso tarde o temprano.

A esto hay que sumarle que muchos erizos no reciben el ejercicio que necesitan, pues en su ambiente natural se mueven mucho por la noche y replicar sus condiciones dentro de una casa es complejo. En general, se dice que un erizo es obeso cuando no puede “hacerse bola” por completo y presenta colgajos de piel alrededor de las patas.

Sacar al erizo a pasear durante unas 2 horas al día ayudará a que se ejercite y queme calorías. Es mejor hacerlo a primera hora de la mañana o bien entrada la noche, pues es cuando más activo está.

¿Sabes cómo es el comportamiento de los erizos?

2. Obstrucciones gastrointestinales

Los erizos son animales fosores, lo cual significa que en su ambiente natural excavan galerías y están en continuo contacto con la tierra. Olisquean y muerden todo lo que les llama la atención, llegando incluso a untarse la esencia de lo que les fascina sobre sus púas, en un proceso conocido como ungimiento.

Por desgracia, esta curiosidad puede pasarle factura a tu mascota. Es común que los erizos domésticos sufran obstrucciones gastrointestinales, pues suelen comerse gomas, pelo y fibras de las alfombras, entre otras muchas cosas. La anorexia, la letargia, la falta de apetito y el colapso en última instancia son síntomas de este cuadro clínico.

3. Enteritis

La enteritis es otra de las enfermedades comunes en erizos domésticos, sobre todo en aquellos que consumen carnes crudas o alimentos no preparados. Este cuadro clínico suele verse propiciado por la infección entérica por bacterias del género Salmonella y se acompaña con síntomas como diarrea, pérdida de peso, letargia y signos de deshidratación.

El tratamiento de esta condición se basa en antibióticos, pero algunos erizos afectados son asintomáticos.

4. Acariasis

El término acariasis hace referencia a la infestación de la piel del animal por ácaros de la especie Caparinia tripilis. Esto se acompaña de signos clínicos como pérdida de púas, hiperqueratosis (engrosamiento epidérmico), placas blanquecinas en la piel y alrededor de los ojos del erizo, letargia y pérdida de apetito crónicos.

En general, los erizos afectados se rascarán y harán bastante evidente la condición. En la clínica veterinaria, la ivermectina suele ser el tratamiento de elección en todos los casos, sola o en combinación con otros medicamentos. Todos los elementos de la jaula deberán ser limpiados a conciencia para evitar que los ácaros reinfesten al animal una vez se cure.

5. Cáncer y tumores benignos

Por desgracia, los cánceres y neoplasias benignas son extremadamente comunes en los erizos africanos. Algunos estudios estiman que hasta el 50 % de los ejemplares desarrollan algún tipo de tumor a lo largo de su vida y, además, la mayoría de los cuadros son letales y acarrean un pronóstico fatal.

Los cánceres más comunes se presentan en las glándulas mamarias, en el tejido linfático (linfosarcomas) y en la boca. Más del 80 % de los procesos tumorales en esta especie son cancerígenos y casi todos se traducen en muerte. Cuando decimos que los erizos no son buenas mascotas, esta es una de las causas de peso que respaldan la afirmación.

La cría entre familiares y la falta de control a la hora de venderlos podría propiciar que aparezcan estas mutaciones cancerígenas en los erizos con el tiempo.

6. Síndrome del erizo tambaleante (WHS)

El síndrome del erizo tambaleante (wobbly hedgehog syndrome en inglés) es un trastorno neurológico grave e intratable que degrada poco a poco la musculatura del animal, algo similar a la esclerosis múltiple del ser humano. Afecta de media a 1 de cada 10 ejemplares, por lo que es otra de las enfermedades más comunes en erizos domésticos.

La pérdida de coordinación motriz suele aparecer a los 2-3 años de edad del animal, iniciándose en las patas traseras. No existe tratamiento y todos los ejemplares mueren a los 18-24 meses tras la aparición de los primeros síntomas.

7. Enfermedades oculares

Los erizos tienen ojos saltones y desprotegidos, por lo que tampoco es inusual que a veces se hagan daño investigando una superficie puntiaguda o realizando otras actividades. De todas formas, la ceguera parcial o total no suele afectar a la calidad de vida general de la especie, tal y como indica el portal MSD Veterinary Manuals.

8. Enfermedades bucales

Como hemos dicho, el cáncer oral (específicamente de las células escamosas) es muy común en erizos. Además, también tienden a presentar enfermedades periodontales y gingivitis, pues la dieta que se les aporta en cautiverio no suele asemejarse ni lo más mínimo a lo que comen en la naturaleza. Este tipo de infecciones orales se tratan con antibióticos, aunque pueden ser necesarias extracciones de dientes.

Darle al erizo comidas duras que pueda roer es una forma de prevenir las infecciones bucales.

9. Patologías reproductivas

La descarga patológica de sangre por la vulva es común en erizos hembra, sobre todo a causa de tumores uterinos y los pólipos endometriales. Ambas condiciones son difíciles de tratar, y si el síntoma responde a un cáncer, la muerte de la mascota está asegurada.

10. Cistitis

El término “cistitis” hace referencia a una inflamación de la vejiga, generalmente por una infección bacteriana. Esta condición se acompaña con síntomas como letargia, cambios en el color de la orina, inapetencia y dificultad para miccionar, entre otros muchos signos clínicos.

Además de la cistitis, las enfermedades renales también son comunes en los erizos. Estas pueden aparecer por patologías localizadas en los riñones o por condiciones sistémicas que han llegado a afectarlos también. Los factores genéticos y dietéticos pueden explicar la alta prevalencia de las enfermedades renales en estas mascotas.

Las diferencias entre erizo y puercoespín son múltiples.

Una reflexión final

Después de todo lo citado, ¿aún quieres tener un erizo en casa? Puede sonar duro, pero la triste realidad es que la alta prevalencia de las enfermedades en esta especie indica que algo hacemos mal los seres humanos a la hora de cuidarla. No es normal que la tasa de cáncer sea tan alta, igual que tampoco tiene sentido evolutivo que 1 de cada 10 erizos tengan enfermedades neurológicas mortales.

Está claro que se requiere más conocimiento sobre el erizo pigmeo africano a nivel científico para evitar estos problemas. Además, es necesario que la cría de los erizos se regule, con el fin de evitar la endogamia y la acumulación de mutaciones. Mientras esto no sea posible, se hace muy difícil recomendar a esta especie como mascota.

Te podría interesar...
El síndrome del erizo tambaleante
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
El síndrome del erizo tambaleante

El síndrome del erizo tambaleante (WHS por sus siglas en inglés) es una enfermedad neurológica relativamente frecuente con causa desconocida.




Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.