El espeluznante diablo negro de mar

El diablo negro de mar es una especie de rape conocida por su peculiar aspecto y su característica forma de capturar presas.
El espeluznante diablo negro de mar
Elsa M. de Arribas

Escrito y verificado por la bióloga Elsa M. de Arribas.

Última actualización: 01 junio, 2022

Uno de los peces que más ha llamado la atención desde su descubrimiento ha sido el espeluznante diablo negro de mar. Esta especie también conocida como rape abisal, es un pez con una forma curiosa.

Características físicas del diablo negro de mar

El diablo negro de mar es conocido comúnmente como rape abisal o con el nombre científico Melanocetus johnsonii. Pertenece a la familia de los Melanocetidae, presentes en diferentes áreas del trópico.

Así mismo, forman parte del orden Lophiiformes, los cuales contienen representantes de los rapes. Estos peces están presentes en el registro fósil desde la época del Eoceno, perteneciente a la Era Cenozoica. 

Esta especie se caracteriza por vivir en la región abisal del océano, a profundidades de 3000 o 4000 metros. Se camuflan fácilmente en esta zona gracias a su color marrón oscuro o rojo oscuro.

Se observa un acentuado dimorfismo sexual entre machos y hembras, el cual resulta llamativo. En primer lugar, las hembras tienen un mayor tamaño corporal que los machos. Ellas pueden alcanzar hasta el metro de largo y aproximadamente 30 kg de peso. Por otro lado, la longitud de los machos es un décimo en relación con la hembra, pudiendo llegar a rondar los 3 cm como mucho.

Poseen dos ojos de pequeño tamaño que pierden protagonismo frente a la protuberancia que brota de la nariz de las hembras. Esta protuberancia o “caña de pescar” acaba en un cebo repleto de bacterias bioluminiscentes, con las que captan la atención. 

Sapo de mar o rape colgado de un anzuelo.

Hábitat y distribución

El diablo negro de mar se encuentra ampliamente distribuido por el fondo de los océanos Atlántico, Pacífico e Índico. En estas regiones también se encuentra la especie Melanocetus murrayi, una de las más conocidas junto a M. johnsonii. 

Estas dos especies, M. johnsonii y Melanocetus murray, son las más conocidas de todo el género Melanocetus. Del resto de las 20 especies de rape que componen el género únicamente se han encontrado entre uno y seis ejemplares.

El diablo negro de mar es una especie batipelágica, lo cual implica que solamente se encuentra en los fondos océanicos. Suele encontrarse a profundidades mayores de 1000 metros.

Alimentación del diablo negro de mar

En inglés, son denominados “anglerfish”, traducido como pez pescador y hace referencia a un rasgo únicamente presente en las hembras. Las hembras del rape muestran una protuberancia de la espina dorsal que sobresale de sus bocas. 

Dicha protuberancia tiene forma de caña de pescar y es lo que acaba dando nombre a esta especie. Al final de esta cuelga un señuelo luminoso (bacterias bioluminescentes), con el que atrae a las presas. 

En el momento en el que la presa se acerca atraída por la luz, son atrapadas por la gran boca de este pez. El diablo negro de mar posee un cuerpo tan flexible, que puede deformarlo e ingerir presas el doble de grandes. Esta estrategia evolutiva les ha permitido sobrevivir en un medio donde no abunda el alimento. Además, poseen una dentadura compuesta por afilados dientes, que evita que la presa se escape.

Así pues, el diablo negro de mar es un pez carnívoro que se alimenta de presas de diferentes tamaños. Gracias a su gran boca, no tiene mayor dificultad en ingerir a las presas capturadas.

Comportamiento del diablo negro de mar

La primera vez que se descubrió esta especie, los científicos encontraron únicamente hembras del diablo negro de mar. Finalmente, se observó que los machos estaban acoplados a las hembras, como parásitos.

El diablo negro de mar macho ha adoptado un comportamiento parasitario con respecto a la hembra. En el momento en el que un rape joven encuentra una hembra, se acopla a ella, fijándose con sus dientes.

Según transcurre el tiempo, llega un momento en el que el macho se funde con la hembra. De tal manera que integra su piel y sistema circulatorio, perdiendo los ojos y todos los órganos, exceptuando los testículos.

Se han observado hembras que pueden llevar incorporados hasta un total de seis o más machos en su cuerpo. Además, estos necesitan fusionarse con una hembra para sobrevivir.

La razón de esto es que el diablo negro de mar macho carece de aparato digestivo. Sin él, no pueden vivir independientemente durante mucho tiempo. Además, tienen muy desarrollado el sentido del olfato. Así, pueden seguir el rastro de feromonas dejado por la hembra, ya que pueden captar olores muy tenues.

El diablo negro de mar ha sido representado como un pez tenebroso, quizás por su aspecto o por su forma de engañar a sus presas. Sin embargo, es una especie con una curiosa estrategia evolutiva, en cuanto a nivel de captura de presas como de relación hembra-macho

Te podría interesar...
Un monstruo comestible, el rape blanco
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Un monstruo comestible, el rape blanco

Las profundidades del mundo marino están llenas de especies extraordinarias y entre ellas es posible encontrar algún monstruo comestible.