Prevenir la obesidad en perros

Mariela Ibarra Piedrahita 12 noviembre, 2015

Prevenir que tu perro caiga en sobrepeso es más fácil que eliminar el exceso de peso una vez que está ahí. Para evitar la obesidad en perros debemos alimentarlos de acuerdo a su nivel de actividad y edad. En general, los perros más jóvenes necesitarán más calorías por peso corporal que los perros mayores, cuyos metabolismos han ralentizado. A continuación te damos unos consejos para mantener el peso óptimo de tu perro. ¡No te quedes sin saberlo!

Realizar ejercicio

El ejercicio en los animales tiene muchos beneficios. No sólo ayuda a quemar calorías, sino que también:

  • Fortalece los sistemas respiratorio y circulatorio
  • Ayuda a oxigenar los tejidos y las células
  • Mantiene los músculos tonificados y las articulaciones flexibles
  • Libera energía, alivia el aburrimiento y mantiene la mente activa
  • Ayuda en la digestión

Elige el tipo y la cantidad correcta de alimentos

Los perros necesitan diferentes tipos y cantidades de alimentos durante las etapas de su vida. Los animales más jóvenes requieren más energía, proteínas y minerales que los perros viejos. Perros de campo activos, los perros de trabajo y los perros que están fuera al aire libre también tendrán mayores necesidades energéticas. Perras embarazadas o lactantes requieren un aumento de proteínas, minerales y energía.

perro obeso

Los perros adictos a la televisión, sin embargo, tienen necesidades de energía mucho más bajos al igual que aquellos que no se ejercitan con regularidad. Los perros mayores, incluso si se mantienen activos, pueden requerir menos calorías que cuando eran más jóvenes.

En general, lo mejor es proporcionar alimentos en horarios determinados en lugar de tener un plato de comida lleno y disponible en todo momento. De esta manera, es más fácil controlar la ingesta, y la comida no se convertirá en algo compulsivo o se aburrirá de ella.

En un hogar donde hayan múltiples animales doméstico, el suministro de alimentos debe darse acorde a la especie, sin importar que se tengan diferentes animales, como perros, gatos y aves, viviendo bajo el mismo techo.

Controlar regularmente el peso del perro

Es fácil para nosotros vigilar nuestro peso; solo basta con usar algo que no hemos usado durante un tiempo para darnos cuenta de los kilitos de más. Es más difícil de notar los pequeños aumentos de peso en los perros.

La única opción que tienes para esto es pesar rutinariamente a tu perro (a la misma hora del día, en la misma escala), así serás capaz de notar un aumento de peso ligero (o disminución) antes de convertirse en un problema grave.

Regular el peso de los perros jóvenes

Los cachorros con sobrepeso al crecer tienen un mayor riesgo de tener sobrepeso en la edad adulta. Tenemos que conseguir que los animales en crecimiento tengan una nutrición adecuada, pero sin que esto signifique sobrealimentar al cachorro. Además, el exceso de peso cuando son jóvenes pueden contribuir a otros problemas, como la enfermedad de las articulaciones o atrofias musculares.

Limitar o eliminar las sobras de la mesa

perro comiendo

Las calorías adicionales y la disminución del valor nutricional de golosinas y sobras de la mesa son a menudo los delincuentes más grandes cuando se trata de control de peso. Las recompensas, en general, son mejores que las sobras de comida, y tienen su uso, ya que cuando entrenamos a los perros suelen usarse.

Pero dar demasiadas golosinas puede tener consecuencias graves. La mayoría de los perros, por ejemplo, tendrán su atención más en la recompensa que en lo que estás tratado de enseñar. Por lo que, si bien no se desestiman las recompensas durante la educación, sí recomendamos que limites su uso.

Tratar los factores o enfermedades que contribuyen

Aunque la mayor ganancia de peso en los perros se debe simplemente a la alimentación o al poco ejercicio, existen condiciones médicas que pueden contribuir a la obesidad. Muchas de estas condiciones pueden ser tratadas. Si tu perro tiene un aumento inexplicado en el apetito o el peso, es mejor acudir al veterinario para determinar los factores que están causando el problema.

Te puede gustar