El gato himalayo: entre persa y siamés

26 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
El gato himalayo conserva toda la belleza de los gatos persas y orientales en general; a la belleza de su pelaje hay que sumar unos exóticos ojos, pero este animal tiene otras características destacables...

El gato himalayo llama la atención por su belleza única, que combina armoniosamente rasgos característicos de los gatos persas y siameses. Más allá de su aspecto, estos felinos son cada vez más populares por su temperamento equilibrado y su extraordinaria capacidad de adaptación.

Pero antes de decidir adoptar a un minino de esta raza, es fundamental conocer sus características y los cuidados necesarios para preservar su óptima salud. Por ello, a continuación  resumiremos todo lo que se necesita saber sobre el gato himalayo.

Origen del gato himalayo

La apariencia del gato himalayo no miente y es una expresión de sus orígenes. Estos mininos son creados a partir de cruces selectivos entre gatos persas y siameses, dos de las más populares razas felinas en todo el mundo.

Los primeros ejemplares nacen en Suecia durante los años 30, aunque el origen de la raza suela ser atribuida a Inglaterra o Estados Unidos. Se supone que los criadores querían generar una nueva raza que mantuviera los rasgos y la contextura física del gato persa, pero con el patrón del gato siamés y sus típicos ojos azules.

Durante muchos años, las asociaciones felinas no reconocieron al gato Himalaya como una raza. El primer reconocimiento oficial ocurre en Inglaterra en 1957, bajo el nombre longhaired colorpoint. En 1957, los gatos himalayos también son reconocidos como raza en los Estados Unidos, donde conquistan enorme popularidad.

Cabe destacar que el nombre de la raza no hace referencia a la famosísima cordillera del Himalaya o al origen del gato. En realidad, deriva del parecido estético de estos mininos con los conejos himalayos.

Gato himalayo: características

Características físicas

Claramente, el gato himalayo conserva los rasgos morfológicos característicos de los gatos persas. Su cuerpo es de tamaño mediano, robusto y compacto, con patas relativamente cortas y fuertes. La cabeza es redonda y maciza, mientras la cara parece completamente plana gracias a la nariz chata.

El pelaje largo, abundante y sedoso del gato himalayo, también es proporcionado por el gato persa, pero exhibe el patrón de puntas coloreadas típico de los gatos siameses, de los cuales heredan, además, los bellísimos ojos azules y la mirada tan especial.

Los colores aceptados para su pelaje pueden variar ligeramente, pero siempre se adaptan al estilo point. Las tonalidades más comúnmente observadas son: azul, chocolate, rojo, marrón foca, lila o tortie.

Temperamento y carácter

El gato himalayo se caracteriza por su temperamento equilibrado, tranquilo e inteligente. Por lo general, experimentan un vinculo muy especial con sus familiares, con quienes se muestran cariñosos, divertidos y muy compañeros.

No obstante, pueden comportarse de forma más reservada o tímida en la presencia de personas y animales desconocidos. Así mismo, con una correcta socialización, podrán aprender a relacionarse positivamente con otros individuos y estímulos de su entorno.

Los gatos himalayos también destacan por su facilidad para aprender, lo que facilita –¡y mucho!– su educación. En su núcleo familiar, disfrutarán de conocer nuevos juegos y actividades que despierten su curiosidad y estimulen sus sentidos, en especial su eximio instinto cazador.

Gato himalayo: carácter

Cuidados del gato himalayo

Los gatos himalayos requieren cepillados diarios para lograr un óptimo mantenimiento de su pelaje, lo que evitará la acumulación de pelos muertos y suciedades, así como la formación de bolas de pelo intestinales. También se recomienda bañarlos al menos una vez por mes para mantener sus pelos limpios y brillantes.

La higiene bucodental también será clave para prevenir la formación del sarro y las consecuentes enfermedades odontológicas. Lo ideal es cepillar los dientes de tu minino al menos dos veces por semana, para así evitar el cúmulo de comida entre los dientes y encías.

El enriquecimiento ambiental será fundamental para que tu felino pueda gastar su energía de forma positiva, ejercitarse y mantener su mente bien estimulada, lo que prevendrá problemas de comportamiento. Además, es esencial brindarles rascadores apropiados para que puedan desgastar y afilar sus uñas naturalmente.

Salud del gato himalayo

Los himalayos son gatos fuertes y resistentes, que difícilmente se enfermarán si reciben los cuidados apropiados. No obstante, pueden verse afectados por algunas patologías hereditarias o afecciones comunes en los gatos, tales como:

  • Bolas de pelos en el tracto gastrointestinal.
  • Problemas oftalmológicos.
  • Alteraciones mandibulares y faciales.
  • Infecciones del tracto urinario y problemas renales.

La esperanza de vida del gato himalayo se calcula entre 12 y 15 años, lo que puede extenderse cuando el minino recibe una adecuada medicina preventiva.