El color del pelo del perro, indicativo de enfermedades

Francisco María García · 28 enero, 2019
El color del pelo de los canes no solo puede revelar su estado actual de salud, sino que puede ser indicativo de la predisposición hacia ciertas enfermedades

El color del pelo del perro, así como su brillo y textura, puede decir mucho sobre su estado de salud. Al observar el pelaje de tu mascota, puedes tener indicios de la alimentación y los cuidados que recibe, así como detectar posibles síntomas de desequilibrios en su organismo.

En la práctica, el color del pelo del perro también puede llegar a indicar la predisposición a ciertas enfermedades. Para saber más sobre estos temas, a continuación veremos algunas pautas a seguir.

El color del labrador retriever y su salud

Para empezar, queremos mencionar un estudio realizado en el Reino Unido y publicado en la revista Canine Genetics and Epidemiology. En este se refleja un meticuloso análisis del historial veterinario de más de 30 000 perros de la raza labrador retriever residentes en el Reino Unido.

Colores de los labradores

Como consecuencia, se ha podido confirmar que las enfermedades más frecuentes en esta raza canina son:

  • Infecciones en el oído.
  • Dermatitis piotraumática.
  • Obesidad.
  • Enfermedades articulares degenerativas.

En otros términos, los expertos apuntan a que existe una relación entre el color del pelo del perro y la incidencia de las mencionadas enfermedades. Además, el sexo también podría influir en la predisposición a determinados problemas de salud.

El labrador marrón y su salud particularmente frágil

Los labradores marrones o color chocolate suelen ser muy apreciados por la belleza de su pelaje. Pero, según apunta la mencionada investigación, su esperanza de vida puede ser hasta un 10 % menor que la de los labradores amarillos o negros.

Perros cobradores: labrador retriever

Además, se observa una mayor incidencia de las enfermedades comunes en la raza en los ejemplares de color marrón. Las infecciones de oído, por ejemplo, tienen tasa de prevalencia de 12,8 % en los labradores negros, 17 % en los amarillos, y 23,4 % en los labradores marrones.

Por otro lado, la dermatitis piotraumática registra un 4 % de incidencia en los labradores de color chocolate. La prevalencia de la misma enfermedad es de 1,6 % en los ejemplares amarillos, y de 1,1% en los perros negros.

¿Cómo se explica la relación entre el color del pelo del perro y la predisposición de ciertas enfermedades?

Según los investigadores que participaron del mencionado estudio, la relación entre el color del pelo del perro y su salud se debe a factores genéticos. En el caso del labrador retriever, el gen que determina el color marrón o chocolate es recesivo en esta raza.

Para que nazca un labrador color chocolate es necesario que ambos progenitores sean portadores de este gen. Por ello, es común que los criadores practiquen cruces consanguíneos o entre perros con estructuras genéticas muy similares.

En consecuencia, los labradores marrones suelen tener una baja variedad genética y una alta consanguinidad. Ello se refleja en una mayor predisposición genética a las patologías típicas de la raza y en una menor longevidad.

Trabajos que pueden hacer los perros

Los riesgos de la baja variedad genética en los perros y de los cruces consanguíneos

La estandarización de las razas caninas, que incluye el color del pelo del perro solo ha sido posible gracias a la selección genética de los progenitores. El principal problema es que, en el afán de resaltar rasgos estéticos o comportamientos instintivos, se han practicado numerosos cruces consanguíneos e inclusive endogámicos.

Como resultado, la gran mayoría de las razas caninas demuestran una elevada predisposición genética a desarrollar ciertas enfermedades hereditarias. Además, los cruces endogámicos suelen generar ejemplares con problemas de fertilidad, sistema inmunológico más débil y una reducida esperanza de vida.

Según hemos visto en el caso del labrador retriever marrón, este problema es aún más alarmante cuando hablamos de características asociadas a genes recesivos. Básicamente porque, debido a la rareza o baja prevalencia de dichos rasgos, se suelen realizar cruces entre individuos emparentados o genéticamente muy similares.

Por otro lado, los perros mestizos o sin raza definida suelen tener una mayor longevidad y una baja prevalencia de enfermedades hereditarias. Entre otras cosas porque cuentan con una alta variedad genética, pues no fueron sometidos a los cruces selectivos entre individuos genéticamente parecidos.

De esta forma, la mencionada investigación apunta nuevamente hacia los riesgos de los cruces inadvertidos, ello con el objetivo de obtener ciertas características en los perros.

Si el color del pelo del perro es un indicativo de una salud más frágil y una menor longevidad, lo más responsable sería no fomentar o facilitar la reproducción de dichos ejemplares solo por fines lucrativos.